28/01/2022

Estamos superando la crisis económica del covid

2 min
Almacén general logistic del grupo Buen Precio Estallido a Hostalets de Balenyà

La bajada histórica del paro, confirmada por la Encuesta de Población Activa (EPA), invita al optimismo económico. Lo mismo se puede decir de los datos récord de recaudación de Hacienda hechos públicos también este jueves. La semana se cerrará este viernes con el PIB, que a pesar de que no lleva un ritmo de crecimiento equiparable al de la reducción del paro o al de recaudación de impuestos, sigue avanzando, de forma que se calcula que este año se recortarán distancias con los niveles de 2019. En todo caso, y a pesar de las dudas que genera el PIB, la fotografía conjunta resulta esperanzadora, en especial si tenemos presente que uno de los motores tradicionales, el turismo, todavía está a medio gas debido al alargamiento de la pandemia a nivel mundial y de las restricciones en el ámbito catalán, cosa que quiere decir que en este sector hay un claro margen de mejora. El día que recupere los niveles de actividad pre crisis, la recuperación todavía puede ser más robusta.

Uno de los sectores en los que no se ha recuperado el paro es el de la construcción, otro antiguo pilar que por lo que se ve ya no es decisivo. Los servicios, la agricultura y la industria (por este orden) han sido los que han tenido un mejor comportamiento en 2021, cosa que da a entender que la economía catalana muestra una vitalidad transversal, que ha permitido crear más de 400 empleos al día de media. Así pues, con un 10,16% de paro, Catalunya tiene ahora mismo la tasa más baja desde el tercer trimestre de 2008 y ya está un poco mejor que a finales de 2019, justo antes de la repentina y letal irrupción del covid. El dinamismo del sector público, gracias a la política europea de corte keynesiano –y gracias a los fondos europeos, claro–, también se ha notado, tanto en la contratación de personal como en la licitación de obra pública, que en Catalunya se ha doblado en un año, y que ha superado en un 57% la de 2019, hasta rozar los 3.000 millones de euros, otro hito remarcable.

Ahora lo que habrá que ver es si la evolución a la baja del desempleo mantiene el buen ritmo del año pasado y si el PIB coge más velocidad. Estos son los retos para el 2022. En todo caso, no hay duda de que estamos superando la crisis económica provocada por el covid y de que, además, las perspectivas epidemiológicas también son buenas y, por lo tanto, claramente pueden ayudar. Pero nada está asegurado. Habrá que seguir picando piedra cada día, sector a sector, y sin duda una buena reforma laboral consensuada, que ahora mismo no está nada asegurada, podría contribuir a crear un clima de confianza, además de asegurar la llegada de más fondos covid europeos.

En cuanto a los datos de Hacienda, referidos al conjunto del Estado, son ciertamente otro brote verde y, de hecho, superan las propias previsiones del ministerio. El aumento interanual registrado es de un 15% (claro que el 2020 fue el peor de la pandemia), y la recaudación vía impuestos ha subido hasta los 223.382 millones de euros, un hito histórico. Por impuestos, el IRPF ha crecido un 7,5%, el IVA un 14,5% y el impuesto sobre sociedades un 67,9%.

stats