Coronavirus
Internacional 24/07/2021

Retroceso de Francia, Portugal, los Países Bajos e Italia

El pasaporte covid se abre en Europa como medida de combate contra la variante delta

3 min
Un grupo de personas en una terraza de la ciudad portuguesa de Oporto

BarcelonaLa temida variante delta del covid-19 se empezó a extender por Europa en un momento en que el continente andaba hacia la reapertura. La eficacia de las vacunas y la esperanza de un verano con una cierta normalidad que diera un nuevo impulso al sector turístico llevaron muchos gobiernos europeos a diseñar planes de desescalada pensados para llegar al momento clave de la temporada con pocas restricciones en vigor. Pero los planes han saltado por los aires ante el repunte de casos. Y la esperada normalidad no es así y, además, llega con el pasaporte covid.

Des de el pasado miércoles el pasaporte covid se ha hecho imprescindible en Francia para asistir a cualquier acontecimiento deportivo y cultural con más de 50 personas, y en agosto, tal como ha aprobado esta semana el Parlamento, también hará falta para entrar en locales de restauración, centros comerciales o medios de transporte de larga distancia, entre otros lugares públicos. La medida se anunció el 12 de junio, apenas tres días después de que las discotecas francesas volvieran a funcionar por primera vez después de 16 meses. El progresivo aumento de contagios registrado desde principios de julio, unido a un ritmo de vacunación demasiado lento propiciado en parte por la tradicional desconfianza de los franceses hacia las vacunas, ha llevado al gobierno de Emmanuel Macron a imponer nuevas restricciones que, sobre todo, quieren empujar los franceses a dejarse pinchar. 

Los primeros en pulsar el freno a la reapertura han sido los portugueses. Hacia finales de la segunda quincena del mes pasado vieron como la curva de contagios se empezaba a ensartar de nuevo, prácticamente cuando la mayoría de restricciones se habían levantado el 14 de junio en casi todo el territorio. Dos semanas después 45 municipios (donde vive el 40% de la población) vieron reaparecer el toque de queda. Ahora ya son más de 60 las poblaciones afectadas. En estas zonas también han vuelto las restricciones horarias y la limitación de aforo en la restauración y el comercio, y los fines de semana se exige un pasaporte covid (es decir, certificado de vacunación, haber pasado la enfermedad o haber dado negativo en un test) para entrar en bares y restaurantes. Los certificados también se piden para alojarse en un establecimiento turístico de cualquier lugar del país. 

El gobierno neerlandés también ha dado pasos atrás. El 26 de junio, tal como estaba previsto, los Países Bajos entraron en la cuarta fase de la desescalada, que implicaba una reapertura casi total. Pero el fin de semana del 9 al 11 de julio se volvieron a cerrar las discotecas, se prohibió a los bares y restaurantes abrir más allá de la medianoche y se cancelaron todos los festivales y grandes acontecimientos hasta el 14 de agosto. “Cometimos un error de cálculo, estamos decepcionados y pedimos perdón”, se justificó el primer ministro, Mark Rutte.

Chipre y Malta no se inmutan

Y, de momento, el último país que ha endurecido la situación ha sido Italia. El primer ministro, Mario Draghi, ha anunciado este viernes un nuevo estado de alarma que se alargará, en principio, hasta finales de año, a pesar de que no ha especificado la fecha. Además de haber hecho un llamamiento a la vacunación, también ha impuesto el pasaporte covid para acceder al interior de bares y restaurantes, acudir a eventos en los que no sea posible mantener la distancia de seguridad y, a partir de septiembre, también para viajar en transporte público, aviones y barcos.  

Ante esta situación, sorprende la actuación del gobierno de Chipre, que ocupa el primer lugar de la Unión Europea en incidencia acumulada (1.113 casos) y donde cada día se detectan mil casos nuevos por cada millón de habitantes; es decir, un 0,1% de la población se infecta cada 24 horas. Aún así, el país no ha tomado ninguna nueva medida restrictiva de contención del virus. Malta, donde el incremento de contagios también es muy elevado desde hace unos días, se ha limitado a restringir las llegadas desde el extranjero, pero no ha impuesto nuevas medidas a los que ya estan dentro del país.

stats