Internacional  /  Europa 20/04/2022

Putin redobla la amenaza a Occidente: prueba el misil intercontinental "más potente del mundo"

Rusia entrega a Kiev una contrapropuesta para un acuerdo de paz en medio de la ofensiva en el Donbás

4 min
Captura de vídeo del lanzamiento del misil balístico intercontinental Sarmat durante una prueba al cosmòdrom de Plessetsk, en Rusia.

Rusia ha hecho un lanzamiento de prueba de su nuevo misil balístico intercontinental Sarmat, una nueva arma estratégica que le sirve para redoblar la amenaza sobre los países occidentales. "Es el misil más potente y de más alcance del mundo", ha asegurado el ministerio de Defensa ruso en un comunicado. El presidente ruso, Vladímir Putin –que ha presenciado el lanzamiento, retransmitido por televisión–, ha subrayado que el Sarmat no tiene análogos en ninguna parte más y ha argumentado que "garantiza de manera fiable la seguridad de Rusia ante las amenazas externas". "Hará que se lo piensen dos veces aquellos que, en la desenfrenada espiral de la retórica agresiva, intentan amenazar a nuestro país", ha insistido.

El misil se ha lanzado desde el cosmódromo de Plesetsk, 800 kilómetros al norte de Moscú, y ha tocado objetivo a la península de Kamchatka, al extremo oriental del territorio de la Federación Rusa, a 6.000 kilómetros de distancia. El misil entrará en servicio en las fuerzas estratégicas rusas en la región siberiana de Krasnoiarsk en cuanto acabe el programa de ensayos, y sustituirá el sistema de misiles Voievoda, hasta ahora el más potente del mundo, conocido como el Satanás, según la clasificación de la OTAN.

Según Putin, el Sarmat "es capaz de superar todos los medios modernos de defensa antimisiles". Rusia llevaba años desarrollando este armamento de última generación y el Kremlin ha elegido el momento de más tensión con Occidente para poner en marcha el proceso de pruebas. El presidente ruso presentó el Sarmat en 2018, cuando destacó su alcance "prácticamente ilimitado" y aseguró que el sistema antimisiles norteamericano "no tendrá nada que hacer".

Este miércoles, los Estados Unidos han quitado hierro al lanzamiento de prueba: han subrayado que es una "rutina" y que "no ha sido una sorpresa". El portavoz del Pentágono, John Kirby, ha afirmado que Moscú "ha notificado adecuadamente" a los Estados Unidos sobre esta prueba, en cumplimiento de sus obligaciones del tratado nuclear, y ha añadido que no consideran "que sea una amenaza para los Estados Unidos o sus aliados".

Sin grandes adelantos sobre el terreno

Moscú ha mostrado músculo militar mientras sigue intensificando sus esfuerzos en el este de Ucrania, donde todavía no ha logrado grandes ganancias territoriales en la segunda fase de la ofensiva sobre el Donbás, según fuentes del Pentágono. Mariupol, el último reducto de resistencia, en la planta metalúrgica Azovstal, no se rinde. Rusia había enviado un nuevo ultimátum (el segundo en la última semana) a los soldados ucranianos para que se rindan y salven la vida, pero han vuelto a ignorarlo. En el complejo industrial se calcula que hay también un millar de civiles. Un pequeño convoy de civiles ha conseguido salir de la ciudad sitiada, aunque se ha evacuado a menos gente de la que se preveía a primera hora de la mañana, cuando el gobierno ucraniano ha anunciado que preveía la salida de unas 6.000 personas durante el día. Según el Ayuntamiento, todavía hay en la ciudad 100.000 civiles y miles de fallecidos.

Según la inteligencia británica, Rusia ha aumentado la presencia militar en la frontera de Ucrania y ha intensificado los combates en varios puntos del este del país, en un intento de interrumpir el movimiento de refuerzos y armamento de las tropas ucranianas hacia esa zona.

En este contexto, siguen enrocadas las conversaciones sobre un posible acuerdo de paz. Este miércoles, el Kremlin ha informado de que ha entregado a Kiev una propuesta de negociación y que está a la espera de su respuesta. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha asegurado que el resultado de las conversaciones de paz con Ucrania depende de la disposición de Kiev para tener en cuenta las demandas de Rusia. El asesor del jefe de la oficina presidencial de Ucrania, Mijaílo Podoliak, ha confirmado que Ucrania ha recibido una serie de contrapropuestas rusas a las que Kiev entregó en la ronda de conversaciones en Estambul.

Charles Michel visita Kiev

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se ha reunido este miércoles en Kiev con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Es la enésima visita oficial de un mandatario de las instituciones europeas después de las de la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola; de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y del alto representante de la UE, Josep Borrell. Zelenski, fiel a su habitual estilo directo y contundente, ha pedido a la Unión Europea que apruebe de inmediato un sexto paquete de sanciones que incluya el veto definitivo en la compra de petróleo ruso y la exclusión de todos los bancos de la Federación Rusa del sistema internacional de intercambio de información Swift. Si esta eventual nueva ronda de sanciones no incluye el petróleo, dijo Zelenski, será una medida "vacía" que permitirá al Kremlin seguir financiando la guerra contra Ucrania, informa Julia Manresa.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Justamente este miércoles, Alemania ha anunciado que dejará de importar petróleo de Rusia antes de que acabe el año. "Reduciremos el petróleo a la mitad en verano y estaremos a 0 a finales de año; después, le seguirá el gas, en una hoja de ruta europea conjunta", ha dicho la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, después de reunirse con sus homólogos bálticos.

La otra gran cuestión de debate entre la UE y Ucrania es la entrada del país al club comunitario, un debate que Bruselas ya ha comenzado y que, según Michel, se aborda con la mayor celeridad posible. La Comisión Europea debe pronunciarse antes de junio para que después los líderes de la UE decidan sobre una cuestión en la que, como ha reconocido el presidente del Consejo, no hay unanimidad.

stats