Juegos reunidos
Ara Verano 18/08/2022

Las islas donde compiten para ver quién sube más rápido a lo alto de un cocotero

En la Polinesia han creado los campeonatos de subida a una palmera para dar continuidad a una larga tradición

3 min
A la Polinesia han creado los campeonatos de subida a una palmera para dar continuidad a una larga tradición

BarcelonaYa cuando la expedición de Magallanes que daría la vuelta al mundo por primera vez llegó a la zona en 1521, quedaron impresionados. Normal. Es increíble ver como una persona puede subirse a lo alto de una palmera de 80 metros de largo como si nada, trepando por el tronco usando los pies y las manos. Una vez que llegaba arriba, empezaba la lluvia de cocos que cortaba. No era buena idea pasar por debajo: un impacto de coco puede partirte la crisma. En la Polinesia los cocos siempre han sido valorados, tanto para comer como para hacer joyas y herramientas. Tan importante es el coco, que ahora presumen de tener los campeones mundiales en ascenso de cocoteros. Sí, existe este deporte.

El deporte es bastante joven. Las primeras competiciones modernas se empezaron a hacer en los años 80 en la Polinesia francesa, a pesar de que los más viejos del lugar tenían un montón de recuerdos de concursos improvisados, especialmente en los días de fiesta, en que los más jóvenes jugaban a ver quién llegaba arriba más rápido. O quién conseguía más cocos. Los humanos siempre han competido entre ellos. Antes de que existieran deportes, las competiciones eran así, inspiradas en lo que había que hacer en el día a día. Ver quién cazaba más animales, quiénes levantaban más piedras en el campo o quién se subía más rápido a un cocotero. Porque en la Polinesia la gente se subía a ellos por necesidad, no por placer. Para que os hagáis una idea: si caes de uno de los cocoteros más altos, es como si cayeras de un décimo piso. Y, claro, si se te cae un coco en la cabeza puedes perder la vida. Cada año décimas de personas acaban en los hospitales por caídas de cocos, no es broma. Y de vez en cuando también acaba en el hospital alguien que ha subido a lo alto de una palmera sin habilidad alguna. Suele ser un turista. La versión polinesia del balconing. Competir es universal; ser idiota, también.

Porque para subir a las palmeras hay que tener habilidad. Hay que respetar el árbol, entender si el viento juega a favor o en contra y tener una técnica depurada. De hecho, existen dos técnicas para subir. La primera es con una cuerda que te permite estar más o menos ligado al tronco. Esta técnica es ideal para trabajar bajando cocos, pero no está permitida en las competiciones, en las que hay que subir con la técnica más antigua: a pelo, y descalzos. El primer Mundial de trepar cocoteros, organizado en Tahití ahora hace una década, unió los mejores especialistas de países como las Tonga, Vanuatu, Samoa, las Islas Cook y, por supuesto, los especialistas locales, con pasaporte francés. Cada concursante tenía dos intentos para subir unos 10 metros hasta llegar a una tela roja, superándola con los dos pies. La distancia no es muy grande, en parte porque ninguna aseguradora quería trabajar con posibles accidentes si el concurso era subiendo a más de 50 metros. Así que se ha convertido en un concurso de velocidad muy espectacular. Y la gente de Tahití creían que ganarían ellos, pero el primer campeón fue George Iona, de las Islas Cook. Necesitó 5,23 segundos para subir los 10 metros.

El mejor momento para disfrutar de este deporte es durante el Tú’aro Mā’ohi Heiva, un festival que se organiza cada año en Papeete, la capital de Tahití, con competiciones de los diferentes deportes tradicionales polinesios. Los polinesios ahora son especialmente buenos en rugby, pero antes de la llegada de los europeos ya tenían sus deportes, que han conservado, como una especie de lucha libre, el levantamiento de piedras y una carrera en la que tienes que cargar un montón de plátanos. Y, claro, el concurso de subir a los cocoteros, modernizado. Son competiciones espectaculares, porque llegan representantes de todo el Pacífico no solo para competir. También se aprovecha para hacer exhibiciones de bailes tradicionales que hacen las delicias de los turistas. Los polinesios son gente orgullosa de sus tradiciones. Y muy competitivos.

stats