Política fiscal
Economía 20/05/2022

Bruselas quiere suspender un año más los límites de déficit

La propuesta de la Comisión Europea tendrá que ser ratificada por los Estados miembros de la UE

3 min
El comisario de Economía , Paolo Gentiloni, en una imagen del pasado miércoles en Bruselas.

Barcelona / BruselasLa Comisión Europea propondrá mantener suspendidos los límites de déficit y deuda en 2023 por el impacto de la guerra de Ucrania sobre la economía del Viejo Continente. El ejecutivo comunitario dejó sin efecto las reglas que imponen límites al endeudamiento de los Estados miembros de la Unión Europa ya en 2020, con el estallido de la pandemia, una medida que mantuvo en 2021 y este año.

El colegio de comisarios, el organismo de la Comisión que toma las decisiones políticas, aprobó la suspensión este miércoles, pero no se anunciará hasta el lunes, según ha informado este jueves el diario económico británico Financial Times. Fuentes comunitarias han dicho al ARA que hay "consenso" sobre la medida dentro de la Comisión.

No obstante, la aprobación por parte del ejecutivo comunitario no supone que se acabe adoptando la suspensión, puesto que también lo tienen que ratificar los gobiernos de cada Estado miembro en el Consejo Europeo. Justamente, si la Comisión lo anuncia el lunes por la mañana en una rueda de prensa, aquella misma tarde los ministros de Economía de la zona euro se encontrarán en Bruselas en una reunión del Eurogrupo, por lo que ya tendrán la oportunidad de discutirlo. Aquel mismo lunes los comisarios de Economía, Paolo Gentiloni, y de Servicios Financieros, Valdis Dombrovskisk, también presentarán las recomendaciones sobre política fiscal a los países miembros que Bruselas publica anualmente.

A pesar de ciertas divergencias entre gobiernos, las mismas fuentes auguran que los Estados miembros se pondrán de acuerdo. "A pesar de que los pronunciamientos políticos sobre el tema han parecido bastante divididos, no creo que el desacuerdo subyacente sea muy grande", apunta un alto cargo europeo. "Todo el mundo entiende que el año que viene no será un año normal y cualquier regla que tengamos en vigor tiene que ser implementada de forma inteligente", han añadido a Efe estas fuentes.

Más flexibilidad

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento limita al 60% del producto interior bruto (PIB, el indicador que mide la actividad económica de un territorio) el nivel de endeudamiento que puede acumular un estado de la UE, mientras que el déficit –la diferencia entre los gastos y los ingresos de todas las administraciones públicas– tiene que ser como máximo del 3% del PIB anual. Estas cifras se decidieron en 1992, con la aprobación del Tratado de Maastricht, que sentó las bases para la creación del euro, a pesar de que han sido discutidas por algunos economistas, especialmente los de tendencia más progresista y favorables a un papel más intervencionista del estado sobre la economía.

Durante la crisis financiera de 2008 y la posterior crisis de deuda que afectó a la zona euro entre 2010 y 2014, la Comisión trató con lupa el cumplimiento de esta norma, sobre todo por parte de los países más endeudados y de los que acabaron siendo rescatados. En este aspecto, los críticos con el Pacto de Estabilidad creen que la obsesión europea por los déficits y la imposición de políticas de austeridad, liderada sobre todo por los países del centro y el norte del continente, tuvo efectos muy negativos sobre la periferia europea, que sufrió una crisis inusualmente larga.

No obstante, con el estallido de la pandemia, Bruselas cambió la manera de hacer y, en lugar de exigir la contención del gasto, suspendió las reglas para que los gobiernos se pudieran endeudar sin preocupación y así gastar lo que hiciera falta para facilitar la recuperación económica. El año pasado Bruselas estudió un regreso "gradual" en la aplicación de las normas de déficit y deuda, pero la invasión rusa de Ucrania y el encarecimiento de los precios que ha derivado, han hecho cambiar de parecer a los comisarios.

stats