Media 12/03/2021

Hiperconectados por la pandemia

El confinamiento y el teletrabajo han hecho aumentar las horas de conexión a los aparatos electrónicos y han modificado hábitos de consumo

4 min
Una mujer teletrabajando  en casa suya

El confinamiento pandémico del 2020 nos ha abocado al teletrabajo, a las videollamadas y a las compras por internet, a renovar los equipos tecnológicos y a abrazar la conectividad. Lo sabíamos cada cual de nosotros, nos lo indicaban las cifras de tránsito de datos de las operadoras de telefonía y ahora nos lo confirma la edición 2020 de la encuesta Navegantes en la red, el estudio más veterano y con una muestra más amplia de los que se hacen en el Estado sobre el uso de productos y servicios tecnológicos al hogar.

Casi la mitad de los internautas españoles de más de 14 años aseguran estar conectados constantemente a la red de manera activa; los que se conectan varias veces al día son casi la totalidad (92,3%) de los más de 24.000 entrevistados por la Asociación de Investigación en Medios de Comunicación (AIMC), la entidad promotora de la encuesta. También ha aumentado el tiempo de conexión, que en 2020 llegó a los 252 minutos diarios, por encima de los 235 minutos del 2019.

Dispositivos

El incremento en el tiempo de uso afecta todos los dispositivos, pero el aparato protagonista continúa siendo el smartphone, que el 93% de los internautas utilizan en algún momento y que es el medio principal de conexión para el 48% de ellos. Lo siguen el ordenador portátil (71% de posesión, 24% de dominancia) y el de sobremesa (51% y 22%, respectivamente; es el que ha perdido más peso). Casi la mitad de los participantes (47,6%) disponen de tablet, a pesar de que solo un 5% la tienen como terminal de conexión principal.

Es especialmente destacable la presencia de los televisores conectados: un tercio de los internautas acceden en la red con la pantalla más grande de la casa. También aparecen con fuerza los nuevos dispositivos llamados inteligentes, como altavoces y relojes, mencionados en los dos casos por un 12% de los encuestados.

Seis de cada diez participantes en el estudio dicen haber renovado sus equipos tecnológicos domésticos desde el principio de la pandemia: un 26% han cambiado de móvil, un 25% de ordenador, un 22% han mejorado la conexión a internet y un 17% han comprado un televisor conectado.

Sin relación directa con el covid, se observa una expansión de la domótica: un tercio de los consultados dicen tener en casa al menos un aparato controlado por internet. Los más habituales son las cámaras de videovigilancia, las bombillas y los aspiradores, todos con tasas de penetración alrededor del 12%, pero también hay enchufes, termostatos y persianas.

Servicios

La gran mayoría de los entrevistados creen que con la pandemia aprovechan mejor las posibilidades de la red. El servicio estrella son las teleconferencias, que el 2020 usaron casi la mitad de los encuestados, el doble que un año antes. Estas videollamadas pueden ser tanto por motivos personales (75%) como laborales (60%) o de estudio (28%), pero la plataforma más popular para hacerlas es WhatsApp (68%), seguida de Zoom (43%), Microsoft Teams (31%), Skype (30%), Google Meet (25%) y Facetime (exclusiva de Apple, 14%).

El consumo audiovisual también ha crecido considerablemente y ahora tres de cada cuatro hogares están subscritos a alguna plataforma de vídeo a la carta como Netflix o Filmin; un 47% tienen televisión de pago de su operadora de telefonía, y el 6% pagan el servicio premium de alguna emisora de TV. En general, un 44% de los internautas del Estado ven cada día la tele por internet, y un 31% escuchan la radio.

La música a la carta también gana presencia, ya que es un servicio que utiliza el 61%, más de la mitad de ellos a menudo. Es este sector domina claramente Spotify, que es el servicio que eligen ocho de cada diez usuarios, seguido de Amazon Music con el 31%. En cambio, tanto las descargas de vídeo como las de música han bajado respecto al año anterior.

Entre los usuarios de redes sociales, la opción hegemónica en España continúa siendo Facebook (74%), pero ha perdido 12 puntos en tres años, mientras que la segunda, Instagram (62%), ha ganado 15 en el mismo periodo. La mitad de los internautas están en Twitter, la que ha crecido más en términos relativos, y un tercio en LinkedIn, mientras que el recién llegado TikTok entra en el ranking con un 13% de usuarios.

Hábitos de uso y de consumo

Más allá de los aspectos mencionados, la encuesta de AIMC refleja una evolución notable en los usos cotidianos de internet. El más visible es la preferencia, o cuanto menos conformidad, por el teletrabajo. El 83% de los encuestados dicen ahora que si pudieran elegir, trabajarían desde casa al menos la mitad del tiempo; un 24% querrían hacerlo siempre; y solo un 5% prefieren volver al trabajo. Hay que matizar que el 58% de los consultados consideran que pueden hacer perfectamente el trabajo sin salir de casa. Un 60% creen que muchos de los teletrabajadores actuales ya no volverán a la empresa cuando la pandemia pase.

El comercio electrónico también se ha disparado: casi un 40% de los participantes afirman hacer la mayoría de las compras por internet, seis puntos más que hace un año, con la ropa (57%) y la electrónica (56%) como los productos más comprados. Pero la compra que ha subido más es la de alimentación (un 43%, casi 13 puntos más que hace un año). Desgraciadamente también han subido, casi en la misma proporción, los juegos de azar como loterías y apuestas. Vinculado a este crecimiento de la compra por internet, el medio de pago principal es la tarjeta de crédito, pero también se ha normalizado el uso de servicios de transferencias con el móvil, como Bizum, que el 21% de los cibercompradores usan para pagar en tiendas y un 71% han utilizado al menos una vez para enviar dinero entre particulares.

La dificultad para realizar trámites presenciales ha impulsado la adopción de la modalidad virtual, como lo demuestra que un 43% de los internautas han firmado electrónicamente –con certificado digital o DNI electrónico– algún documento, respecto al 28% del 2019. Y una dependencia más grande de la información digital ha hecho revivir los a menudo olvidados códigos QR, que el 74% de los usuarios usan al menos una vez al mes, 21 puntos más que el año anterior.

Finalmente, y relacionado directamente con la pandemia, un 42% de los internautas tienen instalada alguna aplicación relacionada con el covid -19. El Radar COVID estatal está en el móvil de un 37% de los encuestados: otra cosa es que la tengan activada o les haya indicado algún contacto con persona infectada. Aun así, es muy significativo que los partidarios de que estas aplicaciones sean de instalación obligatoria (46%) superan los detractores (31%), y los que no creen que no representan ninguna intromisión en la vida privada (46%) casi dupliquen los que se consideran espiados (27%).

stats