Misc 12/04/2021

Nace Bookshop.org: las librerías independientes quieren un trozo del pastel digital

La plataforma, que ha sido un éxito en los Estados Unidos y en Inglaterra, abre con 200 librerías en el Estado

4 min
El web Bookshop.org  para hacer compras de libros online ya se puede utilizar des davui.

BarcelonaBuy books online. Support local bookstores. Este es el lema de la tienda de libros digital Bookshop.org: compra online y apoya a las librerías de proximidad. Este dilema que tanta gente ha vivido desde el primer confinamiento –y que mayoritariamente se acaba recurriendo al gigante del e-commerce Amazon– es el que quiere cambiar Bookshop.org. Este lunes nace en el Estado, con sede en Barcelona, la versión catalana y castellana de la plataforma , con un catálogo de 350.000 libros en stock y 200 librerías independientes adheridas al proyecto, 60 de las cuales son catalanas. El objetivo es llegar a 500, el 50% del total. 

Bookshop es esencialmente una plataforma que aglutina librerías independientes –como A Peu de Pàgina o la Documenta de Barcelona, la Llar del Libre de Sabadell, la vaDllibres de Menorca, la Fatal de Lleida, la Geli de Girona, la Farinelli de Segovia y la Buena Letra de Gijón–, les da un espacio propio para hacer el trabajo de prescripción propia de los libreros y ofrece a los clientes un servicio de la misma calidad que Amazon: compra en un clic, fiabilidad y rapidez (24 horas). Además, el precio fijo del libro también ayuda en la competitividad. “Bookshop.org es para personas que compran libros online pero que no quieren comprar en Amazon o se sienten culpables de comprar y buscan una alternativa ágil y rápida a su librería de proximidad”, explica Marta Marron, que, junto con Marc Subirats, son impulsores de Bookshop y copropietarios de la librería La Memòria.  

El lanzamiento de la página web en los Estados Unidos, impulsado por el editor del sello Catapult y la revista Literary Hub, Andy Hunter, tuvo el don de la oportunidad: abrió en enero del 2020. La pandemia llegó poco después y el éxito fue brutal e inesperado. En un año facturaron 50 millones de dólares, y 12 millones de margen fue para las librerías. Pero es que Amazon factura en los Estados Unidos 3.200 millones de dólares al año en libros.

Bookshop nació porque los impulsores veían que Amazon pasaba de tener el 35% de cuota de mercado en 2015 a tener el 50% en 2019 y, siguiendo la proyección, en 2025 tendría el 80% del mercado de los libros en los Estados Unidos. Como las librerías independientes no participaban en el pastel creciente del comercio online, peligraba el equilibrio del ecosistema del sector. En los Estados Unidos, por cada venta a domicilio que hacía una librería de proximidad, Amazon hacía 300.

El campo para correr era brutal y cada cual hacía la guerra desde su página y su tienda. “Las librerías de proximidad tenemos una gran dificultad para competir en el comercio digital, por las expectativas de rapidez que tienen los clientes pero también por las limitaciones del catálogo de libros que tenemos en stock y nuestra capacidad logística”, explica Marron. Las cifras hablan: una librería pequeña puede tener 10.000 libros en stock y una grande, 50.000. Pero en el mercado español se venden 350.000 libros. Por lo tanto, es probable que una librería no tenga un libro concreto y tarde en recibirlo y hacerlo llegar al cliente. La plataforma tiene este amplio catálogo en stock y la disposición de conseguir hasta 600.000 títulos. Bookshop quiere potenciar “el valor del librero como prescriptor, no algoritmos automáticos”, dice Marron, pero con una logística centralizada y el catálogo compartido.

El lanzamiento de Bookshop se replicó en noviembre en Inglaterra, en alianza con la asociación de librerías inglesa, y volvió a funcionar. En tres meses giraron 5 millones de libras; 1 millón para las librerías. La empresa catalana espera facturar 10 millones en dos o tres años para revertir más de 2 millones a las librerías. Muchos países del mundo se han interesado en abrir réplicas. La empresa americana ofrece gratuitamente la licencia de la tecnología y el modelo a la empresa local de cada país, que es la que se ocupa de hacer funcionar el negocio. De cada venta que hacen, el 25% neto va para el librero (el margen bruto en una librería suele ser del 30%). El sistema es posible porque editoriales y distribuidores se han comprometido a ajustar precios.

El confinamiento, el origen de todo

La idea de implantarlo en el Estado llegó con el confinamiento. El hecho de que las librerías pequeñas no tuvieran ni siquiera página web para hacer ventas online las dejaba con total incapacidad de trabajar. El proyecto Llibreries Obertes salvó los muebles en muchos casos. Los copropietarios de La Memòria –que ya se había salvado antes in extremis del cierre– contactaron con la matriz americana de Bookshop el abril pasado, buscando la manera de hacer viable un negocio como el suyo. Así nació la idea de replicar la plataforma, incluyendo una oferta de libros en catalán competente.

“La respuesta de libreros, editores, distribuidores y gremios es muy buena. Todo el mundo había oído a hablar de ello, todo el mundo reconoce que había necesidad de hacer algo y ve que esto puede ser una oportunidad”, asegura Marron. El gremio catalán ha informado a sus asociados del lanzamiento. Consideran que implica “más ventanas abiertas” y que cada librería tiene que decidir su estrategia. Las que tienen un canal de venta con bastante fuerza quizás no quieren dispersarlo, pero las que tienen el e-commerce poco desarrollado o poca capacidad de dedicarse a ello encuentran la solución.

“Bookshop somos las librerías de proximidad que hacemos llegar los libros donde estés, con espíritu de servicio universal”, opina Guillem Terribas, fundador de La 22 de Girona. “Es una oportunidad a la que solo podemos decir «sí»”, afirma Fe Fernández, de L'Espolsada, de Les Franqueses del Vallès. Bookshop insiste en que quiere ser la segunda mejor opción de compra, por detrás de la librería física. Por eso está Rafael Gutiérrez, de La Buena Letra de Gijón: “El espíritu de Bookshop es el espíritu de la librería independiente, y por eso nos sentimos representados”. Habrá que ver la capacidad de liderazgo y de atracción de grandes audiencias de la plataforma.

stats