Elecciones andaluzas
Política 03/06/2022

Andalucía: un nuevo termómetro de la carrera hacia la Moncloa

En marcha la campaña electoral para las elecciones del 19 de junio

4 min
El candidato popular a la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, con el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo

MadridLa comunidad autónoma más poblada de España pone las urnas el 19 de junio y el termómetro en la carrera Sánchez-Feijóo hacia la Moncloa. Los socialistas temen un batacazo que cuestionaría el relevo impuesto a Susana Díaz. El PP aspira a un gobierno en solitario pero Vox gana fuerza y ya solo se conforma con una coalición. Y la accidentada suma de la izquierda será la primera prueba de fuego para Yolanda Díaz.

1.
Juan Espadas

La apuesta de Sánchez contra Susana Díaz

Juan Espadas

Pedro Sánchez se juega el 19-J más que la primera batalla electoral contra Alberto Núñez Feijóo y que el intento de recuperar el poder perdido del PSOE en Andalucía. Su candidato, Juan Espadas (Sevilla, 1966), fue su apuesta en la lucha interna contra Susana Díaz, la baronesa del socialismo andaluz. Después de ganarle las primarias a escala estatal en 2017 y que Díaz tuviera que abandonar la Junta en 2018, Sánchez inició la operación más difícil y tuvo éxito. Hace un año Espadas venció a la expresidenta en las primarias del PSOE andaluz y abandonó la alcaldía de Sevilla para preparar la carrera del 19-J. Abogado, se ha especializado en gestión medioambiental y ordenación del territorio, con varias responsabilidades en los gobiernos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán. De perfil moderado, en 2015 destronó al exministro popular Juan Ignacio Zoido en la alcaldía de Sevilla después de cuatro años de oposición.

2.
Juanma Moreno

La mano derecha de Feijóo que pretende gobernar sin Vox

Juanma Moreno, el candidat del PP a la Junta d'Andalusia

Juanma Moreno (Barcelona, 1970) es el hombre de Alberto Núñez Feijóo en Andalucía, y su objetivo es materializar la estrategia del nuevo líder popular: llegar a una mayoría lo bastante amplia como para gobernar sin Vox. Moreno consiguió hace cuatro años romper con la hegemonía socialista en Andalucía gracias, precisamente, al apoyo externo de la extrema derecha y a un pacto de gobierno con Ciudadanos. Graduado en protocolo y organización de eventos, de muy joven ya probó suerte en política y se afilió a Nuevas Generaciones, las juventudes del PP. Bien pronto asumió cargos de responsabilidad que lo llevaron, pocos años después, a dar el salto a la política institucional. Fue regidor en el Ayuntamiento de Málaga, diputado en el Parlamento andaluz y en el Congreso y senador. Después de cuatro años al frente de la Junta, ahora tiene en sus manos revalidar la presidencia, pero esta vez aspira a hacerlo en solitario. De hecho, asegura que está dispuesto a repetir las elecciones antes que incorporar consejeros de Vox en el ejecutivo. Por eso se ha lanzado a la caza del voto moderado, el que se disputa con los socialistas, y se presenta como la opción útil para evitar que la extrema derecha gobierne en la comunidad.

3.
Juan Marín

La esperanza naranja para evitar la irrelevancia

Juan Marin

Juan Marín (Sanlúcar de Barrameda, 1962) es uno de los últimos cartuchos que tiene Ciudadanos para evitar la irrelevancia total. El actual vicepresidente de la Junta de Andalucía es la esperanza de la líder naranja, Inés Arrimadas, para mantener una mínima cuota de poder en los próximos cuatro años. El PP ya se ha mostrado predispuesto a revalidar el pacto de gobierno si los números lo hacen posible, pero a estas alturas las encuestas auguran un batacazo de los naranjas, que podrían pasar de los 21 escaños del 2018 a una horquilla de entre 1 y 3 diputados. Marín estudió Relaciones Laborales y empezó su carrera política en el Ayuntamiento de Sanlúcar en 2007, donde se presentó con la candidatura Ciudadanos Independientes de Sanlúcar. Años más tarde dio el salto a Ciudadanos: desde el 2015 es diputado en el Parlamento andaluz y desde hace cuatro años, vicepresidente de la Junta de Andalucía. Su buena relación con el presidente andaluz, Juanma Moreno, pero sobre todo con el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, lo llevó a firmar el pacto de gobierno con el PP. Arrimadas, que receló de aquel acuerdo, ahora se agarra a él como a un clavo ardiendo.

4.
Teresa Rodríguez

El último intento para el andalucismo

Teresa Rodríguez, la candidata d'Endavant Andalusia

Teresa Rodríguez (Rota, 1981) obtendrá con toda probabilidad sus peores resultados el año que se presenta con la candidatura que quería, andalucista y sin vínculos con Madrid. Cabeza de lista de Podemos Andalucía en 2015 y de Adelante Andalucía –una coalición entre Podemos e Izquierda Unida– en 2018, ahora se presenta con su nuevo instrumento y sus fieles. Crítica con la coalición con el PSOE, el abrazo amistoso con Pablo Iglesias para escenificar el divorcio fue un espejismo y, durante la baja de maternidad, la mayoría del grupo al Parlamento autonómico la expulsó. Licenciada en filología árabe, con 18 años ya figuraba en las listas de Izquierda Unida. Ayudó a la fundación de Podemos desde la corriente Anticapitalistas, fue eurodiputada y ahora hace un último intento en Andalucía con un nuevo partido que en un futuro aspira a dar el salto al Congreso.

5.
Macarena Olona

La paracaidista de Salobreña

Macarena Olona

El episodio entronca con su legado de los últimos tres años en el Congreso, donde ha sido artífice de la judicialización de la política que caracteriza la estrategia de la formación de extrema derecha. Abogada del Estado, entre 2013 y 2017 fue la máxima responsable del organismo en Euskadi, donde luchó para que en todos los ayuntamientos se exhibiera la bandera de España. Los últimos años ha destacado por una actitud teatralizada en el Congreso que ahora explota en Andalucía.

No se sabe cuáles son las propuestas de Vox para Andalucía, más allá de negar la violencia machista y el cambio climático y querer combatir la inmigración, cuestiones que defienden en todas partes sin que necesariamente tengan que ser específicas de cada territorio. Lo que ya casi todo el mundo sabe es que su candidata es Macarena Olona (Alicante, 1979), que quiere protagonizar un “Macarenazo” –un buen resultado que fuerce a Juanma Moreno a pactar una coalición– y que es una paracaidista: presume orgullosa de haber ganado jurídicamente la batalla sobre su empadronamiento en el municipio granadino de Salobreña, concretamente en el domicilio de un dirigente de Vox.

6.
Inma Nieto

El primer test para la suma de izquierdas

Inma Nieto

Desde el 2012 es diputada en el Parlamento andaluz y, de hecho, ya había cumplido el máximo de tres legislaturas que marcan los estatutos de Izquierda Unida, el partido en el cual milita. Inma Nieto (Algeciras, 1971), sin embargo, optará a una cuarta legislatura, esta vez liderando Por Andalucía, una coalición de izquierdas (incluye, entre otros, a Izquierda Unida, Más País y, sin estar formalmente, también a Podemos) que tuvo una gestación accidentada por las disputas internas. Su liderazgo lo bendijo la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y ahora tendrá que disputarse el voto con Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía, con quien no mantiene una buena relación después de la ruptura en la cámara andaluza. Licenciada en ciencias políticas, inició su carrera institucional como regidora de Algeciras y mantiene un pie en el sindicalismo como afiliada de CCOO.

stats