Política 20/05/2022

Juan Carlos I vuelve a España sin haber dado explicaciones

El vuelo privado Abu Dabi-Vigo ha llegado pasadas las 19 horas

4 min
El rey emérito Juan carlos Y a su llegada en Vigo

VigoJuan Carlos I ya ha puesto los pies en suelo español. Pasadas las 19 horas ha aterrizado en el aeropuerto de Vigo -donde le esperaban una veintena de curiosos- y ha deshecho el camino que hizo el 3 de agosto de 2020, cuando partió hacia Abu Dabi, en una fuga instigada por Moncloa y Zarzuela para intentar proteger el prestigio de la monarquía. Una vez cerradas las investigaciones por corrupción contra el rey emérito, la imagen de la Corona sigue siendo el elemento en disputa entre Felipe VI y la nueva vida de Juan Carlos I, que ha aceptado abandonar cualquier rol institucional, pero no quiere renunciar a su vida privada en Sanxenxo. Allí tiene un reducto de amigos vinculados a su pasión, la vela, y este fin de semana asiste a la regata preparatoria del campeonato mundial que se celebrará en un mes. "Hay un 99% de posibilidades" de que en junio vuelva, según ha afirmado este jueves en el Planta Baixa de TV3 el presidente del Club Náutico de Sanxenxo y huésped del emérito en las Rías Baixas, Pedro Campos.

La llegada del emérito ha estado rodeada de una expectación mediática incompatible con la discreción que ansiaban la Moncloa y la Casa del Rey. En el tira y afloja entre estas dos instituciones y el emérito –que ha aceptado abandonar cualquier rol institucional, pero no quiere renunciar a su vida privada en España–, Juan Carlos I tiene ahora la oportunidad de poner a prueba el impacto que su regreso tiene en la opinión pública. Su primera visita después de 644 días en el extranjero es, en definitiva, un test sobre su figura. El exmonarca quiere que se normalice su presencia en el Estado una vez cerradas las investigaciones por corrupción contra él, por lo que se dejará ver evidenciando que considera que ya no debe esconderse. Campos ha afirmado este jueves en la Planta baixa de TV3 que "hay un 99% de posibilidades" de que en junio vuelva y si no hay un gran escándalo el anhelo de Juan Carlos I es realizar estancias más frecuentes y largas en el tiempo.

Pero el país al que vuelve Juan Carlos I ha cambiado respecto a lo que dejó. Políticamente, se han definido las posiciones de los distintos partidos. Con el PSOE haciendo equilibrios con el objetivo de preservar la institución, el presidente español, Pedro Sánchez, ha dicho públicamente que es necesario que el emérito dé explicaciones, la derecha reivindica su legado y la izquierda y el soberanismo critican al emérito y la monarquía sin complejos.

A pie de calle el cálculo es más difícil: el CIS lleva tiempo sin preguntar a la ciudadanía sobre el modelo de estado y Sanxenxo siempre ha vivido con naturalidad su presencia. Eso sí, esta vez ha sido especial: en la entrada del municipio un hombre ha plantado tres banderas españolas que se hacen visibles desde la vía principal que da acceso al centro de Sanxenxo. También se han acercado una veintena de curiosos al aeropuerto de Vigo. Xavi aseguraba que le gusta que esté en España porque "se hace raro que no esté", mientras que una señora que prefiere el anonimato se pregunta por qué se marchó mientras hay "otros que han robado más que él y siguen ahí".

Juan Carlos I a su llegada a España

Su periplo judicial se ha ido aclarando durante ese tiempo de exilio forzoso, sobre todo con el archivo de las diligencias que la Fiscalía del Tribunal Supremo tenía abiertas directamente sobre él. Fue el 2 de marzo cuando el ministerio fiscal hizo público el decreto en el que comunicaba oficialmente que renunciaba a querellarse contra Juan Carlos I, pero subrayaba que habría cometido delitos. La protección de la inviolabilidad, las regularizaciones a Hacienda a tiempo y la prescripción de algunos delitos impidieron que la Fiscalía se dirigiera a un juez. Ahora bien, todavía tiene abierto un procedimiento en Londres por supuesto acoso a su examante Corinna Larsen.

Meses antes ya se sabía que la Fiscalía archivaría las diligencias, pero aun así Pedro Sánchez y Felipe VI no quisieron que el emérito volviera a España en Navidad. El entorno del exmonarca va lanzando mensajes a través de los medios sobre sus intenciones y es conocido que él habría querido regresar de Abu Dabi antes. Ahora sus fieles explicitan su satisfacción: la entidad monárquica Concordia Real Española publicó el martes un informe en el que aseguraba que durante los 40 años de reinado, Juan Carlos I había aportado 62.000 millones de euros y 2,4 millones de puestos de trabajo. En Sanxenxo, le esperan con los brazos abiertos la infanta Elena, su reducto de amigos y el alcalde de la localidad, Telmo Martín.

El rey emérito, Juan Carlos I bajando del avión en Vigo

Pedro Campos se ha convertido en una de las personas de referencia para saber qué piensa Juan Carlos I y en los últimos días ha multiplicado su presencia en los medios. Él competirá con el Bribón y el rey emérito aún lo está pensando, según ha afirmado al diario Abc. La última vez fue hace tres años y está "desentrenado", dice. Campos también explica que lo que más desea el emérito es regresar a España, aunque sea de forma temporal. Sin embargo, en la carta que envió el 7 de marzo a Felipe VI explicando que fijaría su residencia en Abu Dabi, ya dejaba claro que viajaría con frecuencia para hacer visitas a amigos y familiares. La primera generará un espectáculo mediático nunca visto en Sanxenxo -hay unos ochenta medios acreditados- y el primero quedará lejos de la "máxima privacidad posible" que Juan Carlos I prometió a su hijo. El emérito quiere normalizar su vida, mientras que Sánchez y Felipe VI hacen lo imposible para salvar el prestigio de la monarquía.

stats