Nuevo curso escolar
Sociedad  /  Educación 03/09/2022

Josep Gonzàlez-Cambray: "Los resultados académicos no son buenos, son muy mejorables"

'Conseller' de Educación

9 min

BarcelonaEl conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, atiende al ARA horas después de anunciar un acuerdo con los sindicatos, que él mismo calificó de "histórico", y tres días antes de que empiece un nuevo curso escolar.

La amenaza de empezar el curso con huelgas se ha retirado a cambio de que los maestros tengan el mismo horario que antes de los recortes. ¿Está satisfecho?

— Estoy muy satisfecho. Y contento y con muchas ganas de empezar un curso sin medidas sanitarias, sin huelgas, sin tener que aplicar el 25% de castellano en el aula, lo que no había pasado desde 2015, y con muchas novedades y transformaciones educativas estructurales que son buenas para el alumnado, como la reducción de ratios y la gratuidad de la escolarización de la I2 en las escuelas infantiles municipales.  

¿Por qué reducir una hora lectiva es una buena medida para el sistema educativo?

— Es revertir un recorte de hace más de 10 años y lo teníamos que hacer, y lo hemos hecho cuando se ha abierto una ventana de oportunidad. Lo más importante es que hará que esta hora que los maestros no harán de clase la dedicarán a una coordinación cualitativa y efectiva, en un momento en el que tenemos muchos retos, novedades y nuevos proyectos. Nos irá muy bien poder para hacer más debate pedagógico dentro de los claustros y para dar respuesta a los proyectos nuevos.

Los maestros harán 23 horas de clase a la semana y los de la ESO, 18. ¿Es una carga lectiva excesiva?  

— No. Volvemos a la dedicación horaria de antes de los recortes, que era la principal reclamación que se nos hacía desde los sindicatos. Este acuerdo es histórico porque hace más de 20 años que no había ningún acuerdo con todos los representantes sindicales de la mesa sectorial y porque permitirá que a partir del 1 de enero el sistema educativo catalán tenga la cifra más alta en toda la historia del número de maestros y profesores. Seremos 80.000.

 Se lo pregunto de otro modo: ¿habría preferido gastar 170 millones de euros en otra cosa?

— Cuanto más dinero destinamos a la educación, mejor.

Pero el dinero es finito. ¿Habría querido dedicar el dinero a alguna otra cosa?  

— Estos 170 millones estarán bien invertidos y lo que haremos es seguir incrementando la financiación cada año, porque los recursos en educación son imprescindibles. Tenemos que incrementar la gratuidad en I0 e I1, tenemos que hacer una reserva de plazas y distribuir de forma equilibrada a los alumnos en todos los centros financiados con fondos públicos...

Del resto de las reivindicaciones sindicales (volver a cobrar los estadios a los 6 años, reducir las horas a los mayores de 55 años...), ¿cuál es la prioritaria para ustedes?

— Más de la mitad de las reivindicaciones las haremos este curso 22-23, como la conversión de tercios a medios, la reducción de ratios, el incremento de profesionales de atención educativa y la estabilización de las plantillas. Y hay otros que tenemos que calendarizar. El jueves acordamos sentarnos en el lugar institucional que corresponde, que es la mesa sindical, e ir tratando todos los temas. ¿Llegaremos a más acuerdos? ¡Y tanto!

¿El debate respecto a la enseñanza está excesivamente basado en las condiciones laborales en detrimento de la calidad del sistema?

— No tendría que ser así. Para mí el debate siempre se ha basado en que impacta sobre el alumno. Todas las decisiones y transformaciones educativas están basadas en el alumno: reducir ratios, la gratuidad de la I2, repartir el alumnado para que no haya segregación, incrementar la apuesta para la FP, hacer nuevos currículums...

Las huelgas de marzo mostraron mucho descontento de los docentes con las políticas del departamento, más allá de las reivindicaciones sindicales. ¿Cómo tiene pensado recuperar la relación con el colectivo y con las direcciones?

— No sé si es un tema de recuperar la relación, porque relación hemos tenido siempre.

Buena no era.

— Lo que no pueden decir es que hemos tomado decisiones sin hablar. Los hechos lo desmienten: es la primera vez que se hace participación con el currículum, que enviamos cuestionarios a todos los maestros para saber en qué los podemos ayudar, que cuando vamos a un territorio nos reunimos con todos los centros del municipio, desde la escuela infantil hasta los centros de FP. La participación y el diálogo están ahí. Hemos venido a transformar, no a gestionar, y, por lo tanto, cuando tomas decisiones, los cambios y las transformaciones educativas no son fáciles, ni rápidas, ni gustan a todo el mundo, pero si son buenas para el alumnado tenemos que ser capaces de sacarlas adelante. Por ejemplo, cuando se puso la sexta hora hubo muchas huelgas en contra. Reacciones hay siempre, pero tenemos que tener mirada amplia para decir: ¿esta decisión es buena para el alumnado? ¿Es una transformación que viene para quedarse en el sistema educativo? ¿Es una buena priorización?

