Sociedad  /  Vivienda 07/06/2022

Cómo será el bono joven de 250 euros para el alquiler, en cinco claves

La ayuda estatal se puede pedir en Catalunya a partir del 8 de junio y se atenderá por orden de solicitud

3 min
Una habitación en un piso compartido en Barcelona

BarcelonaSon un máximo de 250 euros al mes durante dos años para ayudar a pagar el alquiler a los jóvenes de entre 18 y 35 años. Se trata de una ayuda estatal que fue una de las medidas estrella de Pedro Sánchez durante la presentación de los presupuestos y que se concretó en enero con un real decreto . Esta semana –a partir del 8 de junio– ya se puede pedir en Catalunya y de forma retroactiva. La Generalitat, sin embargo, ya adelanta que prevé un alud de solicitudes y que lo más probable es que la demanda supere de lejos la oferta, porque la partida económica que el Estado ha destinado a los jóvenes catalanes es insuficiente (29 millones de los 200 disponibles). Ante esta descompensación, el Govern confirma que el único factor que marcará la diferencia para recibir o no la ayuda será el orden de solicitud.

El Govern critica esta manera de proceder, pero argumenta que no tiene ningún otro remedio que seguir las condiciones que vienen marcadas en el real decreto español. “No podemos tener en cuenta ni los ingresos de los jóvenes ni si la solicitud se hace en un municipio de alta demanda. Tampoco nos da margen para decidir el importe, que será igual para todo el mundo, vivas en una comarca donde los alquileres están a 600 o en una donde estén a 850”, reprocha el secretario de Vivienda e Inclusión Social, Carles Sala, que asegura que todos estos parámetros sí que se tienen en cuenta en las otras ayudas catalanas para la vivienda.

Con este escenario, hacer la solicitud de forma rápida será clave para acceder a la ayuda. Estos son los condicionantes que hay que tener claros:

¿Qué requisitos hay que cumplir?

Para acceder a la ayuda hay que llenar este formulario. Los requisitos indispensables son tener entre 18 y 35 años y no superar los 24.300 euros de ingresos brutos anuales. Hay que estar empadronado en el piso en el momento de la solicitud, pero no hay que especificar desde cuándo. Además, el precio del alquiler no puede superar los topes establecidos por el real decreto.

¿Cuáles son los topes del precio del alquiler establecidos?

Para cobrar la ayuda, por norma general el contrato de alquiler no puede superar los 600 euros mensuales, o los 900 si el piso se encuentra en una de las llamadas zonas de mercado tenso. Este es el único punto donde la Generalitat ha podido adaptar la ayuda. Así, el precio no puede superar los 900 euros de alquiler en el ámbito metropolitano de Barcelona (es decir, las comarcas del Baix Llobregat, el Barcelonès, el Maresme y el Vallès Occidental y Oriental). En el resto de la demarcación el tope es de 650 euros de alquiler, el mismo que en la demarcación de Girona. En Lleida y Tarragona el tope se sitúa a los 600 euros.

El aumento del precio en el área metropolitana de Barcelona ayudará, según la Generalitat, a que más jóvenes se puedan beneficiar, pero aun así más de un 35% de los contratos quedarán fuera porque el alquiler de los pisos en la capital catalana supera, en muchos casos, este límite. “Si hubiéramos podido llegar solo algo más allá, hasta los 950 euros, habrían entrado prácticamente el 80% de los casos”, admite Sala.

¿Qué pasa si vivo en un piso compartido?

En el supuesto de que los jóvenes vivan en un piso compartido, el precio de la habitación no podrá superar los 450 euros en Barcelona y su ámbito metropolitano y los 350 euros si el piso se encuentra en el resto de la demarcación barcelonesa o a la de Girona. En Lleida y Tarragona el umbral se sitúa en los 300 euros por habitación y joven.

¿Cuánto dinero se destina a esta medida?

El gobierno español presupuestó 200 millones de euros para esta ayuda para los próximos dos años. Después de hacer el reparto por comunidades, a Catalunya le tocan 29 millones de euros este año, el 14,5% del total. “Creemos que esta cantidad será del todo insuficiente para cubrir la demanda”, avanza Sala, que recuerda que la Generalitat votó en contra del reparto porque lo considera injusto. “Si se hubiera tenido en cuenta, por ejemplo, que aquí está el 17% de la población joven, nos habrían tocado 34, y si hubieran valorado que en Catalunya está uno de cada cuatro alquileres, entonces nos habrían tenido que dar unos 50 millones”, calcula el secretario de Vivienda.

La Generalitat no ha completado la ayuda con fondos propios porque no está de acuerdo con la fórmula del reparto. Si no entran en esta convocatoria, los jóvenes catalanes pueden ir a la convocatoria ordinaria catalana, que el 2021 benefició a unos 12.000 jóvenes, a pesar de que la cantidad de dinero de la ayuda catalana es inferior a los 250 euros de la medida española.

¿Cuántos jóvenes se podrán beneficiar de esta ayuda en Cataluña?

Los cálculos del Govern estiman que un máximo de 10.000 jóvenes podrán acceder a la ayuda española.

stats