Sociedad 09/05/2021

Conocer el genoma del virus es clave para controlar la pandemia

La secuenciación genética de las nuevas variantes y el estudio de su comportamiento ayudan a definir medidas de control adecuadas

4 min
Variantes covid

BarcelonaNo hay nada más íntimo que los genes. Conocer el genoma de un ser vivo es conocerlo a fondo. En el caso de los virus, además, que son poca cosa más que material genético envuelto, este conocimiento marca la diferencia a la hora de adoptar medidas para controlar las enfermedades que provocan. Gracias a la secuenciación express que se hizo de las primeras muestras del SARS-CoV-2 en China en febrero de 2020, en menos de dos meses se terminó una nueva generación de vacunas, las llamadas vacunas de ARN mensajero como las de Moderna, Pfizer o CureVac, que después se tuvieron que probar, eso sí, durante meses.

Sin embargo, los virus mutan. Cada vez que infectan una célula, lo cual sucede miles de millones a veces en una infección, se producen errores en el proceso de copia del material genético que producen variaciones en la forma del virus. Muchas de estas variaciones hacen que el virus sea inviable. Algunas no tienen ningún efecto. Pero algunas pueden cambiar su comportamiento. Los dos últimos casos son los que dan lugar a las llamadas variantes. "Puede pasar que gracias a las mutaciones cambien las propiedades biológicas de los virus y se puedan transmitir más o provocar cuadros clínicos más graves", explica Joaquim Segalés, profesor de la UAB e investigador del Centre de Recerca en Salut Animal (CReSA) del IRTA. "Conocer las mutaciones da información de lo que podemos esperar y permite a los sistemas sanitarios tomar las medidas adecuadas", añade.

"La necesidad de secuenciar muestras en Catalunya, España y, en general, en Europa, empezó con el surgimiento de la variante británica", explica Marc Noguera, investigador de IrsiCaixa y de la herramienta CovidTag, una plataforma en línea que permite visualizar qué variantes del coronavirus son más abundantes a cada comunidad autónoma. "Des de finales del año pasado, se ha hecho un esfuerzo para secuenciar y para hacerlo con muestras representativas de toda la población", dice Noguera. Este esfuerzo se ha materializado en unos máximos semanales de 457 muestras analizadas en Catalunya y 1.221 en todo España. Esto es justamente lo que se puede ver en Covid Tag. Con una presentación basada en gráficas de evolución temporal, la herramienta permite visualizar cómo la variante británica ha pasado de representar menos del 10% de las muestras a finales de 2020 a constituir casi el 90% de las secuencias actuales, tanto en Catalunya como en el conjunto de España. El motivo principal que la ha hecho dominante es que es más contagiosa, tal como se ha constatado a partir de estudios epidemiológicos y de laboratorio. "La plataforma está pensada para que el público general pueda visualizar los datos de manera sencilla y para poder hacer un seguimiento a tiempo real de qué variantes van apareciendo y desapareciendo en Catalunya y España", explica el investigador.

La protección de las vacunas

Conocer las variantes que surgen y que, inevitablemente, irán surgiendo durante los próximos meses también es útil para saber si las vacunas actuales siguen siendo efectivas. De momento, "las vacunas protegen de todas las variantes, a pesar de que no en la misma medida", apunta Segalés. Los estudios que se han elaborado sobre este aspecto –el último se ha hecho en Qatar y publicado en la revista The New England Journal of Medicine– indican que las vacunas actuales pierden un poco de efectividad a la hora de reducir los casos de infección por las variantes sudafricana y brasileña. Sin embargo, el resultado que hay que remarcar de todos estos estudios es que la protección ante la enfermedad grave y la hospitalización sigue siendo muy alta. El estudio hecho con la vacuna de Pfizer en Qatar, donde las variantes dominantes son la británica y la sudafricana, indica que esta vacuna tiene un 97% de efectividad a la hora de prevenir los casos graves de la enfermedad. En cuanto a la variante india, los pocos datos de los que se dispone apuntan a que las vacunas también la pueden neutralizar.

"Saldrán nuevas variantes, seguro", asegura el investigador del CReSA. Lo que no es nada fácil de predecir es si estas futuras variantes serán más o menos contagiosas, o más o menos virulentas que las actuales. "Por eso es importante secuenciar, para saber qué variantes se están produciendo y cuáles despuntan". Otra cuestión que se ha discutido últimamente es si las vacunas pueden fomentar el surgimiento de variantes más peligrosas. El principio en que se basa esta hipótesis es que en una persona vacunada solo serían viables mutaciones virales capaces de evitar los anticuerpos y los linfocitos T producidos por el cuerpo en respuesta a la vacuna. Si alguna de estas formas virales consiguiera saltar entre personas, habría la posibilidad de que apareciera una variante con una cierta resistencia a las vacunas actuales. Ahora bien, "las vacunas son muy eficaces, reducen mucho la replicación del virus y la capacidad de transmisión, y por lo tanto la probabilidad que aparezcan variantes por la vacunación es mucho más baja que la probabilidad de que lo hagan como consecuencia de la libre circulación del virus", concluye Segalés. 

stats