Economía 04/07/2021

Joan Vila: “Consume justo lo que necesites”

7 min
Joan Vila mostrando dos corros de papel higiénico que fabrica su empresa. El más barato es el grande. Qué se vende a los supermercados? El pequeño

Una recomendación para todos los directores de comunicación de las conselleries de la Generalitat: hagan llegar Economia en el canvi climàtic (Icaria Editorial, 2021) a su conseller o consellera. Es el libro de un ingeniero (datos), empresario (realismo) y comunicador (claridad) preocupado por el futuro del planeta, empezando por el de su comarca (la Garrotxa), a la que está determinado a colgar el letrero de “comarca sostenible”. Es curioso que el ingeniero Joan Vila Simón (Sarrià de Ter, 1954) diga que solo con tecnología no pararemos el cambio climático, sino que hará falta un profundo cambio cultural para renunciar a aumentar los niveles de confort. Avisa que el récord histórico del precio del recibo de la luz y las temperaturas extremadamente cálidas de Canadá son caras del mismo problema: la emergencia climática va más deprisa de lo que creíamos. Y avanza que los datos que publicará en agosto el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) serán demoledores.

Entrevista de Antoni Bassas a Joan Vila

¿Por qué ha escrito el libro?

— Porque en Catalunya no tenemos relato sobre la sostenibilidad. Solo sabemos debatir si ponemos un molinillo de viento aquí o lo ponemos allá. Aquí no tenemos políticos que se atrevan a decir a la gente: “Usted se equivoca”.

¿De dónde le vino este interés?

— De la fábrica. Somos una empresa pequeña comparada con las multinacionales de mi sector y nos es difícil sobrevivir. Por eso, ya hace alrededor de treinta años que pusimos en marcha una planta de cogeneración y hemos ido haciendo una cultura de ahorro energético. Y ahora nuestra estrategia es ser diferentes del resto porque producimos productos más sostenibles, tan sostenibles que intentamos liderar esto al mundo.

¿Y es negocio? 

— No, pero es supervivencia. Estamos construyendo un parque fotovoltaico que dará lo justo para pagar el parque, pero nos dará la etiqueta de empresa sostenible. Miércoles teníamos junta de accionistas y cambiamos los estatutos, de forma que el objetivo de la empresa es que tenga beneficios, dar seguridad a los trabajadores y a los proveedores pero también dar seguridad a Besalú, a la Garrotxa y a Catalunya porque integramos el medio ambiente en nuestros objetivos. De hecho, es lo mismo que harán los franceses con un referéndum para modificar el artículo 1 de la Constitución, donde podrán decidir si quieren que ponga que Francia es una República que garantiza la preservación del medio ambiente y la diversidad biológica, y que lucha contra el cambio climático.

O sea libertad, fraternidad, igualdad y sostenibilidad.

— Es que la sostenibilidad empieza a ponerse en el lugar que le corresponde, la de un valor tranversal, que no es de derechas ni de izquierdas.

¿Cómo tiene que ser esta economía ante el cambio climático? 

— La economía, tal y como está estructurada, quiere decir trabajar para que haya crecimiento a cualquier precio, y aquí está el error que hemos cometido los últimos cuarenta años, porque crecen el capital y la productividad laboral pero a expensas de la productividad de las primeras materias. No es cierto que el crecimiento iguale las rentas de una sociedad. Una cosa es crecer y otra cosa es repartir, y sobre todo si se crece en base de expoliar los recursos fósiles del planeta o el agua. Esto es como la trampa del PIB. El PIB no cuenta como negativo extraer un mineral del suelo y lanzarlo y dispersarlo, lo cuenta como positivo. Un ejemplo: cuando Ercros de Flix abocó durante cien años barro al río Ebro contó como positivo, y el día que lo extrajeron también contó como positivo. No puede ser que lo contemos siempre todo como positivo. Por eso nos encaminamos a un batacazo impresionante. La pandemia lo ha acelerado, pero ya éramos así: una economía en que, si no hay más generación de deuda, no crece.