¿Se ha planteado recuperar la sexta hora en la escuela pública?

— Nos lo planteamos todo, pero también es bien cierto que no lo podemos hacer todo a la vez y, por lo tanto, iremos dando respuesta a los retos uno tras otro.

Ahora los alumnos de la concertada hacen una hora más de clase al día que los de la escuela pública. ¿Esto no es una brecha?

— Sí, nosotros queremos las mismas condiciones. Creo en el servicio educativo de Catalunya, que quiere decir ir hacia las mismas condiciones y las mismas reglas de juego para todas las escuelas financiadas con fondos públicos. Por lo tanto, no me gusta que haya centros desiguales y que hagan un número de horas diferentes de clase. Tenemos que tender a que todos hagamos las mismas condiciones.

Ha anunciado que no se aplicará el 25% de castellano en las escuelas y la Asamblea por una Escuela Bilingüe ha acusado al Gobierno español de cómplice por no aplicar las sentencias judiciales. ¿Ha recibido usted el apoyo del ministerio? 

— No estoy centrado en las reacciones que pueda haber. Recibí una instrucción de aplicar el 25% en todas las aulas del país y el lunes empieza el curso y, por primera vez desde que empezaron las injerencias judiciales, no aplicaremos el 25% de castellano en ningún aula. Lo hemos hecho gracias a una respuesta de país, gracias al máximo consenso social, político y pedagógico. Estoy centrado en tomar las mejores decisiones para las familias, el alumnado y los maestros de este país.

El Constitucional ya dijo en 2010 que el castellano también tiene que ser vehicular. ¿Cuál será la posición del departamento si se declarara inconstitucional el nuevo marco normativo que ustedes han acordado? 

— La posición del departamento es que el aprendizaje de las lenguas no va de porcentajes, sino de pedagogía, y todo el alumnado del sistema educativo catalán al acabar 4.º de la ESO logra conocimientos orales y escritos tanto en lengua catalana como en lengua castellana.

Uno de los temas del plan de gobierno fue un plan de choque contra el fracaso escolar. ¿Han tomado alguna medida al respecto? 

— Hay muchísimas medidas orientadas al fracaso escolar: planes de entorno, planes de mejora de oportunidades educativas, planes orientados a la temporalidad, y el hecho de distribuir al alumnado en situación de vulnerabilidad también forma parte de no tener escuelas segregadas. Por lo tanto, hay muchísimas actuaciones con el objetivo de que no haya fracaso escolar. Y este año, por primera vez en la historia, garantizamos que el alumnado de 4.º de la ESO tenga plaza en un ciclo formativo de grado medio. El 96,2% lo han tenido en el grado que han pedido, 30 puntos más que el año anterior. Esto también lucha contra el fracaso porque garantizamos la continuidad del alumnado de 4.º.

Tenemos todavía a 20.000 aspirantes que no tienen asignada una plaza.

— Esto pasa cada año; a pesar de que pase cada año no quiere decir que esté bien. Tenemos dos ámbitos que mejorar: incrementar la oferta y que el procedimiento sea más ágil, porque estamos aplicando un procedimiento desde hace 20 años que no es suficientemente ágil. En los ciclos de grado superior tenemos que tener una inscripción como hace el sistema universitario, porque lo que está sucediendo es que las inscripciones son múltiples y hay un 25% de estudiantes que hacen la solicitud, les damos una plaza, pero no se matriculan. Esto lo tenemos que ordenar y hacerlo más simple, por ventanilla única.

La pandemia ha tenido un efecto fuertísimo sobre la escuela y sobre los resultados de la calidad educativa en todo el mundo. ¿Está preocupado por los resultados, por este impacto en la calidad educativa en Catalunya? 

— Sin duda. Y tanto. Mientras sea conseller reconoceré las situaciones objetivas que son mejorables porque solo si las reconoces puedes actuar. Por eso estamos haciendo cambios de currículums en el sistema educativo, porque tenemos que enseñar de una manera diferente de cómo hemos enseñado hasta ahora. También se ha notado en las pruebas de competencias básicas. La pandemia ha tenido que ver, porque las matemáticas o el inglés son asignaturas en las que se tiene que estar muy presente y hacer un acompañamiento. Ahora tenemos que ser capaces de avanzar hacia unos currículums donde el aprendizaje se haga de forma más significativa, con una motivación, encontrar sentido a qué aprendes para tener un legado emocional con el aprendizaje, porque sabemos que así se aprende mejor.

