Barcelona
Sociedad 02/08/2021

Colau alargará 50 años el uso hotelero del actual Juan Carlos I

La concesión actual preveía que el Ayuntamiento recuperara el espacio en 2040 pero ahora opta por sacarlo a concurso

4 min
Hotel Juan Carlos Y de Barcelona

BarcelonaEl edificio que acoge el enorme Hotel Fairmont Rey Juan Carlos I, en la avenida Diagonal de Barcelona, podrá continuar siendo un hotel hasta el ahora muy lejano 2090. Este es uno de los grandes hoteles que se levantaron en terrenos destinados a equipaciones públicas antes de los Juegos Olímpicos cuando la oferta de establecimientos de lujo en la ciudad todavía era exigua. El llamado plan de hoteles, que impulsó el alcalde Maragall, preveía una cesión del derecho a superficie durante 50 años y, vencido este plazo, el Ayuntamiento recuperaba los espacios, tanto los solares como los edificios. El Juan Carlos I se construyó sobre terrenos privados pero los propietarios cedieron la titularidad al consistorio a cambio de no tener que pagar ningún canon.

Ahora que el 2040, que es cuando vencen las concesiones, ya no queda tan lejos, hay cuatro grandes hoteles incluidos en este plan que intentan negociar una prórroga para no perder sus espacios, como informó el ARA . El que ha avanzado más en este camino es el Juan Carlos I, que, amenazado por una más que delicada situación económica, está cerrado y en venta y ve cómo la provisionalidad de su situación, con solo 19 años de actividad hotelera garantizados, dificulta cualquier operación. Por eso, pedía un alargamiento de la concesión al consistorio, pero esta no es la solución que se ha acabado acordando para el conflicto.

Lo que han pactado la propiedad, el grupo Barcelona Project’s, y Ayuntamiento es que los primeros renuncian ya a los años que les quedan de derecho de superficie, que saldrán a concurso, y el consistorio añade una segunda concesión que alargará 50 años más allá del 2040 el uso hotelero del espacio. La condición es que sea el mismo privado quien se adjudique los dos lotes. Es decir, quien gana se queda con 69 años de derecho de explotación. El consistorio cobrará el canon que se tase para la actividad de los 50 años de la nueva concesión, una cantidad que todavía no se concreta, y el actual propietario se quedará lo que se estime por la renuncia a los 19 años que les quedaban de actividad (esta cantidad no se podrá modificar en la subasta).

El acuerdo ha quedado recogido en un protocolo de intenciones entre el Ayuntamiento y la sociedad Barcelona Project’s que el jueves ya recibió la luz verde de la comisión de gobierno, con la previsión de empezar a trabajar en el pliegue técnico de condiciones y poder convocar el doble concurso en otoño. El regidor de Presidencia, Jordi Martí, que es quien ha firmado el protocolo, defiende que no era posible ampliar la concesión que tenía la actual propiedad y que el consistorio ha valorado, a la hora de plantear esta solución y no recuperar el espacio, elementos como el carácter "simbólico" del Hotel Juan Carlos I en Barcelona, su peso en la actividad del turismo de congresos –la caída de esta actividad en plena pandemia les ha dejado ahora en una situación crítica– o la voluntad de mantener los más de 400 puestos de trabajo que dependen del establecimiento. También ha jugado, apunta, el miedo que el hotel acabara pasando años sin ningún uso por la imposibilidad de encontrar compradores y que esto comportara una rápida degradación del espacio.

Cifras a concretar

"Ganaremos una cantidad importante de dinero para el patrimonio municipal, preservaremos la actividad hotelera y salvaremos los puestos de trabajo. Negocio redondo para el Ayuntamiento ", defiende Martí, que no detalla todavía cuál será el beneficio económico para las arcas municipales más allá de apuntar que serán "decenas de millones de euros" por la nueva concesión. Tampoco se concreta ahora cuál será el precio de los 19 años de actividad que todavía tenían garantizados los actuales propietarios. Un paquete que, en proporción al número de años de la nueva concesión, será más caro por el factor incertidumbre en el tiempo: tienen más valor, de entrada, los años más inmediatos, cuando todo hace prever que, pasada la pandemia, la ciudad recuperará la actividad turística.

El gobierno de Colau ya había apuntado que, a pesar de que la oferta hotelera de la ciudad ya no es equiparable a la de principios de los años 90 –entonces solo había 84 hoteles de entre tres y cinco estrellas–, no tenía intención ni de gestionar hoteles ni de derribar edificios actuales para hacer uso de los solares. La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, defendía en junio en declaraciones a este diario la necesidad de encontrar una salida "permanente" a la situación y se inclinaban entonces porque la propiedad de los establecimientos cedieran al Ayuntamiento solares de valor equivalente a los de los hoteles para poder continuar la actividad. Una vía que se podría mantener para los otros establecimientos en negociación.

Hasta ahora, el Hotel Juan Carlos I, que se reformó en 2014, estaba a la venta por un precio simbólico de un euro, pero con una deuda de más de 80 millones de euros. Barcelona Project’s, que es la sociedad inmobiliaria del príncipe saudí Turki ben Nasser, negociaba el traspaso de este gran hotel al grupo norteamericano Apollo Global Management, pero la operación estaba bloqueada por la incertidumbre de qué pasaría de aquí a 19 años. La propiedad pedía alargar la concesión para asegurar que el comprador tuviera tiempo de recuperar la inversión. Ahora, con el acuerdo con el consistorio, las negociaciones pueden recomenzar.

Además del Fairmont Rey Juan Carlos I, el resto de establecimientos que también tendrían que pasar a manos del Ayuntamiento cuando venzan las concesiones son el Hotel Plaza (en plaza Espanya), el Hotel Fira Palace (en la avenida Rius i Taulet) y el Alimara (en el Vall d'Hebron). En estos casos, el gobierno municipal defiende que no es tan urgente pactar una solución porque no están en la misma situación económica que el Juan Carlos I. El Hotel Apolo también se levantó con el plan preolímpico pero podrá continuar pasados estos 20 años porque se sitúa en un solar que no es del Ayuntamiento .

stats