Gente 23/09/2021

Linda Evangelista revela el motivo por el que llevaba años desaparecida: ha quedado "desfigurada de manera permanente" tras un tratamiento estético

La 'top' ha explicado en Instagram que ha vivido este tiempo como "una reclusa", que ha decidido demandar a la empresa que la ha dejado así y que sufre una "profunda depresión"

2 min
Linda Evangelista en un desfile del Versace de los años noventa

La desaparición de Linda Evangelista de las pasarelas, de las campañas publicitarias, casi de sus redes sociales y prácticamente del todo de los medios de comunicación tenía una causa que pocos suponían. Una de las top models más importantes de los años noventa ha quedado, según ella misma ha dicho, "irreconocible" tras un tratamiento estético. Tal como ha revelado en las redes sociales, donde la siguen casi 800.000 personas, ha quedado "desfigurada" después de practicarse una criolipolisis. Denuncia que ha quedado "permanentemente deforme" después de que el proceso fallara.

Esta madrugada ha anunciado que ha decidido por fin demandar a la empresa que le aplicó este procedimiento para reducir grasa. "He dado un gran paso para reparar un daño que he sufrido y me he guardado para mí durante más de cinco años. A mis seguidores, que se han preguntado por qué he estado sin trabajar mientras la carrera de mis compañeras prosperaba: la razón es que he sido brutalmente desfigurada por el procedimiento Cool Sculpting de Zeltiq, que hizo lo contrario de lo que había prometido", explica la modelo, de 56 años, que concreta: "Aumentó mis células adiposas en vez de disminuirlas, me ha dejado permanentemente deformada incluso después de someterme a dos cirugías correctoras dolorosas, sin éxito. He quedado, como han dicho algunos medios, irreconocible".

El tratamiento fallido le ha provocado "hiperplasia adiposa paradójica, o HAP", que es una enfermedad que hace que los afectados desarrollen depósitos de grasa en las zonas tratadas. Según la modelo, este era "un riesgo" del que no se la había "informado antes del procedimiento", a pesar de que existe esta posibilidad. Evangelista confiesa que su deformada figura no solo ha destruido su carrera de modelo, sino que también la ha afectado psicológicamente. "Me ha sumido en un ciclo de profunda depresión y tristeza, y en las más bajas cotas de autoestima. Me he convertido en una reclusa", sentencia sobre su estado mental actual. "Con esta demanda", concluye, intentará "pasar página para liberarse de la vergüenza" y "hacer pública la historia" porque está "cansada de vivir así". "Me gustaría salir por la puerta de mi casa con la cabeza muy alta, a pesar de que ya no me parezco a mí misma", lamenta.

Evangelista es una de las modelos más célebres del mundo de la moda, que junto a un reducido grupo de privilegiadas se convirtió en una celebridad mundial por su trabajo. A raíz de aquella explosión de fama y de contratos millonarios fue ella la que pronunció la icónica frase que después se aplicó a todas las otras top de los noventa: "Yo no me levanto de la cama por menos de 10.000 dólares diarios". En los últimos tiempos, en los que el mundo de la moda ha tenido que mirar atrás por la falta de nuevos referentes y aprovechando que el edadismo del sector se ha visto ligeramente reducido, las top de los noventa habían vivido un resurgimiento con todo tipo de proyectos. Ella era la única que en los últimos años no había vuelto a trabajar. De hecho, las pocas imágenes de sus redes en las que aparece son fotos en las que se la ve en planos muy próximo a la cara, y muy tapada de ropa. Los motivos, que todo el mundo desconocía, ahora han quedado a cuerpo descubierto.

stats