¿Cuál cree que ha sido el impacto de la pandemia? ¿Ustedes lo tienen cuantificado?

— No. Pero por eso era muy importante volver a la presencialidad lo antes posible. Yo era director general de centros públicos y abrimos sin tener el acuerdo de todo el mundo, con muchas críticas, con muchos movimientos en contra de abrir.

Los resultados de las pruebas de competencias básicas son malos.

— Son muy mejorables. No son buenos.

¿Cuál es su objetivo y qué hará para mejorarlos? 

— Mi objetivo siempre será incrementar el aprendizaje, incrementar los resultados. Los nuevos currículums son muy importantes, que haya menos niños y niñas en las aulas también es importante, que todo el alumnado tenga los itinerarios y vaya orientado desde los primeros cursos también es muy importante porque ahora nos encontramos que la orientación es muy mejorable. Hay muchísimas cosas que se pueden hacer para mejorar el sistema educativo. 

¿Qué harán para que los niños escolarizados en Catalunya no tengan este déficit de conocimiento de matemáticas? 

— A través de los nuevos currículums habrá un aprendizaje más significativo y tendremos que valorar, escuela por escuela, cuáles son los resultados, cómo se están enseñando las matemáticas y ver qué decisiones se tienen que tomar desde la pedagogía para que estos aprendizajes sean más globales, más significativos y más competenciales. Ir a buscar datos y memorizarlos no es un valor añadido. El valor añadido es encontrarse situaciones que puedas resolver y dar las mejores respuestas ante situaciones de la vida en un mundo que cada día cambia más.

Una de las conclusiones de un informe de Esade y Cotec es que la pandemia impactó más en el aprendizaje de los niños de la escuela pública. ¿Esto quiere decir que las familias que quieren que los niños aprendan inglés los llevan a extraescolares y no pueden fiarse de la escuela pública?

— No, no puedo estar de acuerdo. El aprendizaje en la escuela pública o concertada va en la línea de los proyectos educativos de aquel centro. Por eso también es tan importante la lucha contra la segregación: para no crear escuelas de primera y escuelas de segunda. Las escuelas tienen que reflejar a las familias y los niños que viven en aquella zona educativa y lo que no puede pasar es que una escuela tenga un número de alumnos en situación de vulnerabilidad y la del lado tenga un número de alumnos diferente. Los nuevos currículums refuerzan y acompañan a los centros que ya estaban enseñando por proyectos o ámbitos, y estructuramos un sistema educativo para que todo el mundo avance en esta dirección, acompañándolos con formación, que aprendan los unos de los otros... En educación es mucho más importante la dirección que la velocidad, y la dirección la tenemos clara, porque las decisiones están tomadas con evidencias y no con ocurrencias. Ahora hay un informe de la Unesco que nos dice hacia dónde tienen que ir los sistemas educativos en los próximos años y todos los países que están avanzando en educación avanzan en esta dirección.

Las evidencias también dicen que la formación del profesorado es muy importante. ¿Es suficientemente buena?

— No, pero es que, si me preguntas si es suficientemente bueno algún aspecto de la educación, mi respuesta será que no. Estamos rediseñando la formación para que tenga transferencia dentro del aula, a medida para los diferentes claustros, para que sea una formación donde explicamos cosas que sean útiles. Estamos cambiando de arriba abajo la oferta formativa del departamento, pero los grandes cambios no se hacen de un día para el otro.

¿Cómo quiere que sea el sistema catalán en veinte años? ¿Cuál es su objetivo?

— Mi objetivo sería que fuéramos capaces de acompañar al alumnado con una educación que se adaptara a sus necesidades y a su ritmo de aprendizaje, y esto pasa por un aprendizaje que no pone tanto el acento en qué aprendemos, sino en cómo lo aprendemos. Este es un sueño hacia donde avanzamos la mayoría de los sistemas educativos y esto pasa por una manera también diferente de enseñar dentro de una aula. No porque antes lo hiciéramos mal, sino porque hoy en día no podemos enseñar del mismo modo que hace 15 o 20 años porque lo que hacíamos antes no sirve ahora. La sociedad ha cambiado, el acceso a la información ya no es un valor añadido, la parte memorística no es un valor añadido y tenemos que aprender a relacionar conceptos. Y otro sueño, si me permite, es una escuela de valores, donde no solo nos centramos en los conocimientos, sino también en cómo nos relacionamos, cómo aprendemos a ser y cómo aprendemos a vivir.

stats