Barça
Deportes  /  Barça 10/01/2022

¿Por qué el Barça todavía no ha podido inscribir a Ferran Torres?

El club no obtiene suficiente margen salarial con la salida de Coutinho y ganará tiempo si el covid aparta al nuevo fichaje de la Supercopa

4 min
Ferran Torres levantando  el dicho pulgar durante su presentación como jugador del Barça.

BarcelonaPhilippe Coutinho ya está en Birmingham para pasar la revisión médica y formalizar del todo su fichaje por el Aston Villa. El media punta brasileño jugará en este clásico inglés entrenado por un viejo amigo, Steve Gerrard, hasta finales de temporada. El Barça se ahorrará un 85% del salario equivalente a los seis meses de préstamo y cobrará 40 millones de euros si los villans quedan contentos con el jugador y se lo quieren quedar en propiedad. Si la venta no se cierra, Coutinho volverá a Barcelona en julio y la totalidad de su ficha continuará impactando en las cuentas azulgranas hasta nueva orden. En cambio, si el Villa activara la opción de compra, el club catalán no solo se quitaría de encima un contrato ruinoso, sino que generaría una plusvalía con la operación, puesto que al cierre del ejercicio 20/21 los responsables económicos de la entidad reflejaron como pérdida una parte importante de la amortización pendiente del futbolista: 48 kilos, 24 cada campaña hasta el 30 de junio de 2023, fecha de fin del acuerdo que se consignó ahora hace cuatro años.

Esta devaluación, incluida en los 381 millones de pérdidas que la asamblea aprobó en otoño, tendrá efectos positivos en el ejercicio 21/22 si Coutinho rinde y vuelve a ser el que maravilló a todo el mundo en el Liverpool. De momento, sin embargo, la rebaja voluntaria del valor del brasileño no tiene efectos en relación a la obtención de margen salarial para poder inscribir a Ferran Torres en la Liga, un objetivo que Joan Laporta y Mateu Alemany todavía no han podido lograr a pesar de autoimponerse el deadline de hacerlo antes de este domingo.

Como el ahorro del Barça con el media punta afecta eminentemente a la mitad de su salario de este año y no a la amortización, la cifra generada no suma suficiente fair play para dar de alta la ficha de Torres, que sí tiene asociados 5,5 millones de amortización (un 10% de lo que costó) además de su sueldo. Y esto que, según reconocen fuentes azulgranas al ARA, la Liga ha dado luz verde a considerar que la cesión (y no traspaso) de Coutinho entra en la regla 1 por 2, que se aplica a clubes excedidos en tope salarial —como el Barça— para que puedan inscribir por la mitad de aquello que liberan en relación a los principales salarios de la plantilla.

Ni con el empujoncito de la Liga han salido los números. Por eso, a solo tres días del clásico de Supercopa, cita señalada para el debut de Ferran Torres, la dirección deportiva del Barça explora vías alternativas para hacer hueco en la masa salarial. El problema es que ninguna de las opciones a corto plazo entran en la regla 1 por 2. De hecho, la más avanzada, la del austríaco Yusuf Demir, que se desvinculará del club los próximos días para ser traspasado del Rapid de Viena a un equipo de la Bundesliga, supondrá un ahorro tan exiguo que tampoco serviría para completar la salida de Coutinho.

El covid de Ferran Torres, un factor para ganar tiempo

Se necesitarían, por lo tanto, más gestos para dar de alta a Torres y, hoy por hoy, en los despachos del Camp Nou no se tieen la sensación de que se pueda acelerar algo en pocas horas. En esta línea, el entorno a Neto transmite al ARA tranquilidad en cuanto a su futuro en el club. Tampoco Luuk de Jong, al que se instó hace unas semanas a marcharse al Cádiz, tiene pinta de moverse en los próximos días. Además, las bajas lo han instalado en el once. Y, en cuanto a Sergiño Dest, que podría generar un ingreso en forma de traspaso, no hay ninguna oferta con cara y ojos. Más remoto es aún que un club se interese seriamente por Samuel Umtiti.

En las declaraciones que hicieron en el Nuevo Los Cármenes de Granada, Alemany y el vicepresidente Rafa Yuste hablaron de "más salidas" para lograr el margen salarial suficiente para inscribir a Torres. Xavi también lo había indicado en la rueda de prensa previa al partido. Pero esta no es la única vía posible. También cerrando renovaciones se podría hacer fair play. La de Dembélé, que serviría para espaciar la amortización pendiente y rebajar algunos conceptos de la ficha, sigue congelada y a la espera de que el agente del francés se manifieste. Y también la de Sergi Roberto, a pesar de que fuentes del entorno del jugador apuntan al ARA que ni siquiera hay una propuesta para retomar la negociación que se paró hace unos meses, cuando todo estaba listo para la firma de un nuevo contrato a la baja hasta 2024.

La inscripción de Ferran Torres se ha convertido en otro serial en los primeros meses de mandato de Laporta. Y, en realidad, si el extremo valenciano continúa dando positivo por covid y se queda sin viajar a Arabia Saudí, en las dependencias azulgranas respirarían, porque ganarían tiempo para encontrar la fórmula para inscribirlo en la Liga. Mientras tanto, Xavi Hernández lamentará una semana más de precariedad, esta vez con títulos importantes en juego.

stats