Sociedad  /  Religión 07/01/2022

Francesc Conesa: “Después de un hecho lamentable hay que volver a la vida ordinaria de la Iglesia”

Ivan Martín
4 min
Francesc Conesa es el nuevo obispo de Solsona

MahónSolsona tiene nuevo obispo después de la renuncia de Xavier Novell para contraer matrimonio con la psicóloga y escritora de novelas eróticas Sílvia Caballol. Se trata de Francesc Conesa, alicantino de nacimiento (25 de agosto de 1961) y que ha liderado el Obispado de Menorca durante los últimos cinco años.

¿Cómo ha vivido la decisión de trasladarse a la diócesis de Solsona?

— Es un momento de cambio y un momento difícil al mismo tiempo. Son días de mucho trabajo, intensos, de dar muchas explicaciones y de responder múltiples llamadas. Dejé una diócesis que quiero mucho, a pesar de que reconozco que tengo ilusión por iniciar la experiencia en Solsona. Vivo el momento en paz.

¿Este tipo de decisiones se consensúan?

— No. Normalmente al Santo Padre le hacen una propuesta de tres posibles candidatos y decide en función de los informes que tiene. Evidentemente uno se puede negar, pero lo acepté como lo he hecho toda la vida. Escribí al Santo Padre para comunicarle que aceptaba de buen gusto. 

¿Le queda un regusto agridulce?

— Sí, porque en Menorca me encontraba muy bien. Han sido cinco años preciosos, maravillosos, de acompañar la fe de los cristianos de la isla y de emprender nuevas iniciativas. Me he sentido muy a gusto y, por este motivo, me cuesta mucho dejar Menorca. Me sabe mal la sensación de decepción entre aquellas personas que ahora se pueden sentir desamparadas y que ahora tienen incertidumbre. Ahora bien, estoy muy ilusionado por ir a un nuevo destino, asumir otra población, otro mundo, y con ganas de vivir la nueva aventura.

¿Qué conoce de Solsona?

— Prácticamente nada, sinceramente. Me han pasado informes, he mirado cosas por cuenta mía, y espero el análisis de la situación en la que se encuentra la diócesis la próxima semana. 

¿Uno de los objetivos es poner paz después de la salida de Xavier Novell?

— Sí. Creo que se tiene que normalizar la vida de la Iglesia y después de un hecho lamentable como es la manera en la que ha salido mi predecesor, hay que volver a la vida ordinaria de la Iglesia y su misión, que es dar a conocer la obra de Jesucristo.

¿Entiende que haya feligreses decepcionados?

— Antes que nada se tiene que respetar la decisión de Novell, además de su trabajo al frente de la diócesis de Solsona. Del mismo modo, considero que muchos medios de comunicación han hecho burla y no han respetado la decisión y la libertad de una persona. A los buenos cristianos seguro que les ha hecho daño esta situación por el impacto mediático y por cómo se ha tratado el asunto. Hay que pasar página y mirar adelante, olvidar lo que ha sucedido, hablar y encarar el futuro. 

Volvemos a Menorca. ¿Cómo han vivido la pandemia del covid-19?

— Son unos meses muy complicados, pero hemos intentado mantener la actividad religiosa para continuar en contacto y para atender a la gente. No hemos parado en ningún momento de la pandemia la prestación de los servicios sociales y caritativos y estoy contento de la reacción de nuestra Iglesia ante una situación límite como el covid-19. 

¿La Iglesia ha sido para muchos ciudadanos una vía de apoyo esencial para superar la crisis sanitaria?

— No solo lo ha sido, sino que continúa hoy en día ayudando a familias enteras que están pagando las consecuencias económicas de la pandemia. Todavía queda mucha pobreza provocada por una crisis sanitaria que no acaba nunca. 

Pese al desastre que ha supuesto la pandemia, ¿ha crecido la solidaridad entre las personas?

— Menorca es una diócesis con un elevado grado de solidaridad, que se nota principalmente en las aportaciones económicas y de alimentos por parte de los feligreses a las diferentes parroquias. Creamos un fondo de solidaridad y ha resultado un éxito rotundo, que se ha traducido en pagar los alquileres a personas que no podían asumirlo. Además, el número de voluntarios ha aumentado considerablemente para ayudar a Cáritas. Los menorquines tienen una sensibilidad especial. 

¿La Iglesia está muy arraigada en la isla?

— Efectivamente. Este aspecto hay que tenerlo presente, porque la Iglesia está integrada en la sociedad, la gente no ve su parroquia como una cosa extraña dentro de un barrio o un pueblo, la ve como un rasgo identitario propio, aunque después no vayan a misa ordinariamente. Cada iglesia está integrada en la cultura del pueblo y esto es muy positivo. 

Y eso que la Iglesia no tiene muy buena prensa...

— También tenemos muchos defectos y es necesario reconocer nuestras carencias. En el mensaje a los fieles menorquines he reconocido que quizás hay cosas que tendría que haber hecho de otro modo, o he decepcionado a personas por mis criterios o formas de actuación. Somos humanos y cometemos errores. A veces nos atacan con razón, pero otras lo hacen por una cuestión de prejuicios.

¿Qué echará de menos de Menorca?

— La relación con muchas personas, la amistad creada en estos cinco años con capellanes y cristianos laicos, y la proximidad de las parroquias de los pueblos. Me gustó mucho la cultura de esa tierra, he disfrutado mucho las fiestas patronales por la alegría que contagian, y evidentemente la paz que te transmite el mar.

stats