Sociedad 20/04/2021

Catalunya se plantea levantar el confinamiento comarcal el lunes si los datos acompañan

Argimon confía en que la EMA avale el uso de Janssen y en que el Estado autorice retrasar las segundas dosis

Ara
4 min
Diverses personas hacen cola en el centro de vacunación UB Raval
Disponible en:

BarcelonaLos indicadores epidemiológicos se estabilizan pero la ocupación de camas en los hospitales es todavía muy elevada e inestable. Esta situación podría llevar al Procicat a replantearse el confinamiento comarcal a partir del lines. El programa Planta Baixa de Tv3 ya ha dado por hecho que la semana que viene las restricciones de movilidad se suavizarán, a pesar de que la portavoz del Govern, Meritxell Budó, y el mismo secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, no han querido confirmarlo y han remitido a la dicisión que tome el Procicat entre el miércoles y el jueves, que irá en función de cómo evolucionen los datos epidemiológicos en las próximas horas.

En este sentido, Catalunya ya está detectando menos positivos diarios, todavía no ha conseguido reducir la ocupación en las unidades de cuidados intensivos (UCI), que se mantienen en el entorno de los 500 enfermos (499 según la actualización de hoy). El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, se ha mostrado preocupado por este comportamiento "errático" desde hace semanas de los casos más críticos, que empezaron a crecer antes de Semana Santa de una manera muy similar en el momento más duro de la segunda oleada y que todavía se mantienen demasiado altos. El número de hospitalizados de covid en planta sí va a la baja: a estas alturas hay 1.670 ingresados, unos cincuenta menos en un día.

Descartado el temido efecto Semana Santa, el virus va perdiendo fuerza poco a poco y la reducción de positivos es progresiva. La tasa de contagio (Rt), que mide la velocidad con la que se propaga el covid, ha caído drásticamente del 1,19 del lunes al 1,07 actual. Cuando la Rt se sitúa por debajo del 1 se empieza a frenar la expansión del virus. "Estamos estables y prevemos que esta semana seguiremos así durante toda la semana", ha indicado Argimon a RAC1.

Toque de queda

Si los datos acompañan a la baja y la presión hospitalaria afloja, Argimon no ha descartado la posibilidad de ampliar el confinamiento comarcal. En cuanto al toque de queda, el secretario de Salud Pública ha asegurado que personalmente sería partidario de la recuperación de los derechos y las libertades fundamentales, pero ha insistido en que el Govern tampoco ha decidido nada sobre esta cuestión. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, también planteaba recientemente la posibilidad de atrasar el horario del toque de queda y permitir los desplazamientos más allá de las 22 horas, antes incluso de que decaiga el estado de alarma. Todo, sin embargo, ligado a cómo evolucione la pandemia.

De momento la bajada en los diagnósticos de coronavirus es tímida pero evidente: si el pasado viernes se estaban registrando 1.600 casos diarios de media, este martes se han diagnosticado unos 1.278. Todo ello haciendo un 16% más de pruebas (188.762) que la semana anterior (162.701). Además, la tasa de positividad (6,11%) ya está por debajo de los valores previos a Semana Santa (7,39%).

El riesgo de rebrote (EPG), que mide el crecimiento potencial de la epidemia las próximas dos semanas, también ha bajado notablemente hasta los 297 puntos, 14 puntos menos que el lunes y 24 menos que la semana pasada. Con todo, la incidencia acumulada de casos por 100.000 habitantes a 14 días ha crecido a 277 casos, quince más que el lunes, puesto que este periodo todavía incluye los datos sesgados de los festivos.

Espaciar las segundas dosis

El 20,4% de los catalanes ya han recibido al menos una dosis de la vacuna después de que las últimas 24 horas se hayan inyectado 13.843 vacunas: 11.717 primeras dosis y 2.126 segundas dosis. Desde el 27 de diciembre Catalunya ha administrado 1,5 millones de primeras dosis y 503.501 de segundas dosis.

Argimon se ha mostrado optimista de cara a lograr el 70% de población vacunada en verano. "En mayo y junio tendremos un cargamento de vacunas que nos permitirá avanzar en la vacunación", ha afirmado, en relación al anuncio hecho por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, sobre la llegada semanal de 1,7 millones de dosis a partir del 26 de abril.

En cuanto a la estrategia de vacunación, ha dicho que confía en que el gobierno español y las comunidades autónomas pacten esta semana el cambio de criterio que permitiría atrasar las segundas dosis de Pfizer y Moderna durante seis u ocho semanas para acelerar la vacunación, y ha recordado que ya con las primeras vacunas se observa una reducción importante de las infecciones, la mortalidad y los casos graves.

El ministerio de Sanidad tiene que debatir y decidir antes del miércoles si cambia la estrategia y adopta una idéntica a la de Reino Unido. Después lo trasladará al Consejo Interterritorial con las comunidades autónomas. "La vacunación reduce la mortalidad y las hospitalizaciones. Cuanto más personas se vacunen de la primera, más rápido protegeremos a la población", ha resumido Argimon.

El secretario de Salud Pública también ha reconocido que sería un acierto que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, en inglés) resolviera favorablemente a la administración de la vacuna de Janssen, que está paralizada mientras se estudia la posible relación con algunos casos poco frecuentes y raros de trombosis, como ya pasó con AstraZeneca. A su parecer, si es cierto que los casos detectados son únicamente los que han trascendido a los medios de comunicación, "los beneficios superan amplísimamente los riesgos".

stats