Partidos políticos
Política 21/07/2022

Sánchez incorpora a Iceta y Granados al núcleo duro del PSOE

El PSC, con cinco representantes en la dirección, gana todavía más influencia en Ferraz

3 min
El ministro y presidente del PSC, Miquel Iceta, en una intervención al Congreso  de los Diputados

Barcelona"Si analizamos la representación del PSC en los órganos de dirección y en el gobierno de España, esto lo dice todo". La valoración que hacía Salvador Illa después del último congreso del PSOE, celebrado en Valencia el octubre pasado, toma todavía más sentido después de los últimos cambios impulsados por Pedro Sánchez en Ferraz . Si los socialistas catalanes salían del cónclave de hace nueve meses con cuatro representantes en la ejecutiva federal –hasta entonces tenían tres–, con el nuevo organigrama que se ratificará este sábado ampliarán la cuota hasta los cinco, una cifra sin precedentes. Y lo harán con una incorporación nada menor: la del ministro y presidente del PSC, Miquel Iceta. Tanto él, que se ocupará de la cartera de memoria democrática, como el actual portavoz del PSOE en el Senado, Eva Granados, entrarán a formar parte del comité de dirección de Sánchez, un núcleo duro formado por nueve personas del partido y del gobierno que marcarán el rumbo de la formación. En la ejecutiva como tal se mantendrán la diputada en el Congreso Montse Mínguez (sercretaria de Trabajo y Economía Social), el sindicalista Manuel García Salgado (vocal) y el waterpolista Víctor Gutiérrez (LGTBI).

La dirigente del PSC y portavoz del PSOE en el Senado, Eva Granados, en una imagen de archivo

"Tendremos más pes en el rumbo del PSOE y más capacidad en la toma de decisiones", admiten fuentes del PSC. Sánchez comunicó a Illa los cambios en la ejecutiva federal hace unos días y este jueves, después de que se hicieran públicos los primeros nombres, la satisfacción entre los socialistas catalanes ha sido más que notoria. "Estamos contentos", "Para nosotros esto es buenísimo", repiten varias voces en el partido. La sintonía y comunicación entre el presidente español y quien fue su ministro de Sanidad durante la pandemia –era también su apuesta para relevar a Iceta y buscar la victoria en Catalunya, lograda en las últimas elecciones– es total y se ha traducido en un crecimiento exponencial de las cuotas de poder del PSC en Madrid. Los socialistas catalanes cuentan ahora con Iceta y Raquel Sánchez en el consejo de ministros, Meritxell Batet en la presidencia del Congreso y numerosos cargos en posiciones destacadas en el Estado y, también, en el PSOE.

Los motivos para aumentar todavía más el peso del PSC en Ferraz, más allá de recompensar el apoyo incondicional a Sánchez, se encuentran en el buen momento de los de Illa y la importancia de Catalunya para la continuidad de cualquier presidente español en la Moncloa. Fuentes del partido catalán apuntan que, después del batacazo en Andalucía –otro de los territorios clave de cara a las generales–, para Sánchez es muy importante mantener en Catalunya la ventaja sobre el PP, que en el último barómetro del CIS ya superaba al PSOE en intención de voto. "Si aquí saca buenos resultados y el PP no acaba de volar demasiado alto, esto puede marcar la diferencia", explican. "Desde que ganamos las elecciones en el Parlament estamos fuertes. Y del mismo modo que cuando nos iba todo fatal subimos al tren de Sánchez, ellos ahora aprovechan que el PSC está mucho mejor", añade un cargo. La promoción de Iceta y Granados coincide, además, con un momento de reanudación del diálogo entre los gobiernos español y catalán. "Todo pesa y no son cosas aisladas", afirma otro dirigente.

La nueva responsabilidad de Iceta, que también es miembro de la mesa de diálogo, no impedirá que continúe al frente del ministerio de Cultura y Deportes, del mismo modo que Granados, muy bien valorada en el PSOE por su tarea de portavoz en el Senado, se mantendrá como cabeza de filas socialista en la cámara alta. Varias fuentes dan por hecho, además, que Iceta tiene garantizada su continuidad en el consejo de ministros aunque Sánchez decida durante el verano o ya en septiembre mover fichas también en el gobierno. Ante este escenario, no sería descartable que pudiera haber algún otro fichaje catalán en el ejecutivo español o, cuando menos, un cambio de carteras que diera más peso político a los miembros ya existentes. De momento el peso se notará en Ferraz, donde el PSC llevará, más que nunca, parte de la voz cantante.

stats