Internacional  /  Europa 16/05/2022

Putin dice ahora que la ampliación de la OTAN con Suecia y Finlandia no crea una amenaza directa

Erdogan reitera que Turquía rechazará el ingreso de los dos países nórdicos si siguen apoyando al PKK

4 min
El presidente ruso, Vladímir Putin.

BarcelonaLos pasos de Suecia y Finlandia hacia el ingreso en la OTAN son cada vez más firmes. Este lunes, la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, ha confirmado que su gobierno enviará la solicitud de entrada esta misma semana, junto con Finlandia, después de que los dos países hayan constatado que hay una mayoría parlamentaria a favor. Se trata de una de las principales consecuencias internacionales de la invasión rusa de Ucrania. Este lunes, sin embargo, el presidente ruso, Vladímir Putin, se ha referido a esta probable ampliación de la Alianza Atlántica con un tono menos amenazante que el que el Kremlin había utilizado los últimos meses . Ha considerado que la entrada de estos dos países nórdicos no supone ningún problema en sí misma, a pesar de que ha avisado que Rusia sí que se verá obligada a "responder" si la OTAN despliega armamento en territorio sueco o finlandés.

"Rusia no tiene problemas con estos países [Finlandia y Suecia]. Y en este sentido, la expansión [de la OTAN] con estos dos países no nos crea ninguna amenaza directa", ha afirmado Putin durante una cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alianza militar que lidera Moscú y que incluye Armenia, Bielorrusia, el Kazajistán, el Kirguistán y el Tayikistán. "Pero una expansión de la infraestructura militar en estos territorios provocará, sin duda, una reacción por parte nuestra", ha añadido. ¿Qué tipo de respuesta? "Lo decidiremos partiendo de las amenazas que nos cree" la OTAN, ha argumentado.

Las declaraciones de Putin contrastan con las que ha hecho el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, solo horas antes. "Esto es otro error grave con consecuencias de gran alcance", ha dicho refiriéndose a los movimientos de Suecia y Finlandia. "El nivel global de tensiones militares aumentará y habrá menos previsibilidad en este ámbito. Es una lástima que se sacrifique el sentido común por una idea imaginaria de lo que se tiene que hacer en las condiciones actuales", ha dicho Riabkov en la televisión estatal, según la agencia de noticias rusa Interfax. El mismo Putin advirtió al presidente finlandés, Sauli Niinistö, en una llamada telefónica este sábado que la entrada en la Alianza Atlántica sería una decisión "errónea". Además, hace unas cuántas semanas, el expresidente Dmitri Medvedev, uno de los colaboradores más próximos de Putin, avisó que la incorporación de Finlandia y Suecia en la OTAN podría empujar Rusia a desplegar armas nucleares y misiles hipersónicos en el enclave de Kaliningrado.

Con todo, el presidente ruso no ha abandonado el tono combativo contra la Alianza Atlántica y los Estados Unidos, a quien ha acusado de "crear un problema de la nada" con esta ampliación, que ha asegurado que supone deteriorar "de manera agresiva" una situación de seguridad global que ya es complicada.

Suecia y Finlandia, pendientes de Turquía

La confirmación de este lunes por parte de la primera ministra de Suecia deja el país a solo un paso de la solicitud de adhesión a la OTAN. Después de la luz verde del Partido Socialdemócrata y de constatar que hay una mayoría parlamentaria a favor, ahora solo falta enviar la carta formal a la Alianza. Los gobiernos sueco y finlandés lo harán de manera conjunta probablemente este martes o miércoles. Después, todo quedará en manos de los países miembros.

La mayor incógnita es Turquía. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha reiterado este lunes que no lo apoyará. El pasado viernes, Erdogan afirmó que no veía con buenos ojos la adhesión de estos dos países, argumentando que son "el hogar de muchas organizaciones terroristas", refiriéndose al apoyo de Estocolmo al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Hoy, el ministerio de Exteriores de Suecia ha anunciado que diplomáticos suecos y finlandeses viajarían esta semana a Turquía para intentar resolver las objeciones de este país, pero Erdogan ha respondido que "no hace falta que se molesten" en ir para intentarlos convencer. "Suecia es una incubadora de organizaciones terroristas, acoge a terroristas. En su Parlamento hay diputados que defienden a los terroristas", ha dicho en una rueda de prensa.

El requisito de Turquía para dar el visto bueno a Suecia y Finlandia es la extradición de 17 supuestos miembros del PKK, según ha publicado el diario sueco Expressen citando los medios turcos Middle East Eye y Turkish Daily Sabah. En concreto, el ministerio de Justicia turco habría pedido que seis presuntos miembros del PKK sean extraditados de Finlandia y once de Suecia. Además, Turquía quiere que Suecia extradite también a diez supuestos miembros del movimiento Gülen.

Putin, ¿aislado?

La cumbre de la OTSC de este lunes en Moscú, organizada para conmemorar el 30.º aniversario de la alianza, ha evidenciado también que Putin solo tiene el apoyo incondicional de Bielorrusia. Según informa The New York Times, el presidente bielorrus , Aleksandr Lukashenko, ha criticado a los otros miembros por no haber dado suficiente apoyo a Putin en cuanto a las sanciones occidentales.

"Mirad de qué manera monolítica vota y actúa la UE", ha dicho el mandatario bielorruso, que ha advertido: "Si no estamos unidos, nos aplastarán y nos dividirán". Los líderes de los otros cuatro países miembros de la alianza militar liderada por Rusia no han hecho ninguna mención a la invasión de Ucrania en sus discursos televisados.

stats