Youtuber y labrador
Media 08/04/2021

Miquel Montoro: “Mi sueño es ser inventor, pero sería agricultor si el trabajo tuviera futuro”

Clàudia Darder
4 min
Miquel Montoro : “Mi sueño es ser inventor, pero sería labrador si el trabajo tuviera futuro”
Disponible en:

PalmaEl youtuber y agricultor Miquel Montoro interrumpe su atardecer de estudio -tiene exámenes en el instituto- para responder al Ara Balears en la finca de Sant Llorenç des Cardassar, donde vive con sus padres. Recibe a los invitados rodeado de sus perros y, antes de contestar, presenta al famoso Menut, su asno. Su madre, Sandra Fons, lo acompaña en la entrevista para hablar del último producto de la marca Miquel Montoro: Uep! Mis aventuras en el campo, un libro editado por Shaka, de Grup 62.

Explicas mucho de ti, en este libro, más allá de tu pasión por el campo. ¿Qué buscas?

— A ver, busco un equilibrio: que no me conozcan mucho, mucho, pero que sepan qué he hecho, cómo ha sido mi infancia y cómo la he vivido. Que se sepa cómo empecé a grabar los vídeos y por qué hablo como hablo.

Muestras constantemente tu preocupación por el futuro de la agricultura y la ganadería, y siempre invitas a la gente a consumir producto local, a valorar el trabajo de los agricultores.

— Hemos llegado a un punto en el que la gente escucha el discurso y no hace nada. La gente solo ve el precio de las cosas y no la repercusión que tiene comprar una cosa o la otra. Por ejemplo, siempre se dice que en Mallorca vivimos del turismo. El turista llega aquí y quiere ver una montaña limpia, y esto ¿cómo lo hacemos? Con ovejas, vacas, asnos… ¿Qué pasa si no compramos nuestro producto? Que estas vacas y ovejas no dan beneficio suficiente al ganadero y se tienen que quitar.

En el libro explicas que sueñas con ser inventor.

— Mi sueño es crear algún tipo de máquina para ayudar a la gente con problemas de movilidad. Tengo algunas ideas de diseño de bicis para corredores a los que les falta una pierna. Mi sueño es ser inventor, pero sería agricultor si el trabajo tuviera futuro. Es mi ilusión desde muy pequeño. Estar en el campo me transmite mucho relax; es una salvación que no encuentro en muchas partes.

¿Cómo eres cuando no hay cámaras?

— Igual. O peor… Porque a veces nos enfadamos con mi madre, y ante las cámaras no conviene. Nos peleamos por tonterías. Pero ante las cámaras no hago ningún personaje. Al principio escribían comentarios en las redes de mi hermana sobre este tema y ella contestaba: “Si lo queréis aguantar una semana y después me lo devolvéis, ya me diréis si es o no un personaje...”. Somos como somos, y ya está.

Algunas anécdotas tuyas se han hecho muy virales, como por ejemplo el “Hòstia, pilotes!” ¿Te has arrepentido de algo?

— No, de nada. La verdad es que siempre intentamos controlar bien lo que sale, vamos con mucho cuidado e intentamos llevarlo todo en orden. Yo soy un niño, y mi padre y mi madre lo supervisan todo.

Dices que llegaste a sentirte como una estrella mediática en el viaje en Madrid para ir al programa La resistencia.

— Encima de ese escenario mostré lo más mallorquín que tengo. Solo había visto el programa dos o tres veces, y me habían explicado que David Broncano se reía de la gente, en el buen sentido, pero que se reía. Pensé: ¡a mí no me la colarán! E intenté girar los papeles. Desde muy pequeño he charlado con mucha gente mayor. Siempre he ido a desayunar al bar, y había muy pocos niños. Cuando fui al escenario, no me costó sentirme bien e iba sobrado de palabra. No quería que se rieran de los mallorquines y fui preparado. Todo era improvisado, pero iba fuerte.

En el libro hablas del acoso que sufriste en la escuela. ¿Qué le dirías a alguien que se encuentre en esta situación?

— Que lo tiene que explicar, porque, en caso contrario, te comes demasiado la cabeza. En algún momento explotas, y puedes hacerlo bien o mal. Es una situación que se tiene que explicar.

La exposición pública no siempre es fácil. En algún momento te ha hecho volver a pensar en esa etapa?

— A mí las críticas no me importan. Hago lo que hago para reír y pasármelo bien, no para saber qué dice ese o esa. Si a alguien no le gusta, que no lo mire. Nunca me he preocupado mucho por lo que se dice ni he sentido que volviera a esa etapa.

Cuando empezaste a hacer vídeos en castellano, algunos te criticaron o, incluso, te atacaron en las redes.

— Sigo haciendo algunos vídeos en mallorquín, a pesar de que pocos. Pero el mallorquín me sale haciendo vídeos en castellano. Las críticas no me afectaron. Si la mayoría de gente que me ve no es de habla catalana, y esto lo demuestran las estadísticas, me tengo que adaptar. Y todos los vídeos que hago en castellano los subtitulamos en catalán.

Uno de los últimos capítulos lo dedicas a explicar quién es tu hermana y cómo ayudó a promocionar lo que hacías. ¿Os habéis entendido siempre?

— A ver… [ríen]. Mi hermana y yo nos llevamos muy bien, pero, cuando convivimos juntos, siempre hay alguna pelea. Pero enseguida nos reconciliamos.

Hubo una auténtica carrera de editoriales para sacar este libro.

— Se me presentó la ocasión y dije: ¡venga! Ya que estamos, no podemos perder nada. He participado en la elección de contenidos. No lo he acabado de leer pero… Si fuera un libro de números, ya lo habría acabado.

Incluso hubo abogados por medio cuando el escritor Sebastià Bennasar sacó un libro sobre agricultura con tu imagen.

— No queremos hacer ningún comentario, porque no lo conocemos -contesta la madre, cuando Montoro queda callado.

stats