Política 11/03/2021

Arrimadas, entre dos aguas: el PP lanza una opa hostil a Cs y la Moncloa le reclama más pactos

El 'Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid' publica la convocatoria de elecciones en Madrid

5 min
La líder  de Ciutadans, Inés Arrimadas, ayer miércoles marchando del Congreso .

Barcelona / MadridMientras Inés Arrimadas acusa a Isabel Díaz Ayuso de creerse el fantasma de una moción de censura en Madrid inexistente, la líder popular ya está en campaña electoral. Y los primeros pasos del PP apuntan a que lo que hasta ayer era una relación estable basada en gobiernos de coalición ahora se ha convertido en un intento de opa hostil hacia el partido naranja. El ataque es en forma de tragarse a su electorado. Y además de los votantes naranjas, también a sus dirigentes. Este miércoles Teodoro García Egea, secretario general del PP, ya abrió la puerta "a todos los militantes y dirigentes de Cs defraudados con Arrimadas", y este jueves la propia Díaz Ayuso ha afirmado en esRadio que "si hay la posibilidad" intentará "contar con" personas del partido naranja en su lista electoral.

La amenaza popular todavía la ha llevado más allá su portavoz en el Senado, Javier Maroto, que ha asegurado a RNE que "muchos dirigentes" de Ciudadanos se han puesto "en contacto de manera discreta" con la formación de Pablo Casado para ver si "pueden ir a un partido que es sólido". El PP ha utilizado los instantes después del terremoto para meter el miedo en el cuerpo de Cs, un partido en horas bajas desde la marcha de Rivera y que a cada cita electoral suma un nuevo fracaso.

Arrimadas, sin embargo, sigue navegando entre dos aguas y se centra en reiterar que el descalabro en Madrid fue provocado por el PP. La líder naranja ha insistido en el hecho de que la decisión de aliarse con el PSOE en Murcia para apartar a los populares del gobierno responde a motivos "éticos" por el Vacunagate y que el cambio de alianzas "se circunscribe solo a un territorio". "Nuestro equipo de Murcia no podía dormir; lo más fácil es taparlo, pero no podían", ha apuntado Arrimadas. Por eso, la dirigente naranja ha desmentido que el movimiento en Murcia sea de alcance estatal -ha dicho que no ha hablado ni negociado con Pedro Sánchez sobre el tema- y que Díaz Ayuso se ha visto amenazada por una moción de censura inexistente. Para justificarlo, Arrimadas ha confirmado que Cs votará en contra de echar al PP del gobierno de Castilla y León -ayer el PSOE presentó una moción de censura en este territorio, donde el ejecutivo está formado también por populares y naranjas-. "Demostraremos que Ayuso se equivoca", ha sentenciado Arrimadas a la Cope.

Mientras tanto, la Moncloa presiona a Ciudadanos para que se convierta en un socio habitual también en el Congreso. La ministra portavoz española, María Jesús Montero, ha celebrado el giro de Arrimadas en Murcia y la ha animado a convertirse en un partido importante del centroderecha que haga de "bisagra" entre el PP y el PSOE, capaz de pactar a dos bandas. En una entrevista a TVE, ha señalado que el PP se ha lanzado a los brazos de Vox con la operación de Ayuso y ha tildado de "locura" la convocatoria de elecciones en plena pandemia, cuando hace cuatro días defendía que hubiera elecciones en Catalunya a pesar de la tercera oleada del coronavirus. Según Montero, no está en riesgo la coalición con Unidas Podemos, que ha asegurado que es "firme y estable", a pesar de que ha hablado poco del bloque de la investidura.

El gobierno que tampoco corre peligro es el del Ayuntamiento de Madrid, de PP y Cs, puesto que hoy la vicealcaldesa naranja de la ciudad, Begoña Villacís, ha afirmado que su compromiso con la alcaldía de Almeida sigue intacta. "Lo llamé para decirle que presentaba una moción de censura, y los dos reímos", ha ironizado Villacís en Telecinco. Más allá del equilibrio de fuerzas en las coaliciones de la derecha, si finalmente las elecciones en Madrid son una realidad se abrirá un nuevo escenario incierto. ¿A quién apoyaría Cs? Arrimadas no se ha querido mojar sobre este aspecto: ni ha descartado que su nuevo socio predilecto sea el PSOE, ni ha desmentido que pueda volver a apoyar a Díaz Ayuso.

