23/01/2021

Lupin: un ladrón que os enganchará

2 min
Disponible en:

En el top-ten de las series más vistas de Netflix está triunfando la serie francesa Lupin. Es la historia de un ladrón de guante blanco con las habilidades de mago Houdini que roba un collar de la reina María Antonieta expuesto en el Louvre. La trama combinará las peripecias de Assane Diop (Omar Sy) para salirse con la suya mientras la policía investiga el caso e intenta atraparlo en vano. El argumento bebe de la colección de historias del personaje literario Arsène Lupin, ladrón y señor, creado por el escritor Maurice Leblanc. El protagonista de la serie era admirador suyo desde pequeño y por razones familiares crea un vínculo de fascinación con el personaje que inspirará su conducta. También hay alguna trama que se acerca al thriller periodístico. Ahora bien, solo se puede disfrutar con Lupin si se aceptan los códigos un poco mágicos e inverosímiles de la picardía detectivesca más clásica y las casualidades imposibles. El protagonista se disfraza más que Mortadelo intentando desarrollar una personalidad camaleónica para pasar desapercibido, una calidad que resulta un poco inverosímil en un actor con la planta y el carisma de Omar Sy. Algunas de sus prodigiosas habilidades están más cerca del ilusionismo que de la destreza, hasta el punto de que con el truco de las manillas del segundo episodio tienes que optar por dibujar una sonrisa indulgente más que encontrar verosimilitud. Cada vez que crees que pillan al protagonista, siempre encuentra un recurso insólito para escabullirse. Tiene algunas chispas de sentido del humor, como el perro que ladra cada vez que oye el nombre del malo. Y cierta obsesión por que los personajes mueran del mismo modo a lo largo de los cuatro episodios.

El punto más fuerte de la serie reside en la historia que sirve para justificar al protagonista. La trama da saltos al pasado para explicar las razones por las cuales Assane Diop desarrolla esta admiración por Lupin y para provocar la empatía del espectador con un ladrón. El protagonista no roba por codicia sino para hacer justicia con un misterio que tiene que ver con su padre. Y en este sentido la serie construye muy bien un argumento que conecta con los prejuicios raciales en el París más selecto de los años noventa. Paralelamente se van dibujando las razones por las cuales Diop se ha acabado dedicando a la picaresca sin tener oficio ni beneficio y que explican sus dificultades para mantener una vida personal y familiar estable.

En Lupin son divertidos los giros de guion y el talante que da el actor Omar Sy al protagonista. La serie da ganas de viajar a París y consigue seducirte con la trama, no porque sea muy buena sino porque conectas con los personajes y quieres saber cómo acaban. Pero ojo porque la serie solo son cinco capítulos con la garantía de una futura segunda temporada. Y esto supone que llegas al final casi sin darte cuenta y con la sensación de que te han dejado la historia a medias.

stats