Política 24/03/2021

El PSOE rechaza derogar el delito de sedición y la 'ley mordaza'

Los socialistas votan junto al PP, Cs y Vox para tumbar la proposición de ley de la CUP

4 min
Mireia Vehí (CUP) en una imagen de archivo al Congreso  de los Diputados

BarcelonaPortazo del Congreso a derogar el delito de sedición. El pleno de la cámara baja ha rechazado tramitar la proposición de ley de la CUP que apostaba por derogar del todo este delito, la ley mordaza y también la reforma del Código Penal del año 2015. El PSOE ha vuelto a alinearse con el PP, Cs y Vox para negar la tramitación de esta proposición de ley. De este modo, ha vuelto a hacer evidente la discrepancia con su socio de gobierno, Unidas Podemos, de eliminar el delito de sedición del Código Penal como una de las vías para liberar a los presos políticos. Los dos socios de coalición, sin embargo, habían acordado reformar este tipo penal. De hecho, Unidas Podemos, de la mano de Jaume Asens, había hecho llegar una propuesta de reforma hace más de medio año. Ahora bien, el ministerio de Justicia de Juan Carlos Campo todavía no ha movido ficha.

"Presentamos esta propuesta de ley por pura supervivencia. Pero queremos hacer un aviso a navegantes, Catalunya es un laboratorio represivo. Primero vienen las catalanas y después vendrán las huelguistas y las feministas", ha defendido la diputada de la CUP Mireia Vehí. Los cuperos siguen defendiendo la amnistía como la vía para liberar a los presos y todos los represaliados, pero consideran imprescindible también eliminar el delito de sedición para cambiar la perspectiva "autoritaria del orden público" del estado español. Por eso, también defienden derogar la ley mordaza y eliminar la reforma del Código Penal del año 2015, porque consideran que fue la respuesta del Estado a movilizaciones ciudadanas en forma "de criminalización del derecho a la protesta".

Vehí ha cargado contra el PP, pero sobre todo contra el PSOE, porque asegura que "no se atreve a revertir las políticas" de los populares. De hecho, los socialistas han sido el blanco de las críticas de los grupos independentistas catalanes y vascos. La diputada de ERC Montse Bassa ha instado "al gobierno más progresista de la historia a elegir entre en amnistía y autodeterminación, o represión y autoritarismo", y la diputada de JxCat Míriam Nogueras lo ha acusado de mentir "y engañar" y ha avisado al independentismo de que depende de él mismo que "la represión se acabe antes o no". Los dos grupos han votado a favor de la proposición de ley.

La iniciativa de la CUP ha recibido el apoyo también de EH Bildu y del BNG. El diputado abertzale Jon Iñarritu ha aprovechado la intervención para equiparar las políticas en seguridad pública del PSOE con las del PP, recordándoles que prohibieron las manifestaciones del 8-M en Madrid pero avalaron las "de cayetanos y neonazis". Néstor Rego (BNG) ha asegurado que el PSOE es el partido que ha hecho "más uso" de la ley mordaza y se ha mostrado "sorprendido" por el hecho de que el gobierno de coalición todavía no la haya derogado. El PNB no ha subscrito al 100% la propuesta de la CUP, a pesar de que el diputado Mikel Legarda ha coincidido en que hay aspectos "mejorables" en los preceptos que proponen los cuperos. En este sentido, ha recordado que su grupo ya propuso una proposición de ley para reformar la ley mordaza y que está en trámite en el Congreso.

El aval de Unidas Podemos y el rechazo del PSOE

Unidas Podemos también ha avalado la normativa que proponían los anticapitalistas. Jaume Asens, presidente del grupo parlamentario, ha avisado de que en el estado español hay un "problema con la libertad de expresión" y ha animado a las "fuerzas progresistas" a ponerse de acuerdo para reformar la ley mordaza. Ahora bien, la posición de Asens ha contrastado y mucho con la de la diputada del PSOE Ana María Botella, que ha evitado cualquier referencia a la derogación del delito de sedición y ha calificado de "ocurrencia" la proposición de ley de la CUP. "Dicen que es un problema de orden público cuando es un problema de violencia extrema", ha soltado Botella, que ha cerrado filas con la tarea de los cuerpos policiales durante las protestas en las manifestaciones contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, pero también durante las manifestaciones postsentencia en Catalunya.

El PP es el único grupo que ha presentado una enmienda a la totalidad. El diputado Carlos Rojas ha cargado contra los cuperos y ha calificado de "populista" la normativa presentada. "El único camino que le queda a alguien que incendia un furgón policial es la prisión", ha espetado. Y ha asegurado que "nadie cuestiona el derecho a protesta", pero que es imprescindible una ley de seguridad ciudadana como la actual. Rojas ha aprovechado la ocasión para negar que haya presos políticos en España, una tesis que también han subscrito el diputado de Ciudadanos Miguel Ángel Gutiérrez y el de Vox Pedro Fernández. Los tres grupos han votado en contra de la iniciativa. "Hacer un golpe contra la democracia es un delito de extrema gravedad", ha defendido Gutiérrez. "Lo están enmascarando. En realidad, de lo que se trata es de su proceso para desarmar al Estado ante elementos subversivos como ustedes. Quieren tener las manos libres para destruir España", ha afirmado Fernández dirigiéndose a la CUP.

stats