Política 10/03/2021

Toni Comín: “El resultado es meritorio viendo la presión y el chantaje del estado español”

4 min
Toni Comín: “El resultado es meritorio viendo la presión  y el chantaje del estado español”

El eurodiputado de Junts y ex conseller Toni Comín (Barcelona, 1971) tuvo ayer un día ajetreado. La votación del suplicatorio que acabó retirando la inmunidad a los tres europarlamentarios de Junts los puso en el foco político y mediático, uno de los objetivos del exilio. La satisfacción en los despachos de los parlamentarios de Junts en la Eurocámara ayer se hacía evidente.

Usando sus palabras, la de ayer es una derrota aritmética pero una victoria política. ¿Qué sabor les queda?

— Nos preocupa la bofetada que se lleva Europa en términos geopolíticos, porque afectará a su prestigio como refugio de los derechos humanos. Si hay alguna sorpresa, es positiva, porque hace unos meses nadie se habría imaginado un nivel de contestación tan alto en este suplicatorio. Vista la presión y el chantaje del estado español, con todo el aparato diplomático, un 42% es muy meritorio.

¿De cuál de los tres grandes grupos cree que se han arañado más votos?

— El grupo socialista, el popular, los liberales y ECR (donde está Vox) suman 480, y 400 han votado a favor del suplicatorio. Esto significa que, como mínimo, unos 80 eurodiputados no han votado a favor del suplicatorio. Asumiendo que el PP y ECR han tenido poca disidencia, quedan principalmente los liberales y los socialistas. Es muy meritorio, porque quiere decir que han aguantado la presión de los partidos españoles. Quiero poner en valor el coraje de los socialistas, que no se han dejado arrastrar por España.

¿También da las gracias a los votos favorables de la ultraderecha?

— No sé qué ha votado la ultraderecha.

Los 23 eurodiputados de Le Pen y algunos de la Liga de Salvini han manifestado públicamente su voto contrario.

— Quien está con la ultraderecha es el PSOE. Hemos obtenido mayoría en la izquierda. Entre los no inscritos, los Verdes, la Izquierda Europea y los socialistas tenemos más con nosotros que en contra. Si alguien está lejos de la ultraderecha soy yo. ¿Qué me explicas si algunos eurodiputados de ultraderecha han decidido ir a la contra de los grandes grupos porque son antisistema, como hacen siempre? Eso no significa que apoyen la independencia.

Presentarán un recurso ante la justicia europea. Si todo sale tal como desearían, ¿qué puede pasar con ustedes?

— Tenemos que ser prudentes porque es un caso sin precedentes. Pero si la euroorden sigue el curso previsible, podremos seguir viviendo en libertad en Bélgica. Ahora bien, haremos todo lo que esté en nuestras manos desde el punto de vista jurídico y judicial para recuperar la libertad de movimiento, que es lo único que perdemos a corto plazo con la revocación de la inmunidad.

¿Si el mes que viene hubiera pleno en Estrasburgo, podrían ir?

— La inmunidad de desplazamiento se conserva, incluso si te han levantado la inmunidad para ser juzgado.

¿El suplicatorio de hoy y la revocación del tercer grado de los presos desaconsejan el diálogo con el Estado?

— Hay que exigir que el diálogo se convierta en negociación. Es poner condiciones que aseguren que no estamos en un diálogo totalmente estéril, sino que estamos en una mesa de negociación. Desde Junts nunca se ha estado en contra de la mesa con el gobierno español, lo que queremos es que sea de verdad, y esto requiere unas condiciones. Idealmente la amnistía tendría que ser la puerta de entrada, y el acuerdo para un referéndum, la de salida.

¿Ve opciones a este escenario?

— Se trata de ver hasta cuándo estamos dispuestos a estar sentados en una mesa en la que la otra parte no negocia. ¿Cuánto tiempo tiene sentido sentarse en una mesa en la que la otra parte no está?

¿Iceta puede tener un papel?

— Si fuera coherente con los valores que dice que representa, tendría que hacerlo, tanto en la amnistía como en la autodeterminación. Podemos no está a favor de la independencia, saben que defender el referéndum les hace perder votos, pero lo que no harán es abandonar sus principios. Si el señor Iceta es un demócrata, que se mire en el espejo de Pablo Iglesias.

¿Es urgente formar gobierno?

— Es urgente culminar el proceso de independencia y luchar contra la crisis económica. El gobierno no es una finalidad en si mismo, tiene que ser un medio. Tiene que estar al servicio del 52% que votó independencia.

Está a debate el papel del Consell per la República. ¿Qué tendría que hacer en esta legislatura?

— El Procés necesita una dirección aliada que vaya definiendo la estrategia de la manera más coherente y unitaria, como el Consell, y que sea una autoridad nacional. Si queremos culminar el proceso hace falta un Consell, y si no lo tendremos que volver a inventar.

Pero hay que acordar con ERC el papel del Consell.

— Lo peor que le puede pasar al proceso de independencia es un gobierno que nos lleve a perder cuatro años. Hay muchas maneras de avanzar. Una es convertir la mesa de diálogo en una mesa de negociación, la otra es preparar muy preparada la vía unilateral.

¿La estrategia que propone ERC no permite avanzar?

— Si tiramos del hilo de las últimas páginas del libro de Marta Rovira y Oriol Junqueras, solo hay que poner manos a la obra. Hay cosas por discutir, pero no son incompatibles ni con el programa de ERC ni con el de Junts. Tienen acentos diferentes. El de ERC pone más acento en la mesa de diálogo que en la vía unilateral, a pesar de que no la excluye, y el programa de Junts pone más énfasis en preparar la vía unilateral, pero no excluye la mesa de diálogo. A partir de aquí, es posible casar estos dos mandatos que han obtenido estos dos partidos en una hoja de ruta. Se puede hacer si hay voluntad política.

stats