Política 25/02/2022

Meritxell Serret esquiva la prisión por el 1-O: las acusaciones renuncian a la malversación

Llarena ya apuntó que solo veía indicios de desobediencia cuando la ex 'consellera' volvió del exilio

2 min
La ex consejera Meritxell Serret saliente de declarar  del Tribunal Supremo.

MadridMeritxell Serret no irá a prisión por el 1-O. La tesis que tenía su nueva defensa –liderada por el abogado Íñigo Iruin– a raíz de la sentencia del juicio del Procés se va confirmando. La Fiscalía , la Abogacía del Estado y Vox han presentado sus escritos antes de que la sala de lo penal del Tribunal Supremo decida la apertura de juicio oral, y las tres acusaciones descartan la malversación de fondos públicos y se limitan al delito de desobediencia, que no comporta penas de privación de libertad. Además, si se sigue la misma lógica que con los exmiembros de la mesa del Parlament, la ex consellera de Agricultura y ex delegada del Govern en Bruselas sería juzgada en Catalunya.

El mayo del año pasado el juez instructor, Pablo Llarena, concluyó el sumario sin descartar formalmente la malversación . Serret había sido procesada por este delito cuando todavía estaba en el exilio, pero el 11 de marzo de 2021 decidió volver a casa y recoger el acta de diputada en el Parlament. ¿Por qué? El Supremo absolvió a algunos de los ex consellers como Joaquim Forn y Josep Rull del delito de malversación al no encontrar pagos para el referéndum directamente vinculados a sus departamentos. Si no había habido en Interior y Territorio, todavía menos en Agricultura. Serret compareció en el Supremo e hizo buenos los pronósticos: salió sin orden de detención y con un escrito de Llarena que decía: "El estado actual de la investigación no refleja hasta ahora gastos concretos efectivamente soportados desde el departamento del cual fue consejera".

El escenario se aclaraba para Serret, si bien en el auto de fin de la instrucción Llarena no fue muy explícito sobre si la malversación quedaba descartada. Fuentes del alto tribunal subrayaban que no era tampoco su papel, sino que tenían que ser la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la acusación popular quienes decidieran si querían perseguir todavía a la diputada por este delito o no. "El fiscal (...) se muestra conforme con el auto de conclusión del sumario de 6 de mayo de 2021 y solicita la apertura de juicio oral por el delito de desobediencia contra Meritxell Serret", dice el escrito del ministerio público, firmado el 9 de febrero pasado. En los mismos términos se expresa Vox y, según el entorno a la ex consellera, también la Abogacía del Estado. Critican, sin embargo, que se quiera mantener como acusación una vez ya no se pretende reclamar la reparación económica para las arcas públicas.

La situación de Anna Gabriel

Serret fue la primera en abandonar el exilio, y en una situación parecida a la suya se encuentra la exdiputada de la CUP Anna Gabriel. Está procesada solo por desobediencia, pero pronto hará cuatro años que está en Suiza porque sospecha que las acusaciones todavía podrían modificar su criterio e imputarle sedición. Su defensa alega que la Abogacía del Estado reclamaba su regreso para poder formular una acusación e interpreta que queda abierta la puerta a modificar la situación actual. Ahora, con el precedente de Serret, se aclara el camino para Gabriel, si bien de momento continúa en el exilio.

stats