Alemania
Internacional 16/07/2021

Las riadas del centro de Europa: una nueva alerta de los efectos del cambio climático

El desastre llega en plena campaña por las elecciones presidenciales de septiembre

4 min
Danys graves en el pueblo de Schuld después de las fuertes inundaciones del río Ahr, en Alemania

Erftstadt (Alemania)“No les dejaremos solos en estos momentos tan difíciles y malos“, aseguraba la cancillera Angela Merkel desde Washington, en su última gira por Estados Unidos. La tormenta Bernd , que ha llevado fuertes lluvias e inundaciones a Renania Norte-Westfalia, Renania Palatinado y Baden-Württemberg, en el oeste de Alemania , ya ha registrado más de 120 muertes, más de 1.300 desaparecidos y miles de millones en daños materiales. “La cifra de catástrofes climáticas ha crecido de forma dramática“, alertaba Merkel. Su partido (CDU), con el candidato a canciller, Armin Laschet, al frente, ha anunciado este viernes un paquete de ayudas para los damnificados, todavía por cuantificar.

Bélgica también se ha pasado días acumulando lluvias constantes que han provocado inundaciones catastróficas en el este del país, principalmente en la zona de Valonia, donde ya se cuentan 23 muertos, la mayoría en Lieja, donde las autoridades no tienen claro el número de desaparecidos. "No sabemos qué encontraremos una vez marche el agua, no sabemos cuánta gente está atrapada en su casa", decía un bombero que hacía trabajos de rescate en la localidad de Chênée. La zona ha quedado prácticamente incomunicada, con trenes y carreteras impracticables, y las autoridades calculan que hay unas 40.000 personas sin electricidad, informa Júlia Manresa Nogueras.

El gobierno federal alemán ya ha hecho la declaración de zona catastrófica para que las personas afectadas puedan recibir indemnizaciones y también ha pedido ayuda a la Comisión Europea, dentro del marco del mecanismo de protección civil. Aun así, la situación ha ido estabilizándose porque las lluvias han ido aflojando a lo largo de este viernes, circunstancia clave para estabilizar la zona de Limburg, donde se va reduciendo el riesgo que el río Mosa se desborde. La gran preocupación de las autoridades alemanas es ahora la presa de Steinbachtalsperre en el distrito de Euskirchen, donde los ingenieros han detectado grietas que podrían provocar el derrumbamiento. Cuatro mil quinientas personas de pequeños pueblos de la zona han sido evacuadas.

Según el ministerio del Interior alemán, 15.000 agentes de los bomberos, la policía y organizaciones de ayuda ante catástrofes se han desplazado a estas regiones del oeste del país. También participa el ejército alemán con unos 500 soldados. Los problemas más habituales estos días son los sótanos y bajos inundados, las personas atrapadas que no pueden abrir la puerta por el alto nivel del agua y los vehículos que han quedado del todo o parcialmente inutilizables. Los equipos de rescate siguen buscando por todos los medios a los desaparecidos que se han llevado las riadas.

Una de las instituciones de referencia en la lucha contra el cambio climático en Alemania es el Instituto de Investigación Climática de Potsdam. “Que pasaría algo, que volveríamos a tener algún tipo de acontecimiento fuerte y que posiblemente todavía vendrá alguno más, todo eso ya lo han ido mostrando nuestros estudios. Es una clara consecuencia del cambio climático y del incremento de la temperatura“, decía en declaraciones a la radio pública RBB Fred Hattermann, jefe del departamento de investigación. 

Lidiando con las aseguradoras

El teléfono de la Oficina Central del Consumidor en Alemania saca humo estos días. “Con un seguro parcial, se cubren en principio los daños al coche. En el caso de los inmuebles, no basta con el seguro clásico para el hogar: solo se cubren los daños si se tiene la cláusula para casos de terremotos e inundaciones“, explican en su web. La mayoría de los hogares alemanes no la tienen; en las zonas afectadas, en Renania del norte-Westfalia serían aproximadamente un 47%, en Renania Palatinado un 37% y en Baden-Württemberg un 94%, una excepción en el comportamiento de los alemanes a la hora de contratar seguros. Los datos son de la Federación de Aseguradoras Alemanas (GDV), que ha anunciado este viernes que 2021 se espera que sea uno de los episodios más caros desde 2013, cuando también hubo fuertes inundaciones. La aseguradora Allianz por ahora no ha querido dar cifras de lo que costarán los daños; solo ha hecho un primer pronóstico por los daños en Suiza, que se calculan en unos 8,3 millones de euros.

La Liga Alemania de Fútbol (Bundesliga) ofrecerá partidos benéficos para recaudar dinero para los damnificados. Los medios de comunicación alemanes y numerosos ayuntamientos han organizado líneas telefónicas para coordinar a los voluntarios. No solo en pabellones y grandes instalaciones se han improvisado alojamientos, sino también en decenas de los centros de test de coronavirus que se han multiplicado en los últimos meses a todas las ciudades alemanas se han habilitado cocinas comunitarias por avituallar a voluntarios y agentes que participan en las tareas de rescate.

La conciencia ecológica entre los alemanes es muy alta y forma parte de la rutina diaria, más allá del reciclaje de basura y del regreso de envases de plástico y vidrio. Que la tormenta Bernd con sus consecuencias catastróficas haya llegado cuando faltan dos meses y medio para las primeras elecciones parlamentarias sin Merkel desde hace 16 años puede tener consecuencias en el comportamiento electoral. Ha llegado también poco después de que el Bundestag haya tenido que rectificar la ley climática debido a una sentencia judicial que la consideraba demasiado suave. El movimiento de Fridays for Future se hace oír en Alemania y representa en parte nuevos votos de jóvenes. Quizás las inundaciones acabarán de modelar conciencias y papeletas.

stats