Política 04/04/2021

Junts avisa que si ERC prefiere gobernar con la CUP ellos lo facilitarán y se quedarán en la oposición

ERC advierte que nadie les dirá "qué tienen que votar en Madrid"

5 min
El secretario general de Juntos, Jordi Sànchez, y el presidenciable  de ERC, Pere Aragonès, en una imagen de archivo

BarcelonaJunts sacude las negociaciones con ERC y avisa que, si los republicanos prefieren gobernar con la CUP y los comuns, los de Carles Puigdemont no serán un obstáculo: "Nosotros les votaremos si es esto lo que eligen", en palabras del secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, en una entrevista en La Vanguardia. Es decir, se abren a facilitar la investidura de Pere Aragonès y pasar a la oposición. Fuentes de Junts apuntan que plantearse esta posibilidad es una reacción directa a las últimas declaraciones de ERC en el sentido que el pacto con la CUP "no se toca". De este modo lo protegieron los diputados republicanos Sergi Sabrià y Marta Vilalta en declaraciones a Efe y Europa Press, y su contundencia ha creado malestar en las filas del partido de Carles Puigdemont. La vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi, afirma en una entrevista en el ARA que el acuerdo de la CUP y ERC no les "interpela". Define como "nucleares" para su partido elementos como la colaboración público-privada, cuando en el pacto de los republicanos con los antisistema se apuesta por el paso de escuelas concertadas a públicas o por crear una energética pública. Este domingo Vilalta ha insistido en el hecho que el acuerdo con los cupaires es intocable: "La CUP no tiene que temer nada, es un acuerdo y los acuerdos se cumplen".

Con todo, ante un acuerdo que Junts no se hace suyo y que la CUP –ayer aseguraron que si se tocaba una sola coma harían un nuevo debate interno– y ERC quieren proteger, fuentes del partido de Puigdemont añaden que los republicanos les están obligando a presentar un ultimátum: o Junts o la CUP. Por este mismo motivo, al considerar que Esquerra ya ha pactado un programa de gobierno con los cupaires, Junts concluye que si prefieren gobernar con ellos darán un paso al lado, facilitarán la investidura de Aragonès y se quedarán en la oposición. Aún así, las mismas fuentes indican que la prioridad continúa siendo formar un ejecutivo de coalición con los republicanos y que la negociación vaya a buen puerto. Insisten, sin embargo, que es ERC la que tiene que decidir si sale del acuerdo con la CUP para pactar su particular con JxCat, o se mantiene en "el no se toca" y limita de este modo las conversaciones con los de Puigdemont. "No tiene sentido pensar que podemos ir a gobernar conjuntamente y que una de las partes haga acuerdos bilaterales con terceros", sentencia Artadi.

El malestar, sin embargo, viene de mucho antes del pacto con la CUP, concretamente desde el día siguiente de los comicios. "Nos maltrataron bastante después del 14-F. Insistieron en el concepto de un Govern de izquierdas, en la vía amplia. Han ocupado así un tiempo que han sustraído de la negociación con Junts", critica este domingo Jordi Sànchez. En la línea de las desavenencias de las últimas semanas, en Junts todavía están molestos porque ERC empezara a negociar con la CUP y de ahí saliera un acuerdo que les pretenden imponer. Además, Artadi apunta que Junts pidió participar en la configuración de este pacto y no les dejaron hacerlo. A todo esto se suma, al parecer de Sànchez, varios sectores de ERC que abogan por dejar fuera a Junts del Govern. "Estos sí que tutelan a Aragonès", afirma el secretario general de Junts, que señala al exdiputado republicano en el Congreso Joan Tardà y al actual líder de ERC en la cámara baja, Gabriel Rufián, como "los activistas" que se muestran en contra de repetir coalición con JxCat y apuestan por un gobierno con los comuns y la CUP. Precisamente porque no "especularán con una repetición electoral", así lo han dicho Sànchez y Artadi, desde JxCat facilitarían que hubiera gobierno aunque no estuvieran en él.

Las negociaciones avanzan entre reproches

A pesar de que Sànchez se ha abierto a quedarse fuera del Govern, ha reconocido que el acuerdo con ERC no está lejos. Los dos partidos informan que estos días están intercambiando documentos y continúan trabajando. Ahora bien, Artadi advierte que todavía no han entrado en la estructura del ejecutivo ni en el reparto de carteras. Con todo, los últimos pasos de los partidos indican que se ha superado el bloqueo inicial del Consell per la República, aunque no se sepa cuál es el entendimiento definitivo: Esquerra ha propuesto que el estat major del Procés esté en el marco del Consell pero tenga una dirección diferenciada, un hecho que Junts está valorando.

Los escollos, ahora, según las declaraciones de los dos partidos, son la estrategia en Madrid y el programa de gobierno. Mientras que este último se evidencia con la amenaza de Junts de salir del Govern porque no compran el acuerdo programático de izquierdas con la CUP, la coordinación en el Congreso también indica que las posiciones están alejadas. Artadi admite que las "cuestiones sectoriales" pueden quedar fuera de la estrategia conjunta en el Congreso, pero afirma que "investir o apuntalar" el gobierno de Pedro Sánchez sí que tiene que entrar dentro de la coordinación unitaria.

Por su parte, el republicano Sergi Sabrià ha avisado en una entrevista a Efe que "nadie dirá a Esquerra lo que tiene que votar" en Madrid. Ante la propuesta de Junts, Sabrià sentencia que "no hay discusión posible sobre esto", porque la fuerza de ERC supera la suma de los otros partidos. "ERC tiene en el Congreso 13 diputados, Junts tiene 4, el PDECat 4 más y la CUP 2. Por lo tanto, está bien que hablen todos entre ellos, y ya lo hacen, que se coordinen, y ya lo hacen, pero también tiene que respetarse el resultado de las urnas", ha recalcado. El diputado de ERC, además, ha recordado que en las elecciones generales de 2019 "los programas de ERC y de Junts eran bastante diferentes", por lo que forzar su unidad de voto en todas las votaciones sería "engañar a la gente". "Defendemos dos modelos económicos diametralmente diferentes, y si no lo ven, que alguien les explique lo que dice Joan Canadell", ha criticado Sabrià.

De hecho, ayer la cupaire Eulàlia Reguant ya usó unos argumentos parecidos al afirmar en una entrevista en Europa Press que hay perfiles de JxCat como Elsa Artadi, Damià Calvet, Ramon Tremosa o el mismo Canadell que preocupan a su formación porque no representan el "viraje a la izquierda" que tiene que hacer el nuevo Govern. Unos nombres que podrían llegar a ser consellers en el nuevo Govern.

Torra: "Nos continuamos matando entre nosotros"

El expresident de la Generalitat Quim Torra también ha entrado este domingo en el estado de las negociaciones en una entrevista en El Punt Avui . El expresident ha apostado por buscar un acuerdo a tres lados entre ERC, Junts y la CUP, y ha dicho que le "extrañó" que los encuentros fueran siempre "bilaterales", refiriéndose a los republicanos y los cupaires. De hecho, Torra ve urgente que haya una hoja de ruta clara y un Govern a tres a partir de un acuerdo "estable". "No se trata solo de ponerse de acuerdo en determinados ítems, sino que se cumpla y no salte de un día para el otro por los aires". Aún así, Torra no es optimista con las relaciones que puedan tener en un futuro las fuerzas independentistas: "Que no hayamos llegado a hacer la investidura quiere decir que nos continuamos matando entre nosotros", ha asegurado. "Ya llevamos tres meses y pico de negociaciones, y me parece sinceramente que los partidos independentistas se juegan su credibilidad".

stats