El consultorio
Misc 22/11/2022

Bronquiolitis: ¿Cuándo hay que ir a urgencias?

Ante el aumento de casos, los pediatras recomiendan extremar precauciones con niños menores de un año, prematuros y con enfermedades de base

4 min
Prevenidos contra la bronquiolitis  Distinguir los síntomas y hacer una buena prevención

BarcelonaLa epidemia de bronquiolitis está tensionando los servicios de pediatría de los hospitales catalanes. El número de casos continúa aumentando, especialmente entre los menores de un año. Los expertos confían en que esta oleada, que se ha avanzado unas semanas respecto a lo que es habitual para esta época del año, pueda llegar al pico en los próximos días y empezar a bajar. Si bien la bronquiolitis es habitual cada otoño e invierno –excepto en los dos años de pandemia de covid, cuando cambió su comportamiento estacional–, este año la epidemia "está siendo muy rápida e intensa y todos los hospitales estamos ampliando la capacidad de hospitalización porque están enfermando muchos niños de golpe", explica Xoan González, jefe de urgencias pediátricas del Hospital de Sant Pau. Según los datos actualizados este martes por el Sistema de Información para la Vigilancia de las Infecciones en Catalunya (SIVIC), correspondientes a la semana del 14 al 20 de noviembre, la tasa de infecciones de bronquiolitis –provocada por el virus respiratorio sincitial (VRS)– en niños menores de 4 años ya supera el pico del 2019 y pasa de 350 a 477 afectados por cada 100.000 habitantes. El aumento más marcado es en menores de un año, en los que la tasa pasa de 1.465 a 1.921 en la última semana.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección respiratoria frecuente en niños menores de dos años, especialmente durante los meses fríos del año. La enfermedad produce una inflamación de los bronquiolos, que son los conductos más pequeños que se encargan de transportar el oxígeno por los pulmones desde los bronquios a los alveolos. Esta inflamación provoca que se formen mocos, de forma que el aire tiene dificultades para entrar y salir de los pulmones, según informa el Canal Salut de la Generalitat.

Si bien la enfermedad puede ser causada por diferentes tipos de virus, la mayoría es causada por el virus respiratorio sincitial (VRS). "El criterio obligado para poderle poner el nombre de bronquiolitis es que sea en niños menores de dos años y tiene que ser el primer episodio, a pesar de que es una definición poco práctica y está en vías de modificarse", reconoce González. "La realidad es que vemos a niños de 4 o 5 años que son asmáticos o tienen un problema respiratorio de base y cuando se infectan con el VRS también hacen una obstrucción y tienen dificultades respiratorias", añade. Pero entonces se lo denomina bronquitis o broncoespasmos y el tratamiento también es ligeramente diferente. "Los niños menores de dos años, por su musculatura respiratoria, no responden a medicación como el salbutamol (un inhalador que ayuda a dilatar o abrir las vías respiratorias)", señala González.

La mayoría de los niños afectados se recuperan espontáneamente en un plazo de entre una y dos semanas, pero los hay que pueden requerir hospitalización y presentar posteriormente tendencia a sufrir bronquitis de repetición.

¿Cuáles son los síntomas?

En la primera fase "es indistingible de un resfriado común", indica González, con síntomas como tos, estornudos, congestión nasal y fiebre. A medida que la enfermedad evoluciona pueden aparecer otros síntomas como dificultad respiratoria y ruidos pulmonares o dificultades para comer.

El proceso dura entre 7 y 10 días pero la tos puede persistir hasta 2-3 semanas.

¿Cuándo hay que ir a urgencias?

"En niños menores de un año hay más riesgo de tener bronquiolitis más graves y que puedan requerir ingreso hospitalario", indica González. Tenemos que estar atentos y consultar a un médico cuando el menor presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Si el niño respira muy rápido.
  • Si hace pausas respiratorias.
  • Le cuesta respirar y respira con más dificultades (se le hunde el pecho y mueve mucho el abdomen).
  • Está más adormilado o irritable.
  • Le cuesta comer y come menos.
  • Tiene los pañales secos porque hace menos pipí (puede ser síntoma de deshidratación).
  • Fiebre muy alta.
  • Tiene la piel o los labios de un color azulado. Esto, sin embargo, dice González, es un "caso extremo" y hasta llegar aquí ya ha habido otras señales de alarma anteriores.

¿Cuándo es motivo de ingreso hospitalario?

  • Cuando el niño necesita oxígeno.
  • Cuando respira con mucha dificultad.
  • Cuando no come nada y hay que ponerle suero o una sonda.

Hay niños que "solo cumplen un criterio de ingreso y otros que los cumplen todos", indica González.

¿Cómo se transmite el VRS?

El virus se transmite a través de las gotitas que se expulsan al toser, estornudar o hablar. Estas gotitas se pueden inhalar o recoger de objetos o superficies contaminadas, si después de haber entrado en contacto se tocan los ojos, la nariz o la boca.

¿Qué precauciones se pueden tomar?

Xoan González, que hace un llamamiento a la tranquilidad, cree que es necesario "estar alerta" con los niños muy pequeños y con niños de riesgo y aconseja evitar el contacto con personas con síntomas de resfriado, mezclarse con niños enfermos, hacer lavado de manos y no intercambiar chupetes, biberones u otros enseres.

Se tiene que ir con especial cuidado en el caso de niños con enfermedades de base, como niños "asmáticos o bronquíticos que hagan tratamiento preventivo", niños prematuros y niños menores de un año.

"La bronquiolitis es una enfermedad que los pediatras conocemos muy bien de cada invierno, es un viejo enemigo conocido, y la mayoría de casos van bien y no presentan complicaciones", añade este médico.

stats