Elecciones convocadas

Mientras tanto, las elecciones en la Comunidad de Madrid del 4 de mayo ya son oficiales, aunque todo apunta que si se acaba votando lo decidirán los tribunales. Este jueves, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) publica el decreto 15/201, firmado por Díaz Ayuso, que dicta la disolución de la Asamblea de Madrid, la convocatoria de elecciones el 4 de mayo y el cese de todos los consejeros de Ciudadanos (Cs). La campaña electoral, según el decreto, empezará el domingo 18 de abril y finalizará el lunes 3 de mayo de 2021 -las elecciones serán un martes-, y la sesión constitutiva de la Asamblea se celebrará el 8 de junio de 2021.

El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid notifica, además, el cese del vicepresidente y consejero de Deportes y Transparencia y portavoz del gobierno, Ignacio Jesús Aguado Encrespo -miembro de la ejecutiva de Ciudadanos-. La designación como sustituta de la consejería será la popular María Eugenia Carballedo. A partir de ahora, mientras el gobierno esté en funciones, Enrique Ossorio Crespo será el portavoz.

Los ceses, sin embargo, no acaban con Aguado, puesto que con la crisis de gobierno que ayer abrió Ayuso apartó a todos los responsables del partido naranja, y el ejecutivo en funciones estará formado sollo por miembros del PP: un gobierno en solitario con tan solo 30 escaños de 132. El BOCM dicta la destitución de los consejeros de Ciudadanos Àngel Garrido, Transportes, Movilidad e Infraestructuras; Marta Rivera de la Cruz, Cultura y Turismo; Manuel Giménez, Economía, Ocupación y Competitividad; Eduardo Sicília, Ciencia, Universidades e Innovación, y Javier Luengo, Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad.

El callejón sin salida jurídico

El artículo 2 de la ley 5/1990, que desarrolla la facultad de la presidencia para disolver la Asamblea, detalla que "el decreto de disolución se publicará en el BOCM y entrará en vigor en el momento de la publicación". Así, este jueves a primera hora los comicios ya estarían oficialmente convocados. Ahora bien, el PSOE y Más Madrid registraron dos mociones para frenar la cita en las urnas este miércoles y fueron efectivas a las 13 h de ayer, cuando la mesa de la Asamblea las registró. Las elecciones ya son oficiales, pero las mociones de censura también lo son, a pesar de que todavía falta que el diario oficial de la cámara madrileña las publique -un hecho que también se prevé que tenga lugar este jueves-. Los comicios, pues, han entrado en un lío jurídico del que será difícil que salgan sin que el conflicto pase por los tribunales. Y es que la clave de todo está en la ley. El artículo 21.2 del Estatuto de Autonomía de Madrid dice que "el presidente no podrá acordar la disolución de la Asamblea cuando se esté tramitando una moción de censura".

Ayuso, sin embargo, se escuda en el hecho de que se disuelve la cámara una vez la presidenta firma la convocatoria electoral -lo hizo antes de la tramitación de las mociones de censura-. A su vez, PSOE y Más País defienden el artículo 21.2, que les daría la razón, puesto que la admisión de las mociones fue antes de que la convocatoria saliera publicada en el BOCM. El actual portavoz del PSOE en Madrid, Ángel Gabilondo, ha pronosticado en una entrevista en Telecinco que todo acabará en los tribunales, aunque ha subrayado que los socialistas a estas alturas todavía no han impugnado nada.

La convocatoria electoral coge a los socialistas sin un candidato en Madrid. Montero no ha descartado que sea la actual ministra de Defensa, Margarita Robles, que suena en las quinielas como una nueva operación de Pedro Sánchez para enviar un ministro a unas elecciones autonómicas. La ministra portavoz subrayó que Gabilondo tiene unas "ambiciones limitadas" y que está abierto a renunciar a su candidatura.

stats