Internacional 03/06/2022

"Basta, basta": Biden pide prohibir las armas de asalto en Estados Unidos

El presidente advierte a los congresistas de que esta vez será diferente y, si no hacen nada, los ciudadanos los castigarán

S.S.
2 min
Los presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se dirige a los ciudadanos desde la Casa Blanca para pedir la prohibición de las armas de asalto.

BarcelonaEn un emotivo discurso en hora de máxima audiencia desde la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pedido este jueves al atardecer que se prohíban las armas de asalto, como los rifles que usó el chico de 18 años que mató a 19 alumnos y dos profesoras de la clase de cuarto de primaria en una escuela de Uvalde (Texas). Una petición que hace años que está sobre la mesa, pero que no ha conseguido hasta ahora suficiente apoyo en el Congreso para poder aprobarse.

"Basta, basta. Es el momento de que cada uno de nosotros haga su parte. Por los niños que hemos perdido, por los niños que podemos salvar, por la nación que queremos", ha dicho. "Tenemos que prohibir las armas de asalto y los cartuchos de alta capacidad", ha recalcado. Pedía, de nuevo, que se vuelva a instaurar una prohibición que ya se aprobó en 1994, en una iniciativa bipartidista en el Congreso de la que él mismo formó parte como senador, pero que no se pudo prorrogar después del plazo previsto.

Pero, consciente de la dificultad todavía hoy de aprobar esta medida básica, o quizás más y todo por la polarización política imperante, Biden ha planteado incluso alternativas. "Si no podemos prohibir las armas de asalto, entonces tendríamos que elevar la edad para comprarlas de los 18 a los 21 años y reforzar los controles de los antecedentes", ha dicho. Ha pedido también que se imponga "una ley de almacenamiento seguro, leyes de bandera roja –que impiden vender armas a quien tenga antecedentes penales–, sacar la inmunidad que protege a los productores de armas de cualquier responsabilidad, dirigir la crisis de salud mental", dijo.

"¿Cuántas carnicerías más?"

"¿Cuántas carnicerías más estamos dispuestos a aceptar? ¿Cuántas vidas más de norteamericanos inocentes tienen que ser arrebatadas antes de que digamos basta?", ha preguntado el presidente de Estados Unidos. Con las elecciones de medio mandato a la esquina, Biden ha advertido a los congresistas que está seguro que esta vez "será diferente" y que, si el Congreso vuelve a no hacer nada, como tantas otras veces, si no actúa, "los ciudadanos tomarán nota y votarán para sacar a estos políticos de sus lugares". 

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos está debatiendo una serie de medidas de control de armamento, de hecho, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ya ha anunciado que llevará al pleno la semana que viene una legislación para prohibir las armas de asalto de tipo militar. 

"No se trata de arrebatarle los derechos a nadie. Se trata de proteger a los niños, de proteger a las familias. Se trata de proteger a comunidades enteras. Se trata de proteger nuestra libertad para ir a la escuela, a una tienda de comestibles, a una iglesia", ha sentenciado Biden.

Su discurso se producía, además, al día siguiente de una nueva tragedia perpetrada con un rifle de asalto. En este caso no fue una escuela, sino un hospital. Un hombre fue y mató al cirujano que le había operado la espalda porque decía que todavía le hacía daño. Mató al médico y tres personas más antes de quitarse la vida él mismo en el Hospital Saint Francis de Tulsa, en el estado de Oklahoma.

stats