Y yo, consumidor, ¿qué tendría que hacer?

— Consumir justo lo que necesita.  

¿Y qué es justo lo que necesito?

— No le estoy pidiendo que vuelva a leer bajo la luz de una vela, pero la mirada la podríamos poner en los años 70, en que todavía vivíamos de una manera frugal, no cogíamos un avión para ir a pasar un fin de semana a Roma, no todo el mundo tenía coche y no nos cambiábamos de ropa cada temporada. Y teníamos una cosa muy interesante: voluntariado, grupos... Esto es lo que nos tenemos que poner como objetivo.

Pero esto es un retorno al pasado.

— No, porque yo propongo aquella frugalidad pero con la sanidad, la educación o la protección de la gente mayor que tenemos ahora, es decir, mantener los parámetros de bienestar que no son del PIB sino del Índice de Desarrollo Humano. Decrecer tampoco tiene sentido si baja la esperanza de vida.

¿Y se puede ajustar el consumo sin hundir la economía? 

— Lo que es seguro es que la humanidad tiene que reducir la huella de CO2 per cápita considerablemente. Un ejemplo del campo que conozco: aquí hay dos rollos de papel higiénico, y los dos los fabrico yo, uno de doméstico, de 20 metros, y uno de industrial, de 300. El pequeño tiene el papel más ancho y es mucho más suave. Por una cuestión cultural, estamos acostumbrados a usar el pequeño, pero al otro te acostumbras enseguida. Es lo que hay en los lavabos públicos y es el que uso en casa: es denso, resistente y con 300 metros tienes para 50 días. Pues bien, el pequeño cuesta un 79% más de CO2 que el grande.

¿Y de precio?

— En precio por metro es mucho más barato el grande. O sea, es más barato y contamina menos porque hay menos fibras, menos productos químicos, menos transporte... O sea, hay menos energía. Esto es lo que toca hacer ahora. No hay que hacer viajes a Marte. Problema: este rollo grande usted no lo puede comprar en un supermercado, porque no lo tienen. Por eso hay que hacer un relato muy potente sobre la sostenibilidad, porque en el estante del supermercado tendría que haber escrito el precio por metro y no lo está, hay el precio por rollo, y, claro, el más barato es el de menos metros. Y también tendría que decir el CO2 que ha costado. Es la trampa que nos ponemos permanentemente.

Estamos ante un cambio cultural que afecta desde al consumidor al propietario de la cadena de supermercados.

— Claro que sí. ¿Pero qué nos pasa? Hasta la pandemia, en Mercadona todos los rollos eran de 40 metros, y con la pandemia acabaron bajando a 20 metros. La pregunta es: ¿por qué volvieron a retroceder, de 40 a 20? Ah, porque el comprador cuando entra en un súper lleva un billete de 20 euros y con aquel billete de 20 euros tiene que comprar comida y otras cosas. Por lo tanto, si vamos poniendo más metros en el rollo, el comprador solo podrá comprar papel y no podrá comprar comida. Es por eso que en ciertos países de Sudamérica o África venden los rollos por la calle uno por uno. En nombre del poder adquisitivo mal entendido no nos dejan ver la realidad: el rollo grande le sale más bien de precio por metro que este otro.

Esto debe de pasar en la mayoría de productos.

— Casi todos los productos van sobrepasados tanto de peso como de contenido. El ejemplo más penetrante es el de los aparatos electrónicos y aquello de la obsolescencia programada. Los franceses quieren obligar a los fabricantes a tener talleres de reparación, piezas de repuesto para los aparatos y que la obsolescencia programada sea penalizada. Y esto a mí me parece bien. Me acabo de cambiar la nevera, que era del año 1991. Ya me han dicho que la próxima ya no durará tantos años. 

El cambio cultural consistiría en entender que no ir a la última moda es más solidario.

— Y de la otra cara se la llama economía de la ostentación: en el fútbol, si el de la fila de delante se levanta para gritar, obliga a los de atrás a levantarse. Cuando uno ostenta mucho obliga a los demás a hacer lo mismo. Cambiar esto necesita relato, que es lo que estamos haciendo hoy. 

Pero, al final, ¿sociedad sostenible querría decir de crecimiento cero?

— No, quiere decir de crecimiento cualitativo, es decir, podemos crecer pero no necesariamente con primeras materias. Podemos crecer con ideas, música, cultura... ¿Por qué no? No se tasa la extracción de minerales o el agua y en cambio tasamos la cultura con un IVA. No tiene ningún sentido. No puede ser penalizado lo que es inteligencia. Esta será la revolución más difícil de hacer: no penalizar lo que alguien es capaz de desarrollar, sino tasar lo que extraigamos del medio ambiente que no sea renovable. Y tendríamos que reciclar mucho más. La humanidad somos una máquina de derrochar recursos impresionante, y esto se tiene que cambiar. 

¿Y el precio de la luz siempre subirá?

— La energía eléctrica, a medida que irán entrando renovables, irá bajando de precio. Esto nos pasa en noviembre, normalmente cuando el viento sopla más. Cuando tengamos mucho viento, el precio caerá, porque ahora hay una gran instalación de parques eólicos en España, o cuando la energía solar produzca más bajará el precio, pero habrá periodos del año que no habrá ni viento ni sol y entonces nos tocará pagar.

En Francia hubo la revuelta de los chalecos amarillos, que empezó contra el impuesto del CO2.

— Sí, y estoy convencido que aquí también tendremos una revuelta social como la de los chalecos amarillos. El autónomo de Montpellier, que salía cada día con la furgoneta diésel para ir a trabajar a Arles, veía cómo le iban subiendo el precio del combustible y el problema no era solo este, sino que e la banlieue de París iban con transporte público. Este fue el problema: la comparación con otros colectivos que no sufren. El colectivo que iba con furgoneta a trabajar se sintió despreciado. Nos pasará ahora con la factura eléctrica: habrá gente que podrá colocar placas fotovoltaicas en casa y habrá gente que no. No solo esto, sino que hay gente que consume mucha calefacción o aire acondicionado porque tiene la casa mal aislada. En Catalunya tenemos que reformar unos dos millones de viviendas. Lo positivo es que esto puede dar unos 150.000 puestos de trabajo, según mis cálculos. Nosotros tenemos el Garrotxa Domus, un plan nacido en Olot copiando uno que nació en California: pagas la inversión para arreglar tu casa con lo que te ahorras en energía cada mes. Por eso la financiación tiene que ser a largo plazo.

¿Qué problema atacaría primero?

— Tiene que haber menos embalajes, sobre todo de plástico. Tenemos que forzar que el plástico sea reciclable, que hoy la mayoría no lo es, porque están fabricados con muchas capas de compuestos diferentes que hacen difícil tratarlo.

¿Cuáles son las fuerzas principales que se oponen al cambio cultural de consumo que usted pide?

— Toda la sociedad. Vivimos con mucho confort y cualquier cambio cuesta mucha. Por eso pido a menudo a los políticos que no vayan a trompicones. “Ahora toca reciclar esto, ahora toca pagar una tasa de no sé qué...” No, hay que fijar un objetivo, un cambio, y hacer una presión sostenida para llegar.

Al final, ¿alguien se inventará algo que nos salvará?

— Lo he oído muchas veces. Pero recuerde la paradoja de Jevons: cuanto más eficientes eran las máquinas de vapor, más carbón se consumía. Cuanto más eficientes han sido los coches y los aviones, más lejos hemos ido y más combustible hemos consumido. Nos tendríamos que conformar con lo que tenemos.

stats