03/10/2022

Los tres escenarios que puede provocar la consulta

2 min
Borràs y Turull, llegando a la ejecutiva de Juntos

BarcelonaUn partido abierto en canal es siempre el peor escenario para un secretario general, y esto era perceptible en el rostro de Jordi Turull en su comparecencia en la sede de Junts. Ahora mismo solo hay tres escenarios posibles. El primero y por el que batallarán tanto Jordi Turull como Laura Borràs es el de un resultado aplastantemente favorable a salir del Govern. Este es el único resultado que puede garantizar una mínima cohesión interna al día siguiente de la consulta. Los consellers serían los damnificados, pero su derrota habría sido de tal magnitud que ya solo podrían optar por acciones a título personal, por ejemplo, quedarse en el Govern como independientes. Aún así, el precio sería muy elevado, no solo por la pérdida evidente de influencia y cargos, sino porque la mayoría de cuadros y de alcaldes de Junts en el territorio también son contrarios a renunciar a cualquier plataforma de poder y, por lo tanto, no es descartable algún tipo de rebelión interna antes de las municipales. Para empezar, esta decisión dinamita la candidatura de Xavier Trias en Barcelona, que era la gran carta de los turullistas para las municipales.

El escenario de la victoria por la mínima de la dirección abriría la puerta a la escisión de los gubernamentales, que controlan la estructura del partido. Este es la peor pesadilla de Turull, que de repente perdería el ejército convergente con el que hasta ahora ha ganado todas las batallas, internas y externas. Del mismo modo, la victoria de los partidarios de quedarse en el ejecutivo, sea cual sea el resultado, sería un golpe tan fuerte al actual liderazgo que en la práctica tendría el efecto de una moción de censura interna. La continuidad del tándem formado por Turull y Borràs estaría en cuestión. El golpe de estado con el que muchos adentro de Junts sueñan desde hace tiempo contra el torrismo-borrasismo habría triunfado, y barrería también la figura del ex president Puigdemont.

¿Giró vicepresidente?

Este escenario es el que resulta más interesante de analizar, puesto que supondría una victoria póstuma de Jordi Sànchez y catapultaría a Jaume Giró al cargo de vicepresidente. Eso sí, la capacidad de presión de Junts sobre ERC habría desaparecido prácticamente del todo, puesto que ya no podrían amenazar más con el botón nuclear. De manera tácita estarían aceptando que no pasa nada por que se incumplan algunos puntos del acuerdo de legislatura, que asumen la destitución del vicepresidente y que plantear la cuestión de confianza fue un error.

Los afiliados de Junts, pues, tienen en sus manos activar uno de estos tres escenarios, y ninguno de ellos es ideal para la formación. Es más, en todos los casos Junts perderá o influencia o cohesión interna. O las dos cosas. Y esto es lo que explica la satisfacción nada disimulada a ERC, que ya vivió un escenario similar en 2010.

stats