Sociedad  /  Salud 25/04/2022

Presentan el primer fármaco que ataca a las células madre del cáncer

Un anticuerpo desarrollado entre el IRB y una biotecnológica neerlandesa frena el crecimiento de los tumores y la metástasis

2 min
Un laboratorio en una imagen de archivo

BarcelonaLos anticuerpos monoclonales se han convertido en los últimos años en una de las herramientas con más potencial para combatir la aparición de tumores y la generación de metástasis. Pero transformarlos en fármacos eficaces no resulta nada fácil en ninguna parte del mundo. El uso de organoides –a la práctica, órganos de medida microscópica– podría acelerar el proceso de desarrollo. Justamente esto es lo que han verificado investigadores del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB), bajo la dirección de Eduard Batlle, y la empresa neerlandesa Merus NV. Después de una investigación que se ha alargado casi ocho años, han conseguido producir un anticuerpo que actúa de manera específica sobre células madre del cáncer y limita el crecimiento de tumores y la formación de metástasis. El estudio, que se basa en la generación de un extenso biobanco de organoides, se publica este lunes en la revista Nature Cancer.

La constitución del biobanco de organoides, explica Batlle, que es investigador ICREA en el laboratorio de cáncer colorrectal del IRB, viene a ser como una gran “prueba de concepto”. “Demostramos que los organoides ayudan a desarrollar fármacos de manera efectiva”, dice. En este caso, un candidato para combatir diferentes formas de cáncer, como tumores de cabeza y cuello, estómago y esófago. En todos estos casos se ha podido hacer un “ensayo clínico in vitro” antes de pasar a hacer pruebas con pacientes. La clave es la disponibilidad de mini órganos y que ha sido posible ensayar hasta 500 anticuerpos diferentes hasta llegar al que reconoce mejor las células madre del cáncer. Es la aproximación “más innovadora hasta ahora” en este ámbito, destaca el investigador.

Un laboratorio trabajando con células madre, en una imagen de archivo.

Un segundo aspecto que sobresale del estudio es la alta especificidad del fármaco que ha acabado surgiendo y los pocos efectos secundarios que causa. El fármaco ya se ha probado en un pequeño núcleo de solo siete pacientes con resultados más que esperanzadores, con remisiones parciales y un caso de curación total. En todos los pacientes, además, se observó una clara reducción de la medida de los tumores. La nueva terapia recibe el nombre de MLA-158 y durante este año, todavía sin fecha, se espera que la empresa biotecnológica neerlandesa dé a conocer nuevos resultados. “El estudio continúa progresando con la inclusión de más enfermos”, detalla Batlle, y el refinamiento de las técnicas de investigación descritas.

stats