Energia
Economía 14/08/2021

Cómo se puede ahorrar en el recibo de la luz

La tarifa regulada sufre ahora la subida, pero a la larga sale mejor, según el Banco de España

3 min
Torres eléctricas en la ciudad de Barcelona.

BarcelonaEl mercado mayorista de la electricidad ha llegado esta semana a precios récord históricos. El aumento de la demanda por la ola de calor, el alto precio del gas y el encarecimiento de los derechos de emisión de CO₂ son las causas directas. Pero esta subida de precio no tiene un traslado igual en el recibo de todos los consumidores. Además, hay algunas acciones que se pueden hacer para mitigar el impacto de la escalada de precios.

Entre enero y junio, el precio de la electricidad en el mercado mayorista ha aumentado un 98,5% (casi se ha doblado), pero el traslado al recibo es inferior, de un 22,3%, porque la luz consumida solo es un tercio del recibo, el resto son costes regulados e impuestos.

¿A quién afecta el encarecimiento?

No es igual el impacto en la tarifa regulada que en el mercado libre

El primer aspecto que se tiene que tener en cuenta es que la subida del precio de la electricidad no se traslada igual a todos los consumidores. El impacto más directo lo tendrán los que tienen contratada la tarifa regulada (el llamado PVPC, precio de venta al pequeño consumidor), puesto que el traslado de precios es inmediato, hora a hora. Son poco más de 10 millones de hogares, un 40%. Los 16 millones de hogares que tienen el contrato en el mercado libre no sufren el impacto inmediato, porque tienen pactada una tarifa con su comercializadora por un periodo determinado de tiempo. Pero cuando tengan que renovar el contrato, si los precios son altos, su comercializadora probablemente les trasladará el aumento.

¿Tarifa regulada o libre?

El PVPC ahora es más caro, pero también refleja las bajadas

El precio del mercado regulado refleja más las subidas, pero también las bajadas. Quien ahora tiene una tarifa regulada está pagando más, pero el año pasado, cuando los precios se desplomaron, se benefició del abaratamiento, y en cambio no lo hicieron la mayoría de los que están en el mercado libre. Un dato a tener en cuenta: siete de cada diez hogares españoles no saben si tienen tarifa regulada o libre, según la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), el organismo que vigila el mercado eléctrico.

El Banco de España, esta misma semana, en un artículo especial que publicó, alertaba: “Las tarifas de precio dinámico [como el PVPC] ofrecen precios medios más reducidos, sin embargo, en compensación, el consumidor tiene que soportar la volatilidad de los precios y, por lo tanto, más incertidumbre sobre su gasto energético”. Y el consumidor tiene que tener en cuenta otro aspecto importante. Para las familias más vulnerables ha establecido el bono social, una tarifa subvencionada. Pero para acceder hay que estar dentro de la tarifa regulada. Más de 1,2 millones de hogares tienen el beneficio del bono social.

¿Cómo huir del mercado?

Las nuevas eléctricas buscan acuerdos a largo plazo

Para evitar las fluctuaciones del mercado, muchas de las nuevas comercializadoras han buscado un sistema de suministro en que los precios quedan fuera de la volatilidad. Son los PPA, acuerdos a largo plazo. Una empresa saca adelante un proyecto de generación –habitualmente eólico o solar– con un proyecto financiero que incluye la inversión, el mantenimiento, la explotación y el margen comercial. Y esta energía la compra a largo plazo –normalmente a unos 20 años– una comercializadora, que de este modo tiene la certeza del precio que pagará durante todo el periodo.

El problema es que las grandes eléctricas –Endesa, Iberdrola, Naturgy y EDP– todavía mantienen el 70% del mercado. De las pequeñas comercializadoras, la que tiene más apenas llega al 3%.

El nuevo recibo

Algunas medidas para intentar mitigar el gasto eléctrico

Para compensar la subida del precio de la electricidad, el gobierno español rebajó el IVA y suspendió el impuesto a la generación. Pero la escalada de precios ya se ha comido el 70% de esta rebaja fiscal.

Con el nuevo modelo de recibo de la luz que entró en vigor en junio, el consumidor del mercado regulado puede tomar algunas medidas. La primera es contratar dos tarifas diferentes, una para las horas valle (más baratas) y otra para las horas punta y planas (más caras). 

La segunda medida que puede tomar el consumidor es desplazar a las horas valle –de doce de la noche a ocho de la mañana– el máximo de su consumo eléctrico.

stats