Coronavirus
Sociedad 24/01/2022

El ocio nocturno pedirá el martes al Govern reabrir el 15 de febrero

La Generalitat tiene que debatir también la continuidad del certificado covid para acceder a la restauración

G.G.G.
3 min
Porteros validando el certificado covid  a la entrada de una discoteca de Barcelona.

BarcelonaLas patronales del ocio nocturno pedirán al Govern que autorice la reapertura de los locales el 15 de febrero en una reunión que previsiblemente se celebrará este martes. Según ha explicado a Efe el secretario general de la patronal Fecalon, Fernando Martínez, en el encuentro participarán representantes de la federación empresarial Fecasarm, de las salas de conciertos y de las salas de fiestas, así como de las conselleries de Salud, Interior y Empresa.

Los empresarios del ocio nocturno defienden que sin toque de queda "no tiene ningún sentido" que la actividad nocturna esté vetada sabiendo que "los jóvenes no se quedan en casa, hay botellones, se organizan fiestas privadas o se viaja a otras comunidades, como Madrid, donde los locales sí están abiertos". Durante el fin de semana, el primero sin toque de queda, se han producido algunas aglomeraciones y botellones en algunos puntos de Barcelona, concretamente en Gràcia y el Raval, pero los Mossos y la Guardia Urbana concluyen que, en general, las noches han sido tranquilas y sin incidencias.

La fecha de reapertura que solicitará el ocio nocturno no es casual: el sector quiere reabrir los locales, a más tardar, el 15 de febrero para tener tiempo para prepararse de cara al Mobile World Congress, que se celebrará a partir del 28 de febrero. Además, a finales de febrero también coinciden la celebración de Carnaval y el fin de la época de exámenes universitarios, dos platos fuertes para el ocio nocturno. "En esta ocasión la administración no puede volver a improvisar", ha afirmado Martínez. El empresario ha asegurado que es necesario que la respuesta de la administración se dé con antelación para que los establecimientos se puedan preparar rescatando a los trabajadores en ERTO, contratando a artistas, haciendo programaciones musicales y tramitando pedidos a los proveedores.

También esta semana el Govern tiene que debatir la continuidad del certificado covid para acceder a bares y restaurantes con las conclusiones del informe que el conseller de Salud, Josep Maria Argimon, pidió al comité científico asesor del covid. Las autoridades sanitarias dudan de que el QR funcione como capa extra de protección a la transmisión, tal como se planteó ahora hace un mes y medio, después de constatar que la ómicron, a pesar de ser más leve, es más contagiosa también entre los vacunados y causa reinfecciones.

La sexta oleada, estancada

La sexta oleada sigue desacelerándose pero las cifras de contagio son todavía demasiado elevadas. Catalunya ha registrado 19.405 nuevos contagios de coronavirus en las últimas 24 horas (239.141 en la última semana) y la incidencia acumulada de positivos a siete días es de 3.066 casos por cada 100.000 habitantes. El biofísico e investigador del Biocomsc Daniel López Codina ha asegurado en declaraciones a TV3 que los contagios no bajarán durante al menos dos semanas: "Después ya lo veremos. Quizás vemos un descenso, pero será un descenso poco importante". El experto ha pedido prudencia antes de "bajar la guardia" y "gripalizar" la gestión del covid, una intención apuntada por Argimon, que planteó que la notificación de casos y las cuarentenas podrían desaparecer partir de la primavera.

También el director general del Instituto de Salud Global (ISGlobal), Antoni Plasència, se suma al llamamiento a la prudencia. "No tendríamos que hablar de gripalización sin asegurar nuestras capacidades de vigilancia epidemiológica. Es decir, ser capaces de ir siguiendo los casos para no volver a tener atascos asistenciales", ha considerado Plasència. En general, los expertos defienden que la relajación de las medidas tiene que ser progresiva a pesar de que la ómicron se haya demostrado más leve, puesto que la pandemia "ha dado demasiadas sorpresas".

De momento, las previsiones de presión desbocada de las autoridades para el mes de enero por la cifra inédita de contagios que se registra no se han cumplido. Las hospitalizaciones en planta han repuntado –han ingresado 67 enfermos más– y ya hay 2.708 pacientes, pero en las unidades de cuidados intensivos (UCI) se liberan algunas camas (hay 506 enfermos críticos, tres menos que el sábado). "Los modelos nos indican que en los próximos 15 días las UCI no crecerán a pesar de la incidencia alta y podremos mantener el control. En planta seguirán creciendo los ingresos, a pesar de que no de forma importante", ha pronosticado López Codina. En la última semana también se han certificado 230 muertos por covid –una treintena al día de media–, la mayoría (196) entre mayores de 70 años. 

Por segundo día consecutivo, sin embargo, Salud no ha actualizado los datos de vacunación en Catalunya alegando "causas técnicas". Además, este domingo unas 1.100 personas se han concentrado en Barcelona para protestar contra el uso del certificado covid, según cifras proporcionadas por la Guardia Urbana. Los manifestantes han exhibido pancartas reivindicativas en las que se podían leer mensajes como "No es una pandemia, es una dictadura".

stats