Domótica
Misc 28/05/2022

Los botones fallidos que Amazon tenía en su casa

Los Dash Buttons, lanzados en 2016 para automatizar la compra desde casa, fueron víctimas de la innovación de la propia empresa

2 min
Los botones fallidos que Amazon tenía  en casa tuya

Junto a la cafetera, un pequeño botón. Enganchado en el lateral de la lavadora, otro. También dentro del cajón de la mesilla de noche, en el interior del armario del lavabo y al lado de la nevera. A mediados de la década de 2010, el gigante tecnológico Amazon imaginó un futuro con casas llenas de botones pequeños que, conectados por wifi con su plataforma, permitirían comprar productos instantáneamente. La idea se materializó en 2016 con el nombre de Dash Buttons. Aquel año, Amazon empezó a comercializar unos pequeños botones inteligentes, cada uno de los cuales programado para comprar un producto determinado. Si se había acabado el detergente, el usuario solo tenía que pulsar el Dash Button que había enganchado junto a la lavadora para recibir uno al cabo de 24 horas. Y también con las cápsulas de café, el jabón para lavar platos, el papel de lavabo o los preservativos.

En Catalunya, los Dash Buttons de Amazon llegaron el 15 de noviembre de 2016 con acuerdos entre el coloso logístico y marcas populares de todo tipo de productos. En total, se estrenó con 23 botones a la venta, de marcas como Kleenex, Vileda, Finish, Skip, Garnier, Air Wick, Gillette y Durex. Cada pequeño dispositivo -que se podía comprar en Amazon- tenía un coste de 4,99 euros, que se devolvía íntegramente descontándolo de la primera compra que se hacía. “El objetivo de Amazon era fidelizar la clientela y asegurarse de que, siempre que al cliente se le acabara el producto, se lo volviera a comprar a ellos”, apunta Andrei Boar, profesor en la Barcelona School of Management de la UPF. Pero en 2020 la compañía envió un correo a todo el mundo que lo había comprado explicando que el servicio dejaría de estar activo a partir del 21 de julio.

Con el paso del tiempo, muchos de los usuarios que en 2016 habían decidido comprar los Dash Buttons los dejaron de usar. La vida de estos botones inteligentes coincidió con la apuesta de Amazon para hacer que sus dispositivos Echo -con el asistente virtual Alexa- entraran en todas las casas. Con Alexa tan solo había que pronunciar una frase para comprar cualquier producto. A la vez, Amazon creó los Virtual Dash Buttons, la versión digital de los botones que los usuarios podían encontrar en la aplicación de Amazon Prime. “Los Dash Buttons nacieron directamente obsoletos”, sentencia el experto.

Para Andrei Boar, los botones se estrenaron como un mecanismo más de la compañía para hacer que los clientes compraran sin pensárselo mucho. “Hoy Amazon continúa intentando generar un hábito de compra instantánea con mecanismos que permiten adquirir productos de la plataforma en cuestión de segundos”, añade. Pero en la compañía tecnológica lo ven diferente. “Los Dash Buttons supusieron un paso de gigante hacia el concepto de hogar conectado -aseguraba Daniel Rausch, vicepresidente de los programas de domótica de Amazon, en declaraciones al portal Cnet -. En el fondo, nunca imaginamos un futuro con 500 botones en cada casa, sino un mundo donde fuera el propio hogar el que cuidara de las personas”, defendía.

stats