Barça

Lo que el Barça debe hacer para poder fichar a Nico Williams

Joan Laporta no ha escondido su devoción por el joven extremo del Athletic Club

4 min
Nico Williams celebrando un tanto.

BarcelonaJoan Laporta i Estruch es optimista por naturaleza. Mientras la oposición organiza cenas y actos con la intención de echarle de las oficinas del Camp Nou, el presidente ejecutivo del Barça alimenta el sueño de la culerada mayoritaria con Nico Williams, el extremo del Athletic Club íntimo de Lamine Yamal que se ha convertido en una de las sensaciones de la Eurocopa. El dirigente azulgrana sabe que si el primer equipo ilusiona y el balón entra, su mandato será estable. Por tanto, aunque las dudas sobre la viabilidad de la entidad a medio plazo sean fundadas, la inmediatez manda y la necesidad de reforzar la plantilla vuelve a pasar por encima de cualquier otra prioridad.

En este contexto se enmarcan las palabras de Laporta en una brevísima entrevista en Catalunya Ràdio que sirvió para confirmar todas estas intenciones. El mandatario admitió que Williams gusta "fuerza" y que el Barça está económicamente en disposición de llevarle. "Como resultado del trabajo realizado en estos años, podríamos llegar a hacer frente a un fichaje de este nivel", proclamó. Sin embargo, no ofreció demasiadas precisiones sobre la "serie de operaciones que se están trabajando para recuperar la economía del club". Sin estos widgets financieros, que hace dos veranos se denominaron palancas, no sólo Williams sería una quimera, sino que tampoco podría renovarse Sergi Roberto, ahora mismo libre de contrato.

Laporta asegura que el Barça puede plantearse futbolistas de la talla del delantero del Athletic, que tan sólo saldría de San Mamés a cambio de la cláusula de rescisión (a pagar de golpe) y acaba de renovar, algo que añade complicación con respecto a la cuestión salarial. El precio del traspaso sería de 58 millones de euros y después se debería contar un contrato largo con una cantidad superior a los 10 millones anuales. Por tanto, vestir a Williams de azulgrana es una operación de un calibre que el pasado verano el Barça no pudo afrontar, ya que sólo incorporó libres Gündogan e Iñigo Martínez, Oriol Romeu por 3,4 millones y los Joãos cedidos por una temporada. Podérselo plantear implica tener tesorería para pagar el traspaso y también un espacio en el fair play financiero de la Liga de unos 25 millones.

¿Cómo puede generar el Barça 'fair play' para plantearse Nico Williams?

A día 8 de julio de 2024, el Barça no puede fichar a Williams. Pero esto no impide que en las próximas semanas puedan ocurrir una serie de cosas que giren la tortilla a favor de los intereses azulgranas. A continuación, explicamos en qué consiste el camino del club hacia la "normalidad" pregonada por Laporta.

  • Los 40 millones de Libero Football Finance. Ésta es la prioridad alfa del Barça a nivel contable. Es un dinero que el club computó en el ejercicio 22-23 en relación con la palanca de Barça Vision, pero que no entraron en la caja. El resultado del impago es que la Liga bloqueó esa cantidad en el fair play. Si la cantidad no entra en las próximas semanas, Deco estará maniatado en la planificación deportiva. Pero todavía hay una peor consecuencia si no se hacen los deberes: actualizar a la baja el valor del activo (ahora son 208 millones). Dado que este escenario es horrible, el Barça trabaja soluciones con colaboradores que tiene a mano. Lo más probable es que Spotify tape el agujero, con el riesgo de que esto afecte al importe del patrocinio anual de la compañía sueca.
  • 100 millones de prima de renovación. Nike, tan criticada meses atrás por Laporta, aparece ahora como la salvadora de los números. Por un lado, porque ayudará a cerrar el ejercicio 23-24 con números verdes, pero sobre todo porque pondrá otros 100 millones en concepto de prima de renovación del contrato. Si nada se tuerce, el dinero entrará de golpe a la tesorería y permitiría al Barça dedicarlo a pagar una cláusula de rescisión como la de Williams. Ahora bien, habrá que prorratear las cuentas en función de los años que dure el nuevo acuerdo.
  • Otros 60 millones de Barça Vision. Si el Barça soluciona los 40 millones de Libero y cierra el ejercicio sin pérdidas ordinarias, estará más cerca de la normalidad, pero no podrá tranquilizarse del todo, ya que hay 60 millones más que bailan de Barça Vision. Pertenecen al ejercicio 23-24 y ya se han prorrogado hasta mediados de septiembre. De origen, debían pagarles el fondo Vestigia y Socios.com, pero todo apunta a que ninguno de los dos lo hará. Por tanto, habrá que buscar nuevas alianzas o bien activar Spotify o Nike para que cubran el impago.
  • Venta de jugadores. Si todas las operaciones financieras llegan a buen puerto, el Barça podrá celebrar que vuelve a la norma 1:1 del fair play financiero. Pero esto no significa que el club pueda hacer y deshacer alegremente. El 1:1 significa inscribir a jugadores por el mismo valor que se libera. Por tanto, para hacer fichajes y poder registrarlos, antes deben existir operaciones de salida que liberen espacio salarial. Las más obvias son las de Lenglet o Romeu, pero hacer una gran venta es también una posibilidad. La más clara y beneficiosa, la de Ronald Araujo, podría frustrarse por culpa de la lesión que el uruguayo sufrió en la Copa América. Dos meses de baja pueden tener la culpa.

Todos estos mecanismos financieros tendrán que ser validados por la Liga, que es el órgano regulador del fútbol en España. Su presidente, Javier Tebas, se pondrá bien, tal y como confirman las declaraciones que ha hecho recientemente sobre el Barça. Con Kylian Mbappé en el Real Madrid, le interesa que el equipo azulgrana pueda ser un rival temible.

stats