Restricciones
Sociedad 21/07/2021

El Congreso ratifica el fin de la obligatoriedad de la mascarilla en la calle

El gobierno español salva el decreto gracias al aval de Cs y EH Bildu y el único voto en contra del PP

3 min
Peatones con mascarilla  en la calle en una imagen de archivo.

MadridEn pleno debate autonómico sobre si hay que volver a hacer obligatoria la mascarilla en la calle aunque se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros –el Govern lo ha recomendado a la ciudadanía, Baleares lo llegó a plantear y Euskadi también lo ha pedido–, en el Congreso el gobierno español ha conseguido salvar in extremis el decreto que supuso el fin de esta restricción hace meno de un mes. Todo apuntaba ayer martes que la convalidación del texto podría tambalearse, pero al final ha salido adelante gracias a un equilibrio poco habitual de mayorías: el voto a favor de Ciudadanos y EH Bildu y la abstención de todo el resto de partidos menos el PP, que se ha opuesto con vehemencia a la medida. En total: 170 votos a favor, 90 en contra y 78 abstenciones.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha vuelto a señalar que "recuperar parte de nuestras vidas es importante". Ahora bien, ha dicho que hay que hacerlo con "prudencia". La Moncloa defiende que el fin de la restricción está bien y que ahora lo más necesario es que se cumpla la medida. Es decir, ponerse la mascarilla cuando no hay la distancia de seguridad en exteriores. Es del mismo parecer Ciudadanos, que también ha defendido que no se tramite el decreto como proyecto de ley como pasó con el de la nueva normalidad porque la norma acaba entrando en vigor en un momento inesperado de la pandemia. A su vez, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha defendido que "la comunidad científica coincide de forma general que el riesgo de transmisión en exteriores es casi nulo" si se respeta la distancia de 1,5 metros.

El cambio de situación en Catalunya

Quien también ha defendido la medida es Junts per Catalunya, a pesar de que al final se ha acabado absteniendo –también lo ha hecho la CUP–, según han indicado fuentes del partido, y ha votado igual que ERC. El diputado republicano Xavier Eritja ha justificado que "el escenario ha cambiado radicalmente respecto a hace unas semanas, sobre todo en Catalunya" y hay que reconocer que "la mascarilla ha sido una de las herramientas más efectivas para parar la transmisión de contagios". La abstención, pues, ha dicho que se justifica porque se trata de una medida concreta en un contexto concreto y que ahora la situación en Catalunya es diferente.

Más contundente ha sido el PNV después de que el lehendakari Iñigo Urkullu enviara el martes una carta al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, para pedirle medidas que den "seguridad jurídica" para poder decretar con tranquilidad el toque de queda nocturno y también volver a la obligatoriedad de la mascarilla en la calle. Con todo, ha acabado anunciando una "abstención crítica" después de señalar que ahora mismo no se dan razones para "mantener el uso de la mascarilla pero sí reducir el uso", tal como defiende el decreto en la exposición de motivos.

Finalmente, la diputada del PP Elvira Velasco ha hecho una dura crítica a la gestión del ejecutivo –en la misma línea de Vox, a pesar de que estos se han abstenido porque reclaman menos restricciones–. Ha señalado que se aprobó "el decreto de las sonrisas" en contra del criterio de "todas las advertencias de los expertos" por la entrada de la variante delta, que está siendo mucho más contagiosa. "Eso nos ha llevado a la España de las familias en cuarentena", ha concluido.

stats