Mercados
Economía 07/01/2022

Epicentro en el Vallès: Fluidra y el Sabadell lideran las subidas del Ibex catalán en 2021

Con Naturgy, coparon tres de los cuatro valores principales del selectivo español

5 min
Las ocho empresas catalanas de la Íbex 35 durante el 2021

Tres empresas catalanas estuvieron entre las cuatro que más subieron en el Ibex-35 durante el 2021: las dos primeras son las sabadellenses Fluidra y Banco Sabadell, que quedaron en segunda y tercera posición, mientras que Naturgy quedó cuarta. Solo una empresa, la farmacéutica madrileña Rovi, superó sus registros y consiguió quedar en primera posición. En el otro extremo está Grifols, que perdió un tercio de su valor durante el año pasado y fue el segundo peor valor del año del selectivo español.

Un Ibex-35 que, a pesar de cerrar con una recuperación de cerca del 8%, fue el peor de los grandes selectivos europeos y quedó lejos de los incrementos de alrededor del 20% registrados tanto por el Euro Stoxx 50 (que agrupa a los gigantes europeos) como por el S&P 500 (que contiene las principales empresas de los EE.UU.).

No todo el mundo es pesimista, en vista de estos registros. Según Alfons Fernández, del Col·legi d'Economistes de Catalunya, el Ibex se ha visto penalizado porque España es el país de la UE donde más cayó la economía por la pandemia y a la que más le está costando recuperarse . Pero esto también indica, según Fernández, que “el potencial de revalorización también será mejor” a partir del 2022.

Repasamos a continuación la evolución de las ocho empresas catalanas del Íbex:

Fluidra (+68%)

El 2021 fue un gran año para estos especialistas en piscinas, que se incorporaron al Ibex-35 en marzo y al cierre de diciembre eran la segunda empresa del selectivo que más había subido. "Este año ha sido excepcional, pero llevan muchos haciéndolo muy bien", dice Xavier Brun, responsable de renta variable europea en Trea. "Han pasado de ser una empresa familiar a una multinacional como un pino", especialmente desde que compraron su rival Zodiac el 2018.

Además de hacerlo bien, la compañía ha tenido suerte: la pandemia y los confinamientos han elevado la demanda de productos de piscina, porque hemos pasado más tiempo en casa, y el mercado parece intuir que esta es una tendencia con largo recorrido. "Han avanzado el plan estratégico, y lo que esperaban obtener de aquí a unos años ya lo han conseguido", explica Brun.

Banco Sabadell (+67%)

El banco vallesano tuvo por fin buenas noticias en la bolsa, pero su problema es que antes había caído mucho. "Venía de un recorrido tan negativo que tenía más potencial de recuperación", dice Alfons Fernández. Hace exactamente dos años, en enero del 2020, cada acción suya valía un euro, y ha cerrado el 2021 en algo más de la mitad (0,6 euros). Para Brun, su pecado original es que "es un banco de tamaño medio peleándose con los grandes" y que "no da la sensación de haber encontrado su lugar, como Bankinter". Aun así, tiene algunos vientos de cola que lo ayudan. "En 2020 bajó mucho porque tuvo que hacer muchas provisiones para cubrirse por la crisis, y en 2021 pudo liberar provisiones porque el escenario no ha sido tan negativo como parecía inicialmente", según Brun. A esto hay que sumar la mejora de su filial británica , la históricamente problemática TSB.

Naturgy (+51%)

La antigua Gas Natural fue bastante en paralelo al Ibex durante la mayor parte del año, hasta que, como se aprecia en el gráfico, hacia octubre y especialmente en noviembre se disparó y acabó con una subida superior al 50%. Esto se explica por dos motivos, básicamente: uno es el del precio de la luz, que se empezó a disparar justamente en aquella época. Naturgy tiene una parte del negocio (la distribución) que está regulada y con unos resultados estables, pero la otra parte (la generación de electricidad) ha dado un salto este 2021. "Los beneficios vienen de la generación de electricidad, y mucha es en gas, que ahora es más caro", explica Brun. "Antes con la luz ganaban poco, pero, si se incrementa el precio, ahora ganan más dinero por cada kilovatio", añade.

Aparte, también están los intentos del fondo IFM para hacerse un hueco en el consejo de administración de Naturgy. IFM lanzó una opa para quedarse entre el 17% y el 22% de la gasista, pero consiguió poco menos del 11% . Aun así, IFM sigue comprando acciones, y esto "ha generado una demanda extraordinaria que en condiciones normales no habría", dice Alfons Fernández. "Es un aspecto puramente técnico, y es posible que más tarde el precio recule".

Grifols (-29%)

Una de las sorpresas del año, en este caso negativa. "La mayoría de empresas tocaron mínimos en marzo del 2020, pero Grifols es una de las pocas, posiblemente de Europa, que están por debajo de aquel momento", según Xavier Brun. La compañía, de hecho, está en niveles no vistos desde el 2014. ¿A qué se debe de? Básicamente, al hecho de que el mercado considera que tiene demasiada deuda (ahora mismo es cinco veces el ebitda) y que sus gastos han crecido, de forma que necesitará más caja (es decir, dinero).

Si los costes han crecido es porque en EE.UU., el principal país donde recogen sangre (porque allí se puede pagar a los donantes), el número de donantes ha bajado a raíz de los cheques enviados por el gobierno norteamericano. Como consecuencia, Grifols ha tenido que pagar más para obtener la sangre, que es su materia prima, dice Brun. La dependencia del plasma también ha hecho que la compañía trate de crecer en negocios diferentes, según anunció en mayo. "Hay más dudas sobre su viabilidad financiera, por su deuda, que sobre el negocio. Es cierto que han hecho muchas inversiones, pero esto hará crecer los beneficios y la ratio de deuda bajará", razona.

CaixaBank (+15%)

Como el Sabadell, CaixaBank se benefició del hecho de que durante el 2021 pudiera rebajar provisiones que se había visto obligada a hacer durante el 2020. Es por este motivo que, en general, "todos los bancos han ido muy bien en bolsa", dice Brun, que alerta de que estamos hablando "de temas contables, no de negocio". Una parte que sí que es de negocio es la posibilidad de que se empiecen a subir los tipos de interés, lo cual en EE.UU. pasará pronto, pero en Europa aún no se sabe cuándo. A pesar de esta incertidumbre, según Fernández, el mercado empieza a dar por hecho que estas subidas llegarán, sobre todo para frenar la inflación, y esto también está empujando la cotización de los bancos.

Aun así, la revalorización de CaixaBank es la menos acusada de entre los bancos del Ibex. Fernández cree que es porque se trata de un banco "menos consolidado internacionalmente" y, por lo tanto, más contagiado por la lenta recuperación española.

Cellnex (+12%)

Después de casi multiplicar por cinco su valor entre 2015 y 2020, la subida de Cellnex fue más moderada el año pasado. Brun la pone en el grupo de Fluidra: "Lo han ido haciendo muy bien durante años y tienen los objetivos claros, que pasan por la internacionalización". Tienen pocos beneficios, pero porque están reinvirtiendo mucho para crecer rápidamente.

Fernández es menos optimista: "El 12% que subieron el año pasado lo han perdido durante la primera semana del 2022", explica, y cree que las dudas expresadas por el supervisor de competencia del Reino Unido —que ha puesto obstáculos a una compra de torres de telecomunicaciones— han generado dudas a los inversores.

Almirall (+3,5%) y Colonial (+2,8%)

Las dos compañías acabaron prácticamente igual que como empezaron el año. Para los inversores, una vez descontadas la inflación y las comisiones que se les cobran, habrían generado pérdidas si no fuera por los dividendos que han pagado estas compañías. De hecho, Colonial es una socimi, un tipo de empresa que destina al dividendo la mayor parte de lo que gana. Pero los dos expertos coinciden en decir que es una empresa de la cual hay "poca cosa que decir". Su "comportamiento bastante plano" posiblemente se vio afectado por la marca Ibex, que la ha acabado penalizando, sostiene Fernández.

En cuanto a Almirall, la cuestión clave fueron los resultados. "Si no ha acabado de tirar ha sido porque al tercer trimestre recortó beneficios y los inversores no se lo esperaban". Con todo, ha quedado por encima de la mayoría de farmacéuticas del Íbex, pero "por debajo de la media de las farmacéuticas europeas".

stats