26/01/2021

Portugal: espejo y espejismo

3 min
Marcelo Rebelo de Sousa, reelegido presidente de Portugal
Disponible en:

En Portugal han votado en unas elecciones para la presidencia de la República con un confinamiento mucho más riguroso y peores índices covid que Catalunya. Lo han hecho como hacen las cosas en Portugal, sin ruido, ni aspavientos. Estas elecciones han dejado dos datos preocupantes: la abstención del 60,51% (a pesar de que en 2011 había sido del 53%, sin covid ) y un notable aumento de la ultraderecha, que ha situado el candidato de Chega! en el tercer lugar con un 11,90% de los votos.

No es mi intención comentar los resultados sino pensar en la calidad de espejo (o de espejismo) que Portugal suele tener para Catalunya. ¿Cómo leemos en nuestra situación estos datos? ¿Como espejo, como espejismo o como profecía? Me temo que como profecía en cuanto a la abstención y a la subida de la ultraderecha, pero nada más. El tipo de elección no es comparable, las presidenciales de una república no presidencialista, como es el caso, no son como las catalanas, y como estas catalanas menos.

Miremos atrás. No hace falta que retrocedemos hasta las relaciones dinásticas medievales con la Corona de Aragón, cuando la reina Isabel convertía panes en rosas, un milagro muy estético pero poco nutritivo para los hambrientos. Fijémonos en tres momentos destacados: la Guerra de los Segadores, la Renaixença y la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974. 

Se suele decir a menudo que Portugal recuperó su independencia en 1640 porque Catalunya pagó el precio perdiendo la suya. Primer espejismo. No fue exactamente así. Portugal recuperó la independencia, en una larguísima guerra de casi treinta años, porque su situación era mucho más favorable. Era un inmenso imperio que toda Europa quería sacar de las manos de los Habsburgo españoles, especialmente el mejor padrino de Portugal, Inglaterra. Catalunya miró hacia Francia y perdió hasta la camisa. Luís XIII no era muy partidario de independencias. Por otro lado, la nobleza portuguesa, a pesar de que estaba dividida y peleada, encontró un líder, el duque de Braganza, y lo siguió. La aristocracia catalana hacía dos siglos que se desangraba en guerras de bandos. No hubo un Braganza. Aun así, había espías aquí y allá, panfletos allá y aquí y una notable actividad subversiva. La sección de reserva de la biblioteca de la Universitat de Barcelona guarda un fondo documental muy importante de esta alianza fallida. Un título: Carta lealmente vertida de portugués a catalán [...] da aviso de los éxitos que han tenido las armas del rey de Portugal, Don Juan, [...]. Va al fin un edicto del rey de Portugal en favor de los catalanes, 1641. Pero todo va acabar en nada. El 1640 Portugal fue un espejismo.

En la Renaixença hubo un flujo importante de contactos culturales entre Catalunya y Portugal, especialmente a través de la tarea de Ignasi Ribera i Rovira, el gran mediador, un catalán criado en Portugal, donde su padre dirigía una fábrica de tejidos de lana, y que trabajó mucho para establecer vínculos entre sus amigos catalanes, como Joan Maragall, y los portugueses, como Teixeira de Pascoaes. Fue un intento de tejer, con la lana portuguesa y las indianas catalanas, un puente entre ambos extremos de la Península porque, como escribía Maragall el 1912: “Estos aires de mar se tienen que encontrar por encima de las secas llanuras castellanas y penetrarlas algo de la húmeda salobridad, para hacer un ambiente general peninsular que sea para todo el mundo más respirable de lo que lo es ahora”. En aquel momento, Portugal fue un espejo y un ariete. 

Finalmente, pasando sin pararme por las visiones de Portugal de Gaziel y de Josep Pla, llegamos a la esperanza que representó para Catalunya el 25 de abril de 1974, la revolución casi perfecta que tuvo cronistas como Fèlix Cucurull o el recientemente desaparecido Jordi García-Soler. Aquí Portugal fue espejo y profecía, Franco moría un año después.

¿Y hoy? Portugal tiene un gobierno de coalición entre el Partido Socialista y el Bloque de Izquierda que funciona como una máquina bien engrasada sin zancadillas ni pisarse los callos. Esto les ha permitido hacer unas elecciones en tiempos de pandemia sin que llegara el apocalipsis. En nuestras tierras los gobiernos de coalición no tienen la misma tradición y, en cambio, las puñaladas, sí. Escribía Andreu Mas-Colell en este diario el pasado 19 de diciembre: “El camino de Portugal no será fácil. Creo que la demografía ayuda pero sobre todo nos hace falta autocontrol”. Muy cierto. Cuando entramos en Portugal nos asombra la ausencia de griterío. Aquella gente no grita en los bares y raramente hacen el milhombres. ¡Son muy extraños! Ahora Portugal podría ser un espejo, un espejo de cultura de coalición y de buena educación cívica. Una pizca de saudade (para arreciar el tópico) nos iría bien para templar los ánimos y mirar adelante con realismo. Ojalá Portugal esta vez fuera un espejo...

Elena Losada es profesora de la UB e investigadora de ADHUC — Centro de Búsqueda Teoría, Género, Sexualidad

stats