Mercado de fichajes
Deportes  /  Barça 30/08/2022

Va en ello hasta el bolsillo de Laporta: los últimos movimientos de mercado del Barça

El club azulgrana tiene que liberar fichas urgentemente para que no se ejecute el aval que permitió registrar a Kounde

3 min
Joan Laporta, con el ojo de terciopelo al palco del Camp Nou.

BarcelonaQuedan solo tres días para que finalice el mercado de fichajes y la situación del Barça sigue siendo de máxima presión. Para poder inscribir a Jules Kounde a tiempo para que pudiera debutar contra el Valladolid (4-0), el presidente ejecutivo azulgrana, Joan Laporta, y el tesorero, Ferran Olivé, tuvieron que depositar un aval de 11 millones de euros para compensar la ausencia de gestos salariales que permitieran el registro del único fichaje que se quedó fuera después de la activación de la cuarta palanca financiera. Así lo admiten tanto desde el club catalán como desde la Liga. Por lo tanto, la aceleración de diferentes operaciones de salida y de adecuación salarial antes del jueves ya no solo es, como dijo Mateu Alemany, la primera condición para pensar en más movimientos de llegada, sino que es una cuestión de pura necesidad porque en ello va el bolsillo de dos de los directivos con más peso de decisión. 

El movimiento de salida más relevante en que trabaja el área deportiva continúa siendo Pierre-Emerick Aubameyang. El Chelsea y el delantero gabonés iniciaron conversaciones hace más de dos semanas y tienen un acuerdo apalabrado para las próximas tres temporadas. El principal escollo de la operación, sin embargo, es el entendimiento entre clubes. Los ingleses insisten en usar a Marcos Alonso como moneda de cambio para abaratar el traspaso y el Barça prefiere tratar los dos movimientos de forma independiente porque también busca un lateral derecho –Alonso es zurdo–. La entidad quiere tener libertad a la hora de usar el espacio liberado por el gabonés, que tiene pactado un salario creciente y este año pasaba a formar parte de los jugadores mejor pagados de la plantilla.

Después de un breve periodo de resistencia, Xavi ha aceptado que Auba se convierta en un motor económico para poder acabar de completar la plantilla. Las decisiones del entrenador vallesano en los dos últimos partidos de Liga van en esta dirección: el ex del Arsenal no jugó ningún minuto ni en Anoeta contra la Real Sociedad ni tampoco el pasado domingo con el Valladolid. Sus revulsivos en San Sebastián fueron Ansu Fati y Raphinha, mientras que en la plácida victoria ante los castellanos dio el testigo en la segunda mitad tanto al hispano-guineano como a Ferran Torres.

También se ha quedado a cero en este inicio de Liga Memphis Depay, que hace unos días vio como se frustraba su fichaje por el Juventus. Ahora mismo no tiene una opción de salida clara y sabe que si se queda en el Barça lo tendrá bastante difícil para jugar, hecho que podría afectar sus planes mundialistas. La marcha del neerlandés y la venta de Aubameyang era la conjunción que necesitaba el Barça hace 10 días para hacer el registro de Kounde, así que son dos movimientos que servirían para compensar el adelanto de Laporta y Olivé para propiciar el estreno del defensa francés en la tercera jornada liguera. Otra vía sería encontrar un destino para Sergiño Dest, al que Xavi también ha dejado claro que no participará. El problema es que el norteamericano, que también necesitaría jugar antes del Mundial, no tiene ninguna propuesta firme. Si sale, pinta que lo hará cedido, cosa que liberaría muy poca cosa. Menos incluso que Braithwaite.

Foyth se enfría como opción por lesión

La negativa del entrenador del Barça a contar con Dest entronca con su voluntad de incorporar un lateral derecho de espíritu defensivo. Desestimada la vía Azpilicueta, la alternativa hace unos días se dirigió hacia Juan Foyth. Pero además de su precio elevado –42 millones de cláusula–, el defensor argentino se lesionó el domingo en Getafe y estará unos dos meses de baja por un esguince en la rodilla, así que su llegada en el Camp Nou se enfría por una mera cuestión de calendario. Tres días de negociaciones intensas en Sant Joan Despí marcarán la composición definitiva de la plantilla, y también la confirmación de la renovación de Gavi, que continúa a la espera, y el registro completo del nuevo contrato de Araujo. El tiempo se acaba, queda mucho por hacer y no hay señales de que De Jong se vaya o se baje el salario ni de que los capitanes retomen exitosamente las negociaciones para redefinir sus retribuciones, que impactarán en la masa salarial por un valor superior a los 130 millones brutos.

stats