Sociedad 12/07/2021

Los accidentes con patinetes crecen un 79% en Barcelona

Dos tercios de los siniestros continúan implicando coches y motos

2 min
Un patinete eléctrico a la Gran Vía de Barcelona.

Barcelona334 patinetes eléctricos, que reciben la denominación de vehículo de movilidad personal (VMP), han estado implicados en los 6.295 accidentes de tráfico que ha habido entre enero y junio de este año en Barcelona. Su peso en los siniestros de la ciudad ha crecido un 79% ya que en 2019 –el año pasado la movilidad quedó alterada por el covid– fueron 187 los patinetes implicados. Es el único vehículo que ha registrado más casos en esta comparativa, pero dos tercios de los accidentes todavía continúan correspondiendo a los coches y a las motos.

“El 2021 confirma la incorporación plena de los VMP y las bicicletas a la problemática de la siniestralidad”, ha asegurado el teniente de alcaldía de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, que ha incluido las bicis en esta valoración. A pesar de todo, los patinetes eléctricos solo han estado implicados en el 5% de los accidentes del primer semestre en la ciudad y las bicicletas en menos del 7%. Batlle ha negado que quiera criminalizar los patinetes, pero ha cuestionado que no haga falta “pericia” para conducirlos y ha dicho que suponen una “fricción” entre usuarios en las calles.

Batlle ha insistido al gobierno español que el consistorio pide que sea obligatorio llevar casco y tener seguro para circular con los patinetes. También confía que entre en vigor la normativa que fuerza a limitar de fábrica la velocidad de los patinetes a 25 km/h.

Ahora circulan más patinetes y bicis

En cuanto a la movilidad, la circulación de los patinetes y las bicicletas en Barcelona –que se mide con los datos de los carriles bici– ahora es un 15% superior a la de enero, que entonces estaba al mismo nivel de antes de la pandemia. En cambio, la circulación del resto del tránsito –coches, motos y otros vehículos motorizados– ahora es solo un 5% inferior a la que había antes del covid, a pesar de que a principios de este año se había situado un 25% por debajo.

Entre enero y junio de este año ocho personas han muerto en la ciudad en siniestros de tránsito: cinco motoristas, dos que iban en patinete y un peatón. Es el mismo número de víctimas mortales que en 2019, a pesar de que la disminución de la movilidad general ha hecho caer el número de heridos graves: de 103 en el primer semestre de hace dos años, a 81 este primer medio año. La mitad de los heridos graves han sido motoristas.

El jefe de la Guardia Urbana, el intendente mayor Pedro Velázquez, ha explicado que las principales causas directas de los accidentes son la falta de atención, sobre todo por el uso del móvil, el hecho de no respetar las distancias entre vehículos, los giros indebidos o sin precaución y la tendencia a saltarse los semáforos. Según Velázquez, este primer semestre se han puesto 79.000 denuncias por infracciones de tránsito –casi un 7% más que en 2019–, mientras que los radares también han pillado a más conductores que superan el límite de velocidad: 262.000 en medio año. “Se corre algo más”, ha concluido.

Sobre los cambios que se han hecho el último año en el urbanismo de las calles de Barcelona, Velázquez ha afirmado que hasta ahora no han detectado que hayan tenido incidencia en la siniestralidad.

stats