El final del gobierno Johnson
Internacional  /  Europa 07/07/2022

Francis Ghilès: "Johnson es la ilustración de la decadencia de la política británica"

Investigador sénior asociado del CIDOB

2 min
El primer ministro británico, Boris Johnson, sube al avión después de la cumbre del G-7 el 28 de junio.

¿Por qué Johnson se ha resistido tanto a dimitir?

— Johnson es un actor, no es un político. Es un bufón. Su elección hace tres años es la ilustración de la decadencia de la política británica y del Partido Conservador. Nunca ha tenido las calidades que hacen falta para una responsabilidad de primer ministro. Es un mentiroso; inteligente pero mentiroso. Lo ha sido durante toda su carrera, también cuando hacía de periodista. Es un genio desde el punto de vista electoral, pero es un corrupto y siempre lo ha sido. Forma parte de esta clase alta inglesa que cree que tiene el derecho eterno de gobernar el Reino Unido.

¿Se puede comparar con Donald Trump?

— En algunos aspectos se puede comparar, pero no en las políticas. Johnson es un liberal y defiende posturas totalmente diferentes en temas como los derechos de las mujeres, el racismo... Trump era mucho más peligroso que un bufón.

Francis Ghilès, investigador sénior asociado del CIDOB.

¿Cómo se puede calificar su gobierno?

— Todas las personas que ha puesto en lugares ministeriales son mediocres: un gobierno de cero. Siempre ha elegido a personas sin talento –con la excepción del ministro de Hacienda – para poder dominar el grupo. Esto es lo que ha conducido a la situación actual.

¿Qué han supuesto sus tres años al frente del gobierno británico?

— El Brexit ha tenido un efecto muy grave sobre la economía británica. En los últimos dos años, ha quedado escondido por el covid. Pero en los últimos seis meses ha empeorado. La pobreza está creciendo, la inflación es más alta que en otros muchos países europeos... También ha sido muy perjudicial su manera de confrontar la Comisión Europea en todo, de no respetar el acuerdo con Irlanda del Norte, que pone en peligro la paz. Es imposible discutir con una persona que miente continuamente a todo el mundo, a sus ministros, a la población... En 300 años, el Reino Unido no había tenido un primer ministro tan incompetente, tan corrupto, tan mentiroso... La reputación del Reino Unido ahora mismo es terrible, y se tiene que tener en cuenta que no es un país cualquiera, sino uno de los más influyentes del siglo XX y XXI en todo el mundo.

¿Cuáles son los principales retos para el próximo premier?

— Restablecer un mínimo de confianza, no solo en el Reino Unido, sino con los dirigentes occidentales. Tendrá que ser un trabajo de equipo, no de una sola persona. El próximo gobierno no será un gobierno de genios, probablemente será bastante mediocre, pero como mínimo podrá hablar con Bruselas, con París, con Washington... con un mínimo de confianza. El problema de Johnson es que mentía de forma sistemática. El gobierno de estos tres años ha sido un casino, como un teatro, una mala comedia. Hay mucho trabajo a limpiar las corrupciones. Por ejemplo, hay dinero de oligarcas rusos en el Partido Conservador. Boris Johnson tendría que ser juzgado en los tribunales, sería lo mínimo deseable. Si los líderes pueden salirse con la suya sin pagar, es una desgracia para la democracia.

stats