Vida en movimiento
Misc 19/07/2021

Orgasmos para hacer frente a la menopausia

La menopausia es una etapa normal de la vida de una mujer en la que el cuerpo se transforma. La bajada de hormonas puede comportar varios síntomas, uno de los cuales es la atrofia vaginal

2 min
Las necesidades de las mujeres ahora no son las mismas que hace 25 años.

La menopausia no es el final. Tampoco es una enfermedad, a pesar de que se haya medicalizado un proceso fisiológico normal de las mujeres. “No es una enfermedad, pero da lugar a síntomas y molestias que, según cómo las vivas y según el grado de intensidad, pueden condicionar la vida”, dice la jefa del servicio de ginecología y obstetricia del Hospital de Sant Pau, Elisa Llurba, que lo está viviendo en primera persona. Y está constatando la falta de información y el desconocimiento que hay sobre esta etapa de la vida de la mujer. “Falta investigación. He encontrado pocos estudios y cada profesional tiene respuestas diferentes. ¿Métodos naturales o artificiales? He tenido mis dudas y no hay evidencias claras. Estamos en el limbo. ¿Se ha preguntado a las mujeres qué les preocupa sobre esta etapa? Porque las necesidades de las mujeres de ahora no son las mismas que hace 25 años. Han cambiado, y queremos vivir más años en buenas condiciones”, reivindica Llurba.

La madurez coincide con la menopausia, una etapa normal de la vida de una mujer que se caracteriza por el final de la menstruación y la pérdida de fertilidad. Se sitúa alrededor de los 51 años, pero puede oscilar entre los 45 y los 55 años. La mujer empieza a perder progresivamente su función ovárica y baja la producción de las hormonas femeninas, los estrógenos y la progesterona. No todas las mujeres tienen los mismos síntomas. Pueden aparecer, o no, sofocos, sudoración, intranquilidad, insomnio, atrofia y sequedad vaginal y taquicardia. A largo plazo hay mujeres que pueden desarrollar osteoporosis, problemas cardiovasculares y artrosis. “El cuerpo cambia, hay una sacudida que será más o menos fuerte según la mujer, pero no me gusta que lleguemos a ello con miedo. A cada mujer la afecta de manera diferente. Y podemos estar quejándonos de lo que ya no tengo o mirar hacia dónde voy. Por eso yo lo llamo plenipausa : el cuerpo se transforma”, asegura la fisioterapeuta Mireia Grossmann.

Vida sexual

De entre los muchos cambios que experimenta el cuerpo de la mujer durante la menopausia está la atrofia vaginal, y esto se puede traducir, en algunos casos, en dolor en las relaciones sexuales con penetración. Grossmann explica que este es un tema todavía tabú que preocupa a muchas mujeres. “La fisioterapia del suelo pélvico puede ayudar mucho”, dice. Ella recomienda orgasmos terapéuticos -ver cuadro adjunto- para combatir la atrofia vaginal. “Tengo 47 años, me encuentro mejor que nunca, me cuido y hago ejercicio, y no estoy dispuesta a no tener ganas de tener relaciones sexuales o a que me haga daño. Quiero vivir al 100% durante muchos años más”, dice Llurba. Los expertos aconsejan hacer prevención y cambiar hábitos: dieta saludable y practicar ejercicio.

El consejo de la fisioterapeuta, por Mireia Grossmann

“Durante la menopausia es muy común la atrofia vaginal, que engloba los cambios que experimenta la vagina cuando se da la caída hormonal: el tejido se vuelve más débil, pierde elasticidad y lubricación y se puede traducir en dolor en las relaciones sexuales con penetración”.


“Cuando un músculo no se utiliza hablamos de atrofia. ¿Y qué hacemos entonces? Gimnasia. Y en la atrofia vaginal, vendría a ser lo mismo. La vagina es un conducto muscular y, como buen músculo, necesita contraerse para hacer gimnasia. Pero es musculatura involuntaria, como la de las paredes del estómago, que se contraen bajo un estímulo, no voluntariamente.


Los ejercicios de Kegel funcionan sobre el suelo pélvico pero no sobre el conducto de la vagina”.


“Para contraer la vagina se necesita un estímulo: el orgasmo. Durante los orgasmos la vagina se contrae y esta contracción es gimnasia vaginal. Hablamos de orgasmos terapéuticos para hacer revivir el tejido muscular de la vagina. Contra la atrofia vaginal, orgasmos terapéuticos”.

stats