Tribunales
Sociedad 23/06/2022

Delort insinúa en los juzgados que Interior se "precipitó" denunciando el caso Bomberos

El director general del cuerpo admite que el contrato de mantenimiento estaba infradimensionado

2 min
El director general de los Bomberos, Joan Delort, en una imagen de archivo

BarcelonaEl director general de los Bomberos de la Generalitat, Joan Delort, ha sido el último de los siete cargos y excargos del cuerpo investigados por el caso de las supuestas irregularidades en el mantenimiento de los vehículos que ha declarado ante la juez. Delort, que accedió al cargo cuando el caso ya estaba en manos de la Fiscalía, ha hecho piña con el resto de los miembros del cuerpo investigados y ha puesto en entredicho la decisión de llevar el caso a la justicia de los exresponsables de la conselleria de Interior, el exconseller Miquel Sàmper y su número dos, Elisabeth Abad. Según fuentes judiciales próximas al caso, Delort ha explicado que cuando tuvo conocimiento del paso que querían dar los exresponsables del departamento les trasladó que era "precipitado".

Delort habría explicado que fue la propia Abad quien, en el transcurso de una conversación, expuso la necesidad de tomar esta decisión porque, si había un cambio de gobierno y la conselleria de Interior –entonces en manos de Junts– cambiaba de manos, como finalmente pasó, nadie les pudiera reprochar no haber dado el paso. Delort le planteó las dudas que le generaba no haber agotado primero la investigación interna del asunto. De hecho, todos los cargos y excargos de los Bomberos que han declarado en el caso han reprochado al departamento que no les preguntaran a ellos los detalles sobre la gestión del contrato de mantenimiento de los vehículos, que hacía años que estaba adjudicado a la empresa sevillana Iturri, también bajo sospecha por el caso Bomberos.

Contrato desfasado

Esta conversación se produjo cuando Delort todavía era el director del teléfono de emergencias 112. Al cabo de unos meses pasó a ser el máximo responsable político de los Bomberos, cuando el departamento de Interior ya estaba en manos de ERC. Según las mismas fuentes consultadas, Delort también ha admitido que cuando accedió a este cargo revisó el contrato de mantenimiento y constató que el pliegue de cláusulas no había variado en años.

En este punto, la versión del director de los Bomberos coincide también con la del resto de los imputados. Los excargos del cuerpo que han declarado como imputados, como testigos o el propio gerente de Iturri, también investigado, han reconocido que el contrato estaba infradimensionado y que las facturas se pagaban a destiempo. Para poder cubrir las numerosas reparaciones de urgencia que quedaban fuera del contrato se tuvo que recurrir hasta ocho veces a la figura del reconocimiento extraoficial de crédito –un mecanismo excepcional–, lo que implicó pagar a Iturri más de dos millones de euros extras además de los pactados en el contrato.

stats