Gobernabilidad del Estado
Política 01/03/2021

El 14-F aleja a Sánchez de sus socios

La confrontación constante entre el PSOE y Unidas Podemos inquieta a la mayoría de la investidura

4 min
El presidente español, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias, en una reunión del consejo de ministros.
Disponible en:

MadridEl Congreso ha vivido los últimos días una recentrifugación de fuerzas. El cuadragésimo aniversario del 23-F, sumado a las negociaciones para renovar los órganos constitucionales -que han culminado solo con el desbloqueo de RTVE-, han mostrado una sintonía inaudita entre el PSOE y el PP durante meses. Hasta el punto que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y Felipe VI se refirieron al líder de los populares, Pablo Casado, con un cargo en desuso en el protocolo desde hacía una pila de años: jefe de la oposición. Mientras tanto, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha recibido unas cuántas advertencias desde el bloque de la investidura. Si bien la campaña electoral catalana marcó también la política española, los resultados del 14 de febrero todavía se arrastran y los socios de Sánchez creen que Ferraz es quien primero ha azuzado la confrontación con Podemos para ganar votos por la derecha y sacar provecho de la derrota de Cs.

La interpretación de los resultados marcó una parte del debate del pasado miércoles sobre el estado de alarma. Para evitar la confrontación con ERC, Pedro Sánchez acostumbra a poner a Junts per Catalunya en la diana. Si la semana anterior ya había metido a Vox y al partido de Carles Puigdemont en el mismo saco, esta consideró rotundamente “falso” que el resultado electoral reflejara una mayoría independentista y extrapoló el 52% de voto independentista a la proporción respecto al censo. “El PSOE está mirando de ensancharse hacia el centroderecha, pero nos necesitará pronto”, apuntan al ARA fuentes de ERC sobre la estrategia de los socialistas de la última semana.

Habrá que ver cuál es la reacción entonces del independentismo. En plenas negociaciones para formar gobierno en Catalunya, republicanos y JxCat intentan no airear las discrepancias en el Congreso. ERC, de hecho, pidió una rectificación a Sánchez por haber equiparado a Vox con JxCat. Fuentes de los republicanos apuntan también que no está en juego su estrategia en el Congreso después de los resultados de las elecciones, pero también admiten que Sánchez puede pescar mayorías alternativas. Se vio con la convalidación del decreto sobre fondos europeos, que acabó salvando gracias a Vox, y con las prórrogas del estado de alarma y la negociación con Ciudadanos en relación con los presupuestos.

Escalada de reproches a la coalición

Este clima viene abonado por el choque continuo entre los socios de gobierno. Pese al llamamiento de Sánchez a “bajar los decibelios”, Podemos culminó el jueves una escalada de reproches por la intención del PSOE de no controlar el precio del alquiler en la futura ley de la vivienda, haciéndose una foto conjunta con toda la mayoría del bloque de la investidura excepto el PNV en la puerta de los Leones. “Unidas Podemos no concibe que el PSOE presente la ley de vivienda al consejo de ministros sin incluir el acuerdo para regular alquileres”, señalan fuentes del partido lila. Desde la formación de Pablo Iglesias también opinan que Sánchez mira hacia la derecha por estrategia, pero también porque no hay elecciones previstas en los próximos dos años -si no se adelantan en Andalucía- y de momento ya cuenta con unos presupuestos aprobados.

Pero el presidente español reiteró el miércoles el compromiso de gobernar con el bloque progresista y de mantener la coalición hasta el 2023. Delante se encontró con las críticas sobre todo de los nacionalistas e independentistas vascos, que le pidieron poner orden interno después de unos días en que han sonado más las disputas dentro del gobierno y en la derecha que no entre el viejo bipartidismo español. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha sido quién se ha mostrado más preocupado por la división a la coalición: “Nos asusta esta lucha interna”. EH Bildu también ha pedido al PSOE y a Unidas Podemos que “sean responsables”.

La agenda catalana

Fuentes socialistas señalan al ARA que nada ha cambiado, si bien se tendría que entender como normal que haya una cierta frialdad hasta la formación de gobierno en Catalunya. Fue lo que evidenció la moción fallida de ERC, en la que el PSOE -con la abstención de Podemos- volvió a rechazar un referéndum pactado. Una vez se forme un ejecutivo en Catalunya, el gobierno español ya ha avanzado que una de las prioridades tendrá que ser restablecer la mesa de diálogo, y tiene pendiente también resolver el indulto a los presos políticos. En la primera entrevista a la prensa como ministro de Política Territorial, Miquel Iceta se preguntaba ayer en El País si tuvo un coste político para Adolfo Suárez legalizar el PCE. “Si llegas a la conclusión de que tienes que tomar una decisión que puede tener un desgaste político, pero consideras que es imprescindible, la tomas”, dijo.

Los temas clave para los cuales hará falta ERC

Ley de memoria democrática

Carmen Calvo necesitará a los republicanos, que exigen ir más allá de la ley presentada.

Ley de vivienda

Todos los miembros del bloque de investidura menos el PSOE y el PNV piden regular los alquileres.

Ley trans e igualdad de trato

Podemos presenta su propuesta pero los socios prometen enmiendas.

Convalidación de decretos

Sánchez ya sabe qué pasa si no negocia: aprobó el decreto de los fondos europeos gracias a Vox.

stats