Política 11/10/2021

Guerra abierta entre los dos regidores de Ciudadanos en Girona

Pamplona, virtualmente expulsado del partido desde julio, aprovecha que todavía no se ha hecho efectiva la expulsión para echar del grupo municipal a Míriam Pujola

3 min
Los hasta ahora regidores de Ciutadans en Girona, Míriam Pujola y Daniel Pamplona, en una imagen de diciembre del 2019

GironaNo se sabe si el aún regidor de Ciudadanos en Girona, Daniel Pamplona, es seguidor de la serie House of Cards. Pero la jugada que ha llevado a cabo en el pleno municipal es digna de su maquiavélico protagonista, Frank Underwood. El partido ordenó la expulsión "inmediata" de Pamplona a finales de julio, pero aprovechando que todavía no se ha hecho efectiva en el plenario ha echado del grupo municipal a su hasta ahora compañera de filas, Míriam Pujola. Es decir, el despedido se ha convertido en el expulsor. Ciudadanos le abrió un expediente “por la continua vulneración del reglamento interno” de la formación; unos argumentos parecidos a los que el regidor utilizó para despachar a Pujola, que fue la primera denunciante. “No atiende a los compromisos del grupo, tiene una actitud hostil y rompe reiteradamente la disciplina de voto del grupo”, esgrimió Pamplona para justificar su movimiento contra la número 2 en las elecciones.

El pleno de este lunes ha hecho efectiva su expulsión, con la protesta de Pujola, que ha marchado a principio de la sesión porque considera que se han vulnerado “de forma escandalosa” sus “derechos consagrados”. “Y lo peor es que el Ayuntamiento es cómplice del abuso de mis derechos”, ha criticado la regidora que, desde hoy, pasa a ser no adscrita. Antes de abandonar la sala ha lanzado reproches a la alcaldesa, Marta Madrenas –pero casi ninguno hacia el instigador de su destitución–: “¿Qué mínimo control de la legalidad ha efectuado? Ya se lo digo yo, ninguno, ni siquiera se ha requerido una acta del acuerdo de mi expulsión”. 

Por todo esto, ha anunciado que recurrirá en los tribunales. “La traición y el autoritarismo de mi expulsión no consigna con mi concepción de democracia y libertad”, ha recalcado. En su turno de palabra, Madrenas ha respondido que tenía “todas las vías abiertas para ir por la vía judicial o la que crea conveniente”, pero ha dejado claro que estaban “tramitando la situación de forma jurídicamente solvente”.

Cuando se haga efectiva la salida de Pamplona –que también pasará a ser regidor no adscrito–, Ciudadanos perderá los dos representantes que obtuvo en las elecciones municipales del 2019 en Girona. Ante esto, el portavoz de Guanyem, Lluc Salellas, ha propuesto que el dinero que hasta ahora estaba asignados a la formación naranja (660 euros mensuales) “se destine a fortalecer las políticas lingüísticas del catalán en la ciudad”. 

Según fuentes del Ayuntamiento, la exclusión de Pamplona se hará efectiva cuando se acaben los trámites, y tanto se podría incluir al orden del día de la sesión extraordinaria del 18 de octubre como la ordinaria de noviembre.

Discusiones que vienen de lejos 

Las discrepancias entre Pamplona y Pujola hace tiempo que son evidentes: últimamente, en varios plenos habían votado de manera diferente sobre los mismos puntos. La polémica saltó a la esfera pública en julio cuando la regidora pidió al partido que abriera un expediente a Pamplona, cosa que la comisión de régimen disciplinario de Ciudadanos acabó haciendo. Después de estudiar el caso, ordenó la expulsión "inmediata" a finales de aquel mismo mes.

La sorpresa llegó en el pleno de septiembre cuando Pamplona anunció que echaba del grupo municipal a Pujola. Entonces el partido defendió que no tendría efecto su amenaza porque el regidor estaba en medio del proceso de expulsión. Aun así, el que fue cabeza de lista en las elecciones lo ha acabado consiguiendo. Desde la dirección de Ciudadanos califican la decisión de “arbitraria” e “injusta” porque dicen que “no se ha seguido el procedimiento adecuado”. “Se está estudiando y todo parece que acabará ante los tribunales”, han asegurado fuentes del partido naranja. 

JxCat, PSC y Cs tumban una moción de Guanyem contra la ampliación de El Prat

Este lunes se ha celebrado la primera sesión plenaria presencial desde el 8 de marzo del 2020, cuando el inicio de la pandemia obligó a hacerlas virtuales. Los grupos estaban separados con mamparas y solo se ha dejado entrar a los regidores y un asesor por agrupación. Uno de los puntos del orden del día era una moción de Guanyem contra la ampliación del aeropuerto de El Prat y a favor de destinar los 1.700 millones de inversión previstos a la mejora de la red de Cercanías, a fomentar los trenes nocturnos y a reducir las tarifas de transporte público.

Los dos grupos del gobierno municipal, JxCat y ERC, han votado de manera diferente. Los republicanos se han abstenido porque coinciden con una parte del discurso, pero Junts han votado en contra y han acusado a Guanyem de promover “el no sistemático”. El PSC y Cs también se han unido a las críticas y la moción ha quedado rechazada por la mayoría del pleno.

stats