Literatura
Misc 06/09/2021

Carlota Gurt: "A pesar de estar rodeados de gente, siempre estamos solos"

La escritora debuta en la novela con 'Sola', la historia de una mujer que se aísla del mundo

3 min
L'escriptora Carlota Gurt

BarcelonaCarlota Gurt (Barcelona, 1976) todavía digería el triunfo fulgurante de su debut literario –la compilación de cuentos Cabalgar toda la noche, premio Mercè Rodoreda 2020– cuando chocó con las dudas propias de la creación de una primera novela. "Tenía la sensación de no saber hacia dónde iba, de tener poco oficio. ¿Cómo hago una novela si solo sé hacer cuentos?", explica la escritora. A pesar de las incertidumbres, salió adelante guiándose por la soledad, que es el latido de Sola (Libros del Asteroide), una novela que acompaña a Mei en el regreso a su hogar de niñez, una casa en medio del bosque donde se instala para escribir. A través de ella, Gurt dibuja a una mujer que ve cómo los pocos vínculos con otras personas se van borrando en un declive imparable.

"Es la historia de un naufragio y de la supervivencia, pero sin mar. La soledad no es inocua, nos transforma", dice. Mei deja atrás un marido abnegado y un fracaso laboral para sumergirse en el aislamiento absoluto y para descubrirse a sí misma. "Es una mujer sin padres, sin hijos, sin marido y sin amigos. Me doy cuenta de que la soledad nos pasa a todos, que es una cuestión vital y existencial –reflexiona–. A pesar de estar rodeados de gente, siempre estamos solos, nadie nos entiende nunca". La experiencia de Mei refleja también la soledad sexual: "Es tristísima y, tal como la sufrimos las mujeres, muy difícil de comunicar".

El espejo de 'Solitud'

Escrita en primera persona simulando un dietario, Sola avanza como una cuenta atrás cada vez más frenética. El relato arranca en abril, "185 días antes", y el lector no sabrá cuál es este hecho decisivo que define el momento cero hasta las últimas páginas. "La única cosa que quería explicar es el último día. La cuenta atrás genera tensión y expectativas, es una larga explicación para entender cómo Mei llega hasta donde llega", apunta. El libro hace un triple juego metaliterario y se enlaza con Solitud de Víctor Català: la novela que está escribiendo Mei es a la vez la novela de Gurt, que se refleja en el clásico, adopta su estructura y transpone algunos personajes. La protagonista alquila la casa a Manel, un hombre chapucero e inquietante que recuerda al personaje de Ànima, y establece un vínculo poderoso con Flavi, un agricultor seductor con aires de Gaietà de Solitud. "Hacia el final, incluso he incluido frases literales de Solitud, pero quien no lo haya leído no pasa nada, puede entrar igualmente en la novela", dice Gurt.

Uno de los personajes que se desvía del esquema de Solitud es el de la madre de Mei. Desde el punto de vista de la protagonista es "una mujer egocéntrica, muy preocupada por la belleza, que abandonó emocionalmente a su hija; le daba muchas cosas, pero no le daba amor", señala la autora. El rencor que siente Mei por ella la aleja de cualquier posibilidad de redención: "Tiene una herida emocional profunda, que quizás no se corresponde del todo con la realidad".

La naturaleza, una fuerza poderosa

Igual que en el libro de Víctor Català, la naturaleza y la montaña se levantan como un personaje poderoso en la historia de Mei. A medida que se va quedando sola, la protagonista se somete cada vez más a la propia animalidad, que la autora relata con una voz narrativa apasionada. "Es intensa, soy consciente de ello", afirma Gurt, a quien le preocupa "la belleza del lenguaje" y a la vez no quiere caer en "un exceso de énfasis estilístico". De Solitud también ha cogido la idea de alternar leyendas con la trama principal de la historia. "Algunas están insertadas en medio, otras están más escondidas", destaca la escritora, a quien le interesaba "el valor simbólico y el tono de fábula popular" de estas pequeñas historias.

Gurt escribió Sola en paralelo con los relatos de Cabalgar toda la noche, y por eso los dos libros "son primos y tienen imágenes en común". Para la escritora, "los cuentos son un barbecho mental" que le permiten distanciarse de la novela durante el proceso de creación. La estrategia le ha funcionado tan bien que ya lo ha replicado: ahora está preparando una segunda novela sobre la memoria como mecanismo de supervivencia que escribe simultáneamente con nuevos relatos. "Me han dado la Beca Montserrat Roig, una beca de escritura de la Generalitat y la de los Premis Barcelona. ¡Algo tengo que hacer, con todo esto!", bromea.

Compra este libro 

Haz clic aquí para adquirir 'Sola' a través de Bookshop, una plataforma que apoya a las librerías independientes.

stats