La campaña en 10 momentos surrealistas

Caídas en el escenario, mítines sin candidato, comida rápida y enredos con el catalán

3 min
La campaña en 10 momentos surrealistas

BarcelonaLa campaña es el momento en que los líderes políticos deben arremangarse y hacerse de todo: entrevistas, mítines, paseos, debates… Y, claro, dos semanas dan para mucho, también para que se produzcan momentos cómicos y surrealistas. Destacamos algunos.

Los dirigentes de los partidos se animan cuando están en el escenario, porque los mítines son su hábitat natural. Algunos incluso ponen demasiado ímpetu. Es el caso de Marta Vilalta, cabeza de lista de Esquerra por Lleida, que mientras decía "Cuando Esquerra Republicana avanza…" tropezó. “¡Nos dejamos la piel!”, ironizó plantándose de nuevo derecha en la tarima, sin haberse hecho daño.

No es la única que ha tenido problemas con el escenario. En Argelers, mientras el conductor del mitin presentaba a Albert Batet, presidente del grupo parlamentario de Junts y número 5 por Barcelona, ​​como un dirigente que "aplica el espíritu de los castells a la política con fuerza, equilibrio…", el jefe de campaña de Carles Puigdemont tropezó por las escaleras. Poniendo las manos a tiempo, eso sí.

Batet y Vilalta: las mejores caídas en campaña

Pero, para tropiezos, las lingüísticas del líder del PSC, Salvador Illa, puesto que jugar con el catalán y el castellano en un mismo discurso puede jugar malas pasadas. Han sido ruidosas las castellanizaciones de topónimos: primero dijo Lérida, en alusión a la capital del Segrià, y tres días más tarde y después de un alud de críticas por parte del independentismo también dijo Bajo Llobregat. "Fue un lapsus por el cansancio. Lleida es Lleida", se justificó el cabeza de lista del PSC.

No es el único resbalón con la lengua como protagonista. El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó al andaluz como lengua. Afirmaba que su partido era "el más autonomista de España" porque hablan "gallego, catalán, valenciano, andaluz, en caso de que lo consideremos un idioma con acento propio".

"Lérida o el Bajo Llobregat" y otros problemas con el catalán en campaña

También el líder de Vox, Ignacio Garriga, se confundió en términos. En un debate encendido en RTVE criticó indignado al resto de partidos porque se peleaban, dijo, en torno a una mesa de diálogo "sobre la DIU". "DIU es otra cosa, eh", le espetó enseguida el presidente, Pere Aragonès, ya que el líder de la extrema derecha confundió las siglas de declaración unilateral de independencia con las de dispositivo intrauterino.

Cuando se pide el voto para otro partido

Sin embargo, el error de Carrizosa fue aún más flagrante y lo cometió en dos ocasiones. Se trasladó en comitiva a Argelers, donde Puigdemont ha hecho todos los mítines, para criticar que el expresidente utilizara el término exiliado. En declaraciones a los medios de comunicación pidió a los familiares de los “exiliados en serio” que votaran... ¡Puigdemont! Pero no sólo eso. Antes de terminar su intervención todavía volvió a pedir el apoyo por su partido porque es el único que “quería detener estos exilios… fugados”, en alusión a Puigdemont.

"Si mesa de negociación, referéndum o DIU" y otros enredos en campaña

El líder naranja también ha admitido en esta campaña electoral, en un vídeo difundido por su propio partido enseñando la casa del candidato, que era un fan de la comida rápida, haciendo un paralelismo entre las mujeres y las hamburguesas: “Cuando te gusta una mujer, te gusta reencontrarla tal y como la conoces, con su olor. Big Mac es igual”.

"Se fue al maletero llorado, y no sé si cagado y meado"

Pero la mayor salida de tono de la campaña es la del presidente de UGT en Catalunya, Matías Carnero, que cierra la lista del PSC. Con Isla en la primera fila de un acto, atacó al candidato de Junts, Carles Puigdemont: “Se fue al maletero llorado, y no sé si cagado y meado, pero se fue hacia Bruselas ”. Los socialistas tuvieron que pedir disculpas.

En los actos de los partidos extraparlamentarios también se han vivido momentos que merecen ser incluidos en esta recopilación. En la puesta de largo de Alhora, el partido de Clara Ponsatí y Jordi Graupera, al actor Joel Joan le tocó presentar a los candidatos de las listas, pero tres de los nombres que anunció no se habían presentado en el Teatre Borràs de Barcelona: "Cuántas bajas", exclamó contrariado. No ha sido el único pinchazo del partido, que difundió un vídeo de Graupera en un acto en Sarrià ante la atenta mirada de cabeza simpatizante. Avisó a los vecinos: “Os daremos la turra”, pero vio claro que el atril que le habían preparado no le haría demasiado servicio.

"¿Sabes cuándo te gusta una mujer?" y otros momentos surrealistas de la campaña
stats