Elecciones en Madrid
Política 02/04/2021

Iglesias abandera una tregua de los partidos de izquierda para echar a Ayuso

El partido lila llama a la movilización de barrios humildes y municipios del sur de Madrid

3 min
El candidato de Podemos el 4-M, Pablo Iglesias, en el acto de presentación de la candidatura

Madrid"No pediré el voto para ninguna candidatura. Tenemos que sumar las tres. Si tenemos una actitud cooperativa, podemos ganar". Acostumbrado a sorprender –sin ir más lejos, con el cambio de la vicepresidencia segunda del gobierno español por las elecciones en Madrid–, Pablo Iglesias innova de cara al 4-M y no quiere rivalizar con el resto de fuerzas progresistas. El sorpasso en el PSOE quedó como una batalla perdida y los comicios en la Comunidad de Madrid no se plantean en este sentido, sino únicamente en clave de echar a Isabel Díaz Ayuso del gobierno. "No gritaremos, ni insultaremos, ni buscaremos enfrentamiento, pero el 4-M iremos sin hacer ruido, discretamente, a dejar la papeleta para que las izquierdas gobiernen en Madrid", ha dicho la cabeza de lista en la presentación de la candidatura de Unidas Podemos, en un guiño al socialista Ángel Gabilondo, que ha vetado de entrada a Iglesias por sus posturas "extremistas".

La formación lila arrastra contiendas electorales decepcionantes, condicionadas por la falta de objetivos claros que movilicen su electorado. En un acto celebrado en un recinto cerrado y sin público debido al coronavirus, la nueva vicepresidenta tercera del gobierno español, Yolanda Díaz, ha hecho un llamamiento "a emocionarse" para salir a votar el próximo 4 de mayo. "Dice Rafa Mayoral –dirigente de Podemos– que cuando hablamos de ciertas cosas nos brillan los ojos". Así ha puesto en marcha Iglesias su discurso, en la misma línea, para cerrar un mitin en que varios candidatos casi llegan a las lágrimas ante el reto que se presenta el 4-M. Esta vez Podemos sí que ha encontrado un objetivo en estas elecciones y se ha "volcado" en él. Tanto es así que se ha implicado el líder de la formación.

Con esta dosis de épica, el partido lila centra el mensaje en echar a Ayuso de la Puerta del Sol ante la amenaza que gobierne con la extrema derecha de Vox. "Esta candidatura tiene un objetivo: hacer que la mayoría social de la Comunidad de Madrid hable el 4 de mayo. Si lo hace, habrá un gobierno de izquierdas. Este es el elemento diferencial. Un gobierno de izquierdas en el que sumaremos diferentes fuerzas, pero responde a datos en que ya estamos trabajando: si en los barrios humildes de Madrid y pueblos del sur se llega a niveles de participación como en los barrios pudientes, ya está hecho", ha asegurado Iglesias en su intervención. El candidato no ha llegado a citar a Más País y al PSOE, pero las referencias han sido evidentes.

"El factor de desmovilización más grande es ver las izquierdas pegarse. En cada entrevista me buscan para que diga algo contra otras candidaturas progresistas. Ni una palabra encontrarán contra las candidaturas necesarias para hacer gobierno. Esto es lo que han buscado siempre y el error al que han caído las izquierdas: no entender que lo que más desmoviliza es ver peleas. Lo que hay que ver es ilusión y ganas", ha insistido el líder de Podemos, capaz de hacer todos los papeles del arca en función de lo que considera más conveniente. Después de haberse estrenado en el gobierno del Estado, ha aseverado que ahora puede presentar ante la ciudadanía "experiencia de gestión", no solo por haber sido vicepresidente, sino porque al acto han asistido los ministros de Unidas Podemos –Yolanda Díaz, Irene Montero, Manuel Castells, Alberto Garzón e Ione Belarra– y secretarios de estado como Nacho Álvarez y Noelia Vera. 

Contra 25 años de gobiernos del PP

El estímulo que quiere proyectar Podemos es la oportunidad de acabar con 25 años de gobiernos del PP, hito que en 2019 les quedó a un escaño. La hecatombe de Cs y la apuesta de Iglesias pueden remover ahora la aritmética, auguran desde el partido lila. En la composición de la lista, Podemos ha querido incorporar perfiles de oposición a las políticas implementadas por los gobiernos conservadores. Una de las más destacadas es Alejandra Jacinto, abogada y activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que ha recordado resoluciones del TEDH y la ONU que han señalado a Madrid por no garantizar el derecho a la vivienda digna.

El más aplaudido ha sido Serigne Mbaye, el número 9 de la candidatura, un senegalés nacionalizado español en 2018 después de muchos años en situación irregular. "A través de mi voz, que es la del antirracismo y los sinpapeles, queremos luchar para demostrar que Madrid es multicultural y erradicar el racismo", ha subrayado. Después, Iglesias se ha referido a él: "Que vengan ultraderechistas que han chupado de la teta del Estado a decir que son más españoles que Serigne. Pues no, el más español es él. Y a partir del día 4 se dirigirán a él como su señoría", ha clamado Iglesias.  

stats