Media 12/06/2021

Xavier Sardà: "Se da por hecho que no hay un lugar en Tv3 para un programa mío"

9 min
Xavier Sardà

Barcelona "Esto en 20 minutos lo tenemos, ¿no?" "No, hombre, 40 como mínimo, que será una doble página de domingo". "¡25!" "¡38!" "¡30!" Finalmente fijamos en 35 minutos el tiempo de la entrevista. Rápido, quejica y risueño, Xavier Sardà masculla tan a menudo como sonríe. Y, al final, cuando hace 34 minutos y 50 segundos que la grabadora está en marcha, la entrevista llega al final de manera natural, sin necesidad de invocar el cronómetro.

Después de haber hecho televisión para millones de personas cada noche, ahora regenta Obrim fil, un programa relativamente modesto y semanal en la desconexión catalana de La 1, con 76.000 espectadores de media. ¿Es su forma de ir frenando?

— Estoy en una etapa diferente. Dije que sí porque es un programa de amigos. El señor Enric Hernández [ahora directivo en RTVE] fue director de El Periódico durante años, donde publico, y se puede decir que éramos amigos. Y en el equipo hay gente de Crónicas Marcianas y de Duty free, así que todos somos amigos o conocidos. Si me propusieran hacer lo mismo para toda España... Las resistencias serían notables.

¿Por qué?

— Es un encargo de unas características limitadas y que puede dar un resultado razonable para una desconexión, pero hacer un programa para toda España... Para dar resultados tendría que volver a una mecánica que he conocido bastante bien a lo largo de mi vida y que no me resultaría compensatoria desde un punto de vista personal. Es muy dura, la competencia en la televisión en abierto.

Su programa forma parte de un esfuerzo de RTVE para implantarse en Catalunya. Los resultados, de momento...

— ...Son modestos. Nosotros estamos bien ubicados, porque teníamos dos objetivos: superar la media de la cadena en Catalunya y superar al programa que tapamos. Esto lo hacemos y de manera óptima. Sin embargo, sobre todo, a mí lo que me hace disfrutar más es hacer el programa que considero que puede ser agradable de ver a aquella hora. Empezamos a hacer una cosa más política y, de golpe, dijimos: "Oye, ¿y si hacemos temas muy populares?"

¿Me está diciendo que ni siquiera Xavier Sardà puede ir a cualquier televisión española y decir: "Hola, quiero hacer esto"?

— No, no, es que es a la inversa. ¡No quiero hacer programas para toda España! Estoy en un momento en que las cosas que hago me satisfacen. Mi artículo en El Periódico, el programa del jueves de Sant Cugat, la tertulia de Basté, la de la Júlia Otero. He publicado hace poco mi libro Intercambio de vidas... Todas estas cosas las condenso en 72 horas y el resto de la semana es para no trabajar.

¿Qué hace, pues, las 96 horas restantes?

— Disfruto muchísimo, extraordinariamente, de mi casa de Canet y de mis aficiones.

Que son...

— Tengo un simulador de vuelo. Soy piloto privado. També soy un enfermo de los trenes eléctricos. Y después disfruto de una vista privilegiada: todo el mar, Montjuic y el macizo del Garraf. Esto es lo que a mí me hace sentir la calma. Me siento plenamente afortunado, para la edad que tengo. Seis, tres, ¿eh? Sesenta y tres años.

No lo veo para jubilarse.

— No, jubilarme no. Pero no quiero hacer nada que me suponga una angustia.

Oigo su elogio de la calma y pienso que también está el Sardà que se enfanga, que opina, que se mete en problemas.

— Sí, me apasiona decir la mía. Y estamos en una sociedad en la que no ser soberanista supone estar un poco fuera de órbita. Pero no he tenido nunca, nunca, ningún problema en este territorio. Ando por Barcelona a todas direcciones y a mí nadie por la calle, ni un solo día, me ha dicho nunca: "Sardà, ¡eres un españolista!" Es que me escapo de los parámetros. Soy el de Crónicas, pero me gusta opinar de política. Y, de hecho, en Crónicas había aspectos políticos. Y situaciones jodidas, como la guerra, el atentado de Madrid, Lluch...

Pero ya sabe con qué palabra se asocia Crónicas Marcianas...

— Pero es que Crónicas eran muchas cosas en una. Ahora, bien es verdad que me da igual: la gente tiene el perfecto derecho de tener la impresión que quiera. Es tan lícito... Como que yo hiciera el programa que quisiera y me pareciera oportuno. Es compatible. Hay gente que lo mitifica extraordinariamente. ¡No es para tanto! Y gente que dice que todo era un desastre. Pues no, hombre, tantos días y tantos años todo un desastre... ¡Es muy difícil! Ni una cosa ni la otra.

¿Opinar se lo toma como un deber o como un privilegio?

— Es un privilegio, naturalmente. Toda la vida he podido opinar en los medios donde he trabajado. Me siento satisfecho de poder decir lo que me parece. Y es curioso porque a veces me llama alguien de Esquerra, o de Junts: "Oye, ¿cómo lo ves, esto? ¿Cómo crees que quedaremos si decimos esto?" Me encuentro en situaciones un poco pintorescas. Pero me gusta que, sabiendo que no soy soberanista, consideren que no soy una persona enemiga. O alguien con quien no se pueda charlar.

Es un no soberanista que fue a Estremera.

— Fue espantoso. No era una entrevista, porque no se podía grabar. Y tenías que memorizar todo lo que Junqueras decía. Todo fue muy mecánico, muy frío. Vi a Romeva y, de golpe, a Joaquim Forn, que se acercó al cristal y lo golpeó para saludar. En aquel momento no pasó nada. Pero al día siguiente, el regreso de la imagen de aquel hombre que no conocía personalmente me conmovió de manera brutal. No tiene nada que ver con Lledoners. Aquello era... ¡Uf!

¿Hasta qué punto su no soberanismo es genuino o fruto también de las ganas de sentirse, como dice, fuera de órbita?

— Es que no soy soberanista. Siempre digo: "Tenemos que hacer el esfuerzo de entender al otro". Sé perfectamente en qué consiste el proceso intelectual y sentimental de sentirte soberanista. Lo entiendo de amigos, de familiares, de hermanos. Y como lo entiendo bien... Sé que no lo soy. El problema del soberanismo es que se prometieron cosas que generaron una enorme ilusión, a pesar de que eran de realización difícil. La política se tiene que mover en parámetros realistas y de problemas cotidianos, más allá de la metáfora. En el soberanismo hay demasiada metáfora.

También le deben llamar los no soberanistas. ¿Qué les dice?

— Les digo: "Si queréis a España –que no es que tenga este sentimiento, ¿eh?– es como si quisierais a una novia que está un poco alterada. Si lo hacéis, la tenéis que querer en toda su complejidad. Y, por lo tanto, Catalunya en su complejidad. No es justo es decir: 'Quiero a España pero me imagino una Catalunya de otro modo'. Esto no es querer a España, amigo..."

Explica que nadie lo increpa por la calle pero durante cinco años llevó escolta.

— Me lo dijeron los Mossos y la Policía Nacional. Pero no me la pusieron ellos, ¿eh? Fue de pago. Los tres últimos años de Crónicas fueron muy angustiosos. Piense que por la noche, a aquella hora, mira la televisión mucha gente...

...¿De perfiles diversos?

— Exacto. Y de golpe vi que la seguridad era importante. "Te seguiremos hoy", me dicen un día. Y yo les respondo: "Pero si no voy a Barcelona, voy a Canet". "Te seguiremos", insisten. Paro en la autopista y veo que para el coche trasero que me acompañaba... Y dos más. Ahí empezó el follón. Que si encontrarse cosas muy feas en el buzón de casa. Que si sabemos dónde va tu hija al colegio... Fue jodido, muy angustioso.

¿También ETA?

— En mi trayectoria profesional siempre ha habido atentados de ETA, hasta hace muy poco. Y un día dije una cosa muy sencilla: "Basta de dar vueltas y condenar y todo esto. Es más simple. Unos hijos de puta han matado un tío de puta madre". Se podía decir la retórica habitual contra ETA, cuando había un atentado, pero esto no les cayó muy bien... Me dijeron: "A partir de ahora, mejor que mires bajo el coche".

¿Literalmente?

— Sí, sí, esto lo he hecho. Era gente que se dedicaba a poner atentados, habían incendiado albergues de inmigrantes, atracos a mano armada... Pretendían un secuestro rápido, al parecer. Pero, claro, sabían perfectamente dónde íbamos, dónde vivíamos.

Se le ha visto poco en Tv3. Ha hecho Betes i films, Tot per l'audiència y poca cosa más. ¿Por qué?

— En este momento no sería viable que a mí me dieran un programa en Tv3. No ha sido normal, la relación. Se da por hecho que no hay un lugar en Tv3 para uno programa mío.

¿Lo haría?

— ¡Depende qué me ofrecieran!

El mismo programa que hace ahora en La 1.

— ¿Por qué no? Pero no me lo habrían ofrecido.

El PSC ha hablado de la necesidad de refundar Tv3. ¿Comparte el diagnóstico?

— Tv3 es una televisión con un nivel de manipulación muy considerable, según mi criterio. Es una televisión soberanista. La línea informativa o de los programas de debate es claramente soberanista. Pero lo pagamos todos: los que lo son... ¡Y los que no! También tendríamos que sentirla nuestra los que no lo somos.

A medida que van pasando años, ¿le asusta convertirse en el señor Casamajor? ¿O aspira a ello?

— Ya lo soy, ¡o me encamino! El otro día vinieron las Teresines, al programa. Y dijimos que nos estábamos convirtiendo en nuestros personajes. No me da miedo.

¿El señor Casamajor representaba lo que no podía decir con su voz principal?

— Cuando dejé la radio para ir a hacer Crónicas Marcianas me decían: "Tan serio como eras..." ¡Pero si era un ventrílocuo! Mi trabajo era mantener dos voces simultáneas, ¡ya era un show, aquello!

¿Traería a Miguel Bosé, hoy, a su programa?

— AObrint fil, ¿por ejemplo? La respuesta es que sí. Pasa que cada uno tiene derecho entonces a decirle lo que le parezca oportuno, cuando él opina. Resulta muy jodido verle ahora, pero era muy brillante este señor, ¿eh? Y verle ahora de este modo...

Por eso se lo preguntaba. Parte de las reservas podían ser por las teorías que puede esparcir. Pero parte, también, por una cierta... Piedad.

— Ya lo entiendo. Pero la respuesta a la pregunta inicial continúa siendo que sí, que lo traería. Eso sí, hay que pensar entonces cómo lo haces, por dónde vas, por dónde no entras... He entrevistado a mucha gente que dice cosas que no me parecían nada bien. O gente que no estaba nada bien. Pero lo que le pasa a Bosé, desde el hecho que quiere cantar y no tiene voz, tiene interés y es extraordinario.

Xavier Sardà

Cada programa de Obrim fil se titula con un interrogante. Me gustaría saber cómo los respondería usted. Por ejemplo: "¿Hay vida después de la muerte?"

— No. Pero, si quiere, puedo recitar el padrenuestro en latín.

Venga.

Pater noster, qui es in caelis: sanctificetur Nomen Tuum; adveniat Regnum Tuum; fiat voluntas Tua, sicut in caelo, et in terra. Panem nostrum cotidianum da nobis hodie; et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris; et ne nos inducas in tentationem; sed libera nos a Malo .

¿Cuál es la última vez, si lo ha hecho nunca, que ha rezado?

— ¡Ahora!

¡Pero sin fe! Más títulos: "¿El dinero da la felicidad?"

— ¿Hay mucha gente que tiene dinero y es infeliz? Sí. ¿Hay gente que no tiene dinero y es feliz? También. Pero el dinero ayuda mucho. Y, si eres infeliz, te paga las terapias para intentar ser feliz. Trajimos a una psicóloga especializada en ayudar gente con mucho dinero. Me interesa mucho la NBA. La mayor parte de los jugadores son gente que proviene del lumpen. Los ponen ahí y empiezan a ganar centenares de millones... Entonces hay unos señores que les preparan financieramente y psicológicamente. Tenemos un sentido pecaminoso a la hora de hablar del dinero, sobre todo los catalanes, que en el mundo anglosajón no se da.

No me provoque, que le haré un Broncano y le pediré cuánto dinero tiene en el banco.

— No se lo diré. [sonríe]

Continuamos. "¿Qué nos excita?"

— La calma.

"¿El amor y el sexo, tienen edad?"

— No, el amor no. Y el sexo, hoy en día... [ríe]

La última: "La fama, ¿vale la pena?"

— Son tantos años de fama que ya no sé responderle... Lo que vale la pena es el trabajo que haces. Que después tenga una repercusión y seas conocido... Todo esto es subsidiario. Quiere decir que lo que has podido hacer profesionalmente es un sueño.

Si le ofreciera una cajita mágica, con un botón que le permitiera tener la misma carrera profesional pero sin la fama, ¿lo pulsaría?

— No, porque dejaría de ser yo. No sé como sería, sin esta parte. Empecé a hacer televisión cuando ya tenía casi treinta años, así que uno ya sabe quien es. Y qué le espera, cuando sale en la tele. Sabía qué quería decir ir a un restaurante con mi hermana Rosa y Josep Maria y que vengan a tu mesa. Además, me daba miedo no saber sonreír a la cámara.

En la radio, ciertamente, uno se puede esconder más. Ahí tenía fama de duro.

— Sí, pero si te explicara... Es que todo lo que me proponían, ¡yo no lo quería hacer! Estaba haciendo La bisagra, por las tardes para toda España. Y estaba feliz hasta que me dijeron: "Tienes que hacer Las mañanas". "¿Competir con Del Olmo y Gabilondo? ¡No quiero!", les respondía. Pero el director, Eduardo Sotillos, me dijo: "No pararé hasta que lo hagas". Yo sabía que ahí se había quemado todo el mundo así que, cuando dije que sí, decidí que aquello quería decir ir a muerte.

En RNE entrevistó al rey Juan Carlos, el día que cumplía 52 años. ¿Cuál sería la primera pregunta si se dejara entrevistar ahora?

— ¡Hostia! [ríe] Recuerdo que Pujol decía: "¡Si movemos el árbol caerá todo el mundo!" Y al final cayeron Pujol y el rey. A los dos se les puede decir lo mismo: "No hay derecho, no hay derecho". No he votado nunca a Pujol pero lo conocía, lo había entrevistado... Y, cuando pasó aquello, ver a mis amigos convergents hechos mierda... Me sabía mal. Y después el rey. Tampoco soy monárquico, pero viví de pies a cabeza la Transición y ver esto... Una vez leí la frase "Los Borbones siempre acaban molestando". Y pensé: "Hombre, este no..." ¡Pues hostia!

Y al rey de ahora, ¿qué le preguntaría?

— Este sí que lo tiene jodido. Lo que ha tenido que hacer: retirar el título de duquesa de Palma a su hermana, visitar al cuñado en la prisión, tener que echar del país a su padre... Es Shakespeare.